Bolita cubana

Amarramos el Zeppelin en el pararrayos del Capitolio Habanero desde donde diviso tras el Castillo del Morro el mar en calma casi divisando La Florida al otro lado del Estrecho. Un mundo a los pies, fotogramas que se adhieren al cerebro. Ayer hablábamos de la eternidad del instante, ese momento que nos puede evocar un mundo nuevo o realizar una interpretación, un fogonazo ¡eureka! un golpe de inspiración que lo explica todo querido Watson, hoy toca la exégesis hecha arte adivinatorio, arúspices del azar, arte premonitorio del vuelo de zeppelines y de la charada de los chinos.

“ Mo Ying entonces se viraba hacia el otro lado de la hamaca, y de buenas a primeras, se hallaba hundido en el camastro de una posada de la calle Campanario, junto a una mulata de ensueño cuya única ambición en la vida, qué original, era ganar un burujón de pesos en la bolita, o en la lotería, y que le exigía, con gemidos eróticos, ay, Maximilianito, anda chico, no seas malito, que le revelase las interpretaciones de los animalejos y cosas, representados en los treinta y seis signos, que colgaban del cuerpo del chino de la chiffá o charada; a cambio, juraba y perjuraba por San Fan Con y por Yemayá que ella le cocinaría el mejor bacalao con papas de toda la isla, y como obsequio de la casa, le bailaría un guaguancó en cueros a la pelota.” Zoé Valdés-“La eternidad del instante”

En todos los repartos de la Habana, a las ocho de la tarde corre como un murmullo de balcón a balcón, de cuartería en cuartería, el símbolo o número premiado en el juego de la bolita, la lotería clandestina cubana.¡ Ha salido el mono! ,¡Tenía que ser el Caballo, si este no sale nunca!….Y el Caballo, es el número 1, Fidel. Y es que el juego de la bolita es muy popular hoy.

En la época batistiana prerrevolucionaria el juego era un negocio floreciente en La Habana, vicio y juego a disposición del turista americano con la connivencia gubernamental con la mafia liderada por esos dos grandes que fueron Mayer Lansky y Santo Trafficante…, El Capri, el esbelto Riviera…los casinos a gran escala.

Meyer Lanski y su hombre en La Habana; Santo Trafficante merece capítulo aparte. En la madrugada de la fuga de Batista, sus  hombres recolectaban para él en sacas todo el dinero fresco de los locales que controlaba.  El plan  era convertir toda la costa norte de Cuba desde La Habana hasta Varadero en complejos turísticos de juego, deportes náuticos y lenocinio. Y del lenocinio al lenincinio. Con la llegada de la Revolución, cambió mucho la estética, y el jugador  era señalado como sinónimo de parásito social. Sin embargo en el alma cubana ya estaba inoculada la afición a las apuestas, no necesariamente exclusiva de la élite sino también del pueblo llano, bien sea en el hipódromo, el jai-alai o el más asequible juego de la lotería, introducida por los chinos, al modo de la charada china. La charada china o “chiffá” era un acertijo en el que se trataba de adivinar un número entre el 1 y el 36, asociado a un “bicho , haciendo conjeturas sobre el significado de un verso que se declamaba para proporcionar “pistas” a los jugadores.

Es curioso encontrar en su evolución a la bolita cubana actual (en número hasta el 100) un aporte de diferentes culturas y su integración en la Isla, la charada china de 36 números -cuyo significado se mantiene- , el mismo número de la roulette de procedencia europea y la indispensable interpretación afrocubana de los “bichos” de la charada influenciadas por la Religiones de procedencia africana del Palo y el resto de santería, así como metodología de la cábala judaica.

La experta en Palo Monte y sus invocaciones, Lydia Cabrera, en relación a la lotería decía que era el cáncer de la economía popular cubana, ya desde 1879,  cuando llegó a Cuba con las primeras migraciones de coolies chinos , contratados por españoles en régimen de semiesclavitud para la construcción del ferrocarril indispensable para el desarrollo logístico de la industria azucarera.

