Spanish love

Sigue el calor en la meseta a estas alturas de Octubre, eso sí, el día se va acortando y las bandadas de estorninos toman posiciones, no se para qué o para donde, pero se avistan al final de la tarde. Lo importante del título “Spanish Love” es llevar a la confusión, vete a saber los citrcuitos de la red, pero cuando más gente se conecta a este Zeppelin es cuando aparece la palabra Scarlett, invocas Scarlett, Scarlett y se te llena de visitantes. Extraño mundo.A ver si en Queensland o Cape Town alguien se inspira con un Spanish Love Hoy para que no caigamos en la total melancolía, para aquellos que no pueden ver los cambios en las arboledas, con todos los colores, nos ponemos entre románticos y deseosos con unos poemas buenos y uno mío, que tenemos de todo…Hoy amor y poesía española con amor, deseo, ¡just flying!.

EL HUECO

I

En el hueco que separa dos cuerpos desnudos

hay un cielo pálido de mañana cansada, 

una circulación húmeda de silencios 

pues labios en cenit aún fulgen desligados 

No existe distancia entre dos cuerpos desnudos,

 sino sólo un primitivo pulso sin historia,

 un envión de nube táctil sin rostro.

 Todo se hunde en la maravilla aplazada de su término

 mientras las palabras se apagan entre latidos de mercurio.

 En la pequeña asfixia luminosa sucede entonces el mundo.

II

 En el hueco que separa dos miradas

 crepitan las ramas mojadas del deseo,

 y amanece una marisma de vuelos encendidos

 que pronto se desvanece en humo azul

 donde tiembla, virgen, la respuesta.

 No existe distancia entre dos miradas

 sino sólo aire suspenso en su envío secreto.

 Nadie nunca sabrá quién primero conquistó tan frágil dominio.

 Nunca nadie dirá lo que ni la inocencia supo.

III

En el hueco que separa dos silencios

 algo se clausura con debilidad de rosa,

 mientras la tristeza fluye como un astro de luz fija

 que besa la memoria con los últimos sonidos.

 No existe distancia entre dos silencios

 sino sólo el espacio transparente de una lágrima,

 la sepultada aurora del vacío.

 Javier Lostalé (Madrid, 1942), en Ed Calambur

Joseph R. Tomlinson, skecht , de la refrescante página skineart.com

“Imán”, de Ariadna G. García (España, 1977)

No serán suficientes las caricias para decir “te quiero”,

pero mi mano aprieta el corazón

tendido como un puente hacia tu boca.