Mutis, el sábado noche

Caravansary, in the middle east, a public building for the shelter of a caravan (q.v.) and of wayfarers generally. It is commonly constructed in the neighbourhood, but not within the walls, of a town or village. It is quadrangular in form, with a dead wall outside, this wall has small windows high up, but in the lower parts merely a few narrow air holes […] The central court is open to the sky, and generally has in its centre a well with a fountain-basin beside it […] The upstairs apartments are for human lodging; cooking is usually carried on in one or more corners of the quadrangle below. Should the caravansary be a small one, the merchants and their goods alone find place within, the beasts of burden being left outside…Encyclopoedia Britannica, vol. 4, 1965

De los grandes viajeros, Maroq el Gaviero, es uno de los preferidos.  Cuantas veces en el desierto,  tuve que bajar para aprovisionarme de sus noticias, confirmar los vientos , como no saludarle cuando navega entre delfines o adiestrando corsarios.

Hoy lo visitamos en un reposo, en su Caravansary  en esos lugares periféricos donde todo bien contado parece posible , apenas entreabro la puerta de un mundo lleno de poesía y aventura, por el grandísimo Alvaro Mutis (25 de Agosto de 1923,Bogotá)

1

 Están mascando hojas de betel y escupen en el suelo con la monótona regularidad deuna función orgánica. Manchas de un líquido ocre se van haciendo alrededor de los pies nervudos, recios como raíces que han resistido el monzón. Todas las estrellas, allá arriba, en la clara noche bengalí, trazan su lenta trayectoria inmutable. El tiempo es como una suave materia detenida en medio del diálogo. Se habla de navegaciones, de azares en los puertos clandestinos, de cargamentos preciosos, de muertes infames y de grandes hambrunas. Lo de siempre. En el dialecto del Distrito de Birbhum, al Oeste de Bengala, se ventilan los modestos negocios de los hombres, un sórdido rosario de astucias, mezquinas ambiciones, cansada lujuria, miedos milenarios. Lo de siempre, frente al mar en silencio, manso como una leche vegetal, bajo las estrellas incontables. Las manchas de betel en el piso de tierra lustrosa de grasas y materias inmemoriales, van desapareciendo en la anónima huella de los hombres. Navegantes, comerciantes a sus horas, sanguinarios, soñadores y tranquilos.

 2

 Si te empeñas en dar crédito a las mentiras del camellero, a las truculentas historias que corren por los patios de las posadas, a las promesas de las mujeres cubiertas de velos y procaces en sus ofertas; si persistes en ignorar ciertas leyes nunca escritas sobre la conducta sigilosa que debe seguirse al cruzar tierras de infieles, si continúas en tu necedad, nunca te será dado entrar por las puertas de la ciudad de Tashkent, la ciudad donde reina la abundancia y predominan los hombres sabios y diligentes. Si te empeñas en tu necedad…

 3

 ¡Alto los enfebrecidos y alterados que con voces chillonas demandan lo que no se les debe! ¡Alto los necios! Terminó la hora de las disputas entre rijosos, ajenos al orden de estas salas. Toca ahora el turno a las mujeres, las egipcias reinas de Bohemia y de Hungría, las trajinadoras de todos los caminos; de sus ojos saltones, de sus altas caderas, destilará el olvido sus mejores alcoholes, sus más eficaces territorios. Afinquemos nuestras leyes, digamos nuestro canto y, por última vez, engañemos la especiosa llamada de la vieja urdidora de batallas, nuestra hermana y señora erguida ya delante de nuestra tumba. Silencio, pues, y que vengan las hembras de la pusta, las damas de Moravia, las egipcias a sueldo de los condenados.

 4

 Soy capitán del 3º de Lanceros de la Guardia Imperial, al mando del coronel Tadeuz Lonczynski. Voy a morir a consecuencia de las heridas que recibí en una emboscada de los desertores del Cuerpo de Zapadores de Hesse. Chapoteo en mi propia sangre cada vez que trato de volverme buscando el imposible alivio al dolor de mis huesos destrozados por la metralla. Antes de que el vidrio azul de la agonía invada mis arterias y confunda mis palabras, quiero confesar aquí mi amor, mi desordenado, secreto, inmenso, delicioso, ebrio amor por la condesa Krystina Krasinska, mi hermana. Que  Dios me perdone las arduas vigilias de fiebre y deseo que pasé por ella, durante nuestro último verano en la casa de campo de nuestros padres en Katowicze. En todo instante he sabido guardar silencio. Ojalá se me tenga en cuenta en breve, cuando comparezca ante la Presencia Ineluctable. ¡Y pensar que ella rezará por mi alma al lado de su esposo y de sus hijos!

5

 Mi labor consiste en limpiar cuidadosamente las lámparas de hojalata con las cuales los señores del lugar salen de noche a cazar el zorro en los  cafetales. Lo deslumbran alenfrentarle súbitamente estos complejos artefactos, hediondos a petróleo y a hollín, que se oscurecen en seguida por obra de la llama que, en un instante, enceguece los amarillos ojos de la bestia. Nunca he oído quejarse a estos animales. Mueren siempre presas del atónito espanto que les causa esta luz inesperada y gratuita. Miran por última vez a sus verdugos como quien se encuentra con los dioses al doblar una esquina. Mi tarea, mi destino, es mantener siempre brillante y listo este grotesco latón para su nocturna y breve función venatoria. ¡Y yo que soñaba ser algún día laborioso viajero por tierras de fiebre y aventura!