Actualmente se toma como referencia la lotería del Tachira de Venezuela, que se escucha por radio, y de ahí toman los números ganadores. Se premian  un primer premio fijo y 3 premios segundos, corridos. También se suelen jugar combinaciones de 2 números llamados “parles” que se pagan el doble a un número normal. Se suele apostar entre 1 peso cubano y 60 pesos a un mismo número En el caso de ganar se premia por importe de jugada, por 1 peso apostado, se pagan entre 27 y 30 pesos y así una relación que varía según la zona del país, es el llamado “listero”, persona quien se encarga de recoger las apuestas y de entregar el premio si hubiese habido suerte. En el caso de ganar se premia por importe de jugada, por 1 peso apostado, se pagan entre 27 y 30 pesos y así una relación que varía según la zona del país. Los listeros o boliteros meros corredores, tienen su banquero; obviamente ser banquero es muy arriesgado no sólo por lo ilegal si no  porque el banquero debe siempre “aguantar la apuesta” y si bien muchos de los homicidios en cuba no aparecen en prensa, es probable que un caso arquetípico de la crónica negra tenga un protagonista: era un banquero “que no aguantó” la apuesta o un listero mentiroso…

En Cuba suelen preguntar: ¿Qué soñaste anoche?. Entonces se relacionan los sueños con los números de la charada y estos sirven de cábala para jugar a la lotería o la “bolita”.

TABLA DE LA BOLITA CUBANA

1 – Caballo, Sol, Tintero y Fidel                   51 – Guardia, Antojos y Oro   
  2 – Mariposa, Hombre y Cafetera               52 – Bicicleta, Libreta y Abogado
  3 – Marinero, Luna, Taza y Niño                  53 – Luz Eléctrica, Diamante y Beso
  4 – Gato, Llave y dientes                           54 – Flores, Gallinas y Timbre
  5 – Monja, Periódico y mar                         55 – Cangrejo, Baile y murciélago
  6 – Jicotea, Carta y Botella                         56 – Merengue, Piedra y Reina
  7 – Mierda, Sueño y Caracol                       57 – Cama, Puerta y telegrama
  8 – Muerto, Calabaza, León y Culo              58 – Adulterio, Retrato y Cuchillo
  9 – Elefante, Entierro y lengua                   59 – Loco, Langosta y Anillo
 10 – Pescado Grande, Cazuela y Paseo         60 – Payaso, Huevo Y Tempestad
 11 – Gallo, Fabrica y Lluvia                          61 – Caballo Grande y Revolver  
 12 – Mujer Mala, Toallas, Cometa                 62 – Matrimonio, Lampara y Nieve   
 13 – Pavo Real, Niño grande y Chulo            63 – Asesino, Escalera y Coronel
 14 – Chino, Sartén y Cementerio                 64 – Muerto Grande y Relajo
 15 – Niña Bonita, Visita y Perro                   65 – Comida, Trueno y Bruja
 16 – Toro, Vestido y Plancha                      66 – Carnaval, Par de Yeguas y Divorcios
 17 – Luna, Armas y San Lázaro                   67 – Puñalada, Fonda, y Aborto
 18 – Pescado chico, Iglesia y Palma             68 – Cementerio Grande, Templo y Bolos
 19 – Lombriz, Campesino y bandera             69 – Pozo, Loma y Vagos
 20 – Orinal, Libro y Cañón                          70 – Coco, Arco iris, Barril y Teléfono
 21 – Majá, Chaleco, Cotorra y Cigarro           71 – Río, Fusil, Pantera y Sombrero
 22 – Sapo, Estrellas y Chimenea                  72 – Buey, Collar, Ferrocarril y Tren
 23 – Vapor, Águila y Submarino                  73 – Maleta,Navaja y Parque  
 24 – Paloma, Cocina y Música                     74 – Papalote, Coronel y Serpiente
 25 – Piedra Fina, Rana y Casa nueva            75 – Corbata, Cine, Viento y Guitarra
 26 – Anguila, Calle y Medico                       76 – Bailarina, Violín y Caja fuerte     
 27 – Avispa, Campana, Mono y Baúl             77 – Banderas, Colegio y Muletas    
 28 – Chivo, Uvas, Políticos                          78 – Sarcófago, Obispo, Rey y Lunares  
 29 – Ratón, Nube y Venado                       79 – Lagarto, Dulces, Abogado y Coche
 30 – Camarón, Almanaque                          80 – Médico Viejo, Trompo y Buena noticia
 31 – Zapatos, Escuela y Venado                   81 – Teatro, Ingeniero y Barco
 32 – Cerdo, Enemigo y Demonio                  82 – Madre, Pleito y León
 33 – Tiñosa, Jesucristo, Baraja y Bruja.           83 – Tragedia, Limosneo, Madera
 34 – Mono, Familia y Negro.                         84 – Sastre, Ciego, Bohío y Banquero.
 35 – Araña, Novia y Mosquito.                      85 – Espejo, Avión y Reloj.
 36 – Cachimba, Opio y Bodega.                    86 – Tijeras, Convento y Manguera.
 37 – Gallina Prieta, Hormiga y Gitana.             87 – Plátano, Plátanos y Fuego.
 38 – Dinero, Goleta, Guantes y Macao           88 – Espejuelos, Hojas y Gusano.
 39 – Conejo, Rayo y Tintorero.                    89 – Lotería, Tesorero y Melón. 
 40 – Cura, Estatua, Cantina y Sangre            90 – Viejo, Caramelo y Temporal.
 41 – Lagartija, Prisión y Clarín                       91 – Alpargata, Comunista y Tranvía
 42 – Pato, España, Carnero, Abismo             92 – Avión, Globo, Cuba y Suicidio  
 43 – Alacrán, Amigo y Presidiario                  93 – Sortija, Andarín, Joyas y Libertad
 44 – Año malo, Viaje y Tormenta                 94 – Machete, Perfume y La Habana
 45 – Presidente, Tranvía y Tiburón               95 – Guerra, Espada, Matanzas
 46 – Guagua, Hambre y Humo                     96 – Zapatos Nuevos, Roca y Puta vieja
 47 – Pájaro, Escolta y Rosa                          97 – Mosquito Grande, Correr y Grillo
 48 – Cucaracha, Barbería y Abanico               98 – Piano, Traición y Entierro Grande
 49 – Borracho, Riqueza y Fantasma               99 – Serrucho, Carbonero y Gallo pelea
 50 – Policía, Florero y Alegría                        100 – Inodoro, Dios, Escoba y Automóvil

