Calamity Jane y la Mano del muerto

El zeppelín está cargado de helio extra, hoy nos vamos de la mano, mejor…a una distancia prudencial…… del rifle de una mujer del Lejano Oeste.

Bebedora impenitente, vestida con atuendo masculino, malhablada, todo el día masticando y escupiendo tabaco, pasó su vida a uno u otro lado de la ley por tierras de Arizona y Dakota, Los indios le llamaban “el diablo blanco de Yellowstone”.  Ella fue Calamity Jane, exploradora profesional, recluta, indignada, forajida, prostituta, cocinera, enfermera, lavandera…fabuladora.  Llegó a ser actriz en un show de cowboys remedando a Bufalo Bill.

Se jactaba de salir indemne de innumerables acorralamientos de indios con superioridad de fuego,  hazañas heroicas sobre las que nadie osaba contradecirla, ofenderla era enfrentarse a la calamidad, de ahí, dicen, su apodo. En aquel último cuarto del XIX pululaban una serie de personajes de película, de ahí que crearon todo un género, el  Western. Aquí tenemos a Calamity, saludando como lo suele hacer, gatillo en ristre.

Rompía corazones, pero en su literalidad. ¿qué tal si le buscamos novio?. Ni falta que hace. Ella dice que tuvo, uno que no era un cualquiera no, sostiene que lo suyo con   James Butler Hickok     era amor, el amor de su vida. El chico  empezó robando, como los grandes y se hizo conductor de diligencia, fue perseguido por la ley, y como suele ocurrir ahora ocupó cargos de comisario, siguió robando, siendo además explorador, tirador y tahúr profesional. Con este Curriculum Vitae y el porte de la foto que os dejo no es de extrañar que Calamity lo viera como su chico ideal:

Mucho hombre este James, mucha mujer esta Calamity, la estabilidad no era el fuerte de la pareja y si hubo algo la cosa no duró mucho.Un 25 de Agosto de 1876 en el  saloon Nuttal & Mann’s #10 de Deadwood, James Butler Hickock, más conocido como Will Bill, estaba jugando al póquer cuando un delincuente conocido como Jack “Crooked Nose” Mc Call , jugador resentidísimo, se deslizó tras él y le descerrajó un tiro en la nuca. Wild Bill cayó silenciosamente al suelo sin soltar las cartas que atenazaban sus dedos: una doble pareja de ases y ochos, que se conocería desde entonces como “La Mano del Muerto”.

Lo cierto es que no parece que fuera efectivamente el amor de su vida, al menos no fue muy correspondido; todavía le dio tiempo a un corto matrimonio con otro vaquero que le dio una hija. ¿Quién es el amor de tu vida Calamity,? Ella siempre, mas o menos borracha decía  ¡Will Bill!.¿Lo tenía claro, y tú?

Observese que dejo otro cadáver cayéndose de una silla en este segundo post ¡que ya es reincidencia! Para animar, en homenaje a Calamity y a Will  nada menos que Bob Dylan deleitándonos con un video muy divertido que da ganas de fumar, jugar al póker y quitarse la ropa…Ramblin Gamblin Willie!

!Bang, Bang!

Anuncios

Un pensamiento en “Calamity Jane y la Mano del muerto

  1. funny how both your posts have focused not just on people who died whilst seated, but on alcoholics and game players. who will you chose next…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s