 6

 Cada vez que sale el rey de copas hay que tornar a los hornos, para alimentarlos con el bagazo que mantiene constante el calor de las pailas. Cada vez que sale el as de oros, la miel comienza a danzar a borbotones y a despedir un aroma inconfundible que reúne, en su dulcísima materia, las más secretas esencias del monte y el fresco y tranquilo vapor de las acequias. ¡La miel está lista! El milagro de su alegre presencia se anuncia con el as de espadas. Pero si es el as de bastos el que sale, entonces uno de los paileros ha de morir cubierto por la miel que lo consume, como un bronce líquido y voraz vertido en la blanda cera del espanto. En la madrugada de los cañaverales, se reparten las cartas en medio del alto canto de los grillos y el escándalo de las aguas que caen sobre la rueda que mueve el trapiche.

 7

 Cruzaba los precipicios de la cordillera gracias a un ingenioso juego de poleas y cuerdas que él mismo manejaba, avanzando lentamente sobre el abismo. Un día, las aves lo devoraron a medias y lo convirtieron en un pingajo sanguinolento que se balanceaba al impulso del viento helado de los páramos. Había robado una hembra de los constructores del ferrocarril. Gozó con ella una breve noche de inagotable deseo y huyó cuando ya le daban alcance los machos ofendidos. Se dice que la mujer lo había impregnado en una substancia nacida de sus vísceras más secretas y cuyo aroma enloqueció a las grandes aves de las tierras altas. El despojo terminó por secarse al sol y tremolaba como una bandera de escarnio sobre el silencio de los precipicios.

 En Akaba dejó la huella de su mano en la pared de los abrevaderos. En Gdynia se lamentó por haber perdido sus papeles en una riña de taberna, pero no quiso dar su verdadero nombre. En Recife ofreció sus servicios al Obispo y terminó robándose una custodia de hojalata con un baño de similor.  En Abidján curó la lepra tocando a los enfermos con un cetro de utilería y recitando en tagalo una página del memorial de aduanas. En Valparaíso desapareció para siempre, pero las mujeres del barrio alto guardan una fotografía suya en donde aparece vestido como un agente viajero. Aseguran que la imagen alivia los cólicos menstruales y preserva a los recién nacidos contra el mal de ojo.

 Me aseguran que el Gaviero puede visualizar los sábados a Vinicus de Moraes (Río de Janeiro, 19 de octubre de 1913 – 9 de julio de 1980) .

“El día de la creación”

************* POEMA *********************

Hoy es sábado, mañana domingo
La vida llega en olas, como el mar
Los tranvías andan por las vias
Y Nuestro Señor Jesucristo murió en la cruz para salvarnos.

Hoy es sábado, mañana es domingo
No hay nada como el tiempo para pasarlo
Fue mucha la bondad de nuestro Señor Jesucristo
Pero por las dudas libranos Dios de todo mal.

Hoy es sábado, mañana es domingo
Al Mañana no le gusta ver a nadie bien
Hoy es el día del presente
El día es sábado.

No se puede escapar de esa dura realidad
Actualmente, todos los bares están repletos de hombres vacíos
Todos los amantes están con las manos entrelazadas
Todos los maridos están funcionando regularmente
Todas las mujeres están a la espera
Porque hoy es sábado.

En este momento hay un casamiento
Porque hoy es sábado.
Hay un divorcio y una violación
Porque hoy es sábado.
Hay un hombre rico que se mata
Porque hoy es sábado.
Hay un incesto y una regata
Porque hoy es sábado.
Hay una función de gala
Porque hoy es sábado.
Hay una mujer que se cierra
Porque hoy es sábado.
Hay una esperanza renovada
Porque hoy es sábado.
Hay un profundo desacuerdo
Porque hoy es sábado.
Hay un seductor que cae muerto
Porque hoy es sábado.
Hay un gran espíritu de camorra
Porque hoy es sábado.
Hay una mujer que se convierte en hombre
Porque hoy es sábado.
Hay niños que no comen
Porque hoy es sábado.
Hay un picnic de la política
Porque hoy es sábado.
Hay un gran aumento de la sífilis
Porque hoy es sábado.
Hay un ario con una mulata
Porque hoy es sábado.
Hay una tensión inusitada
Porque hoy es sábado.
Hay adolescentes semidesnudas
Porque hoy es sábado.
Hay un vampiro por las calles
Porque hoy es sábado.
Hay un gran aumento en el consumo
Porque hoy es sábado.
Hay un novio loco de celos
Porque hoy es sábado.
Hay un Gardenpark en la carcel
Porque hoy es sábado.
Hay una impávida luna llena
Porque hoy es sábado.
Hay damas de todas las clases
Porque hoy es sábado.
Unas difíciles otras fáciles
Porque hoy es sábado.
Hay un beber y un dar sin medida
Porque hoy es sábado.
Hay una infeliz que va bebida
Porque hoy es sábado.
Hay un cura paseando sin sotana
Porque hoy es sábado.
Hay frenéticos cortes de mangas
Porque hoy es sábado.
Hay una sensación angustiante
de una mujer dentro de un hombre
Porque hoy es sábado.
Hay una conmemoración fantástica
de la primera cirugía plástica
Porque hoy es sábado.
Y dando los trámites por cumplidos
Porque hoy es sábado.
Hay la perspectiva del domingo
Porque hoy es sábado

 Mañana domingo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s