   Espero que construyais vuestro método chinocubano para ganar con la Lotería.

Y volviendo a la literatura parece que la Charada China influenció el cuento de Jorge Luis Borges “Funes el  memorioso”  acerca de un hombre que tenía una perfecta memoria y poder de repetición.. Para llegar a esa eficacia Funes utilizaba el método de asignar a cada número un nombre. Borges era un experto en la Kabbalah así que bien pudo beber de las Fuentes de la Charada China, así como Zoé Valdés lo hace en su libro “La eternidad del instante” donde organiza sus capítulos en función de la tabla de la charada.

Si un día no os sale la bolita, si tenéis un día malo bailaros un guaguancó auténtico, aquí con Frank Bell & Xiomara Rodriguez,

                                                                           

Anuncios

7 pensamientos en “Bolita cubana

  1. Está interesante tu texto sobre la charada.

    No creo que la charada tenga algo que ver con la Kabalah. Se supone que esta última permite entender el significado profundo del antiguo testamento. Porque hay varios niveles de lectura, una simple muy literal, y la kabalista que es la más profunda.

    Respecto a la charada, la mencionan en Trespatines, pero no entendí como funciona.
    Ahí todos hasta el juez la jugaban y Trespatines a veces era bolitero y defraudaba a Rudesindo y a Nananina.

    No entendí como se calculaba el premio, se supone que quien la organiza lo hace porque va a regresar una parte de lo que junte en premios, ¿cómo los calculaba para que no perdiera?

    Tampoco entendí lo de la adivinanza, supongo que eran como las que hacía Trespatines, pero no entiendo cómo se conectaba el azar con la adivinanza, ni cual era el sorteo de referencia que determinaba el número, si estaban prohibidos esos juegos.
    ¿Podrías, por favor, poner un ejemplo para ilustrarlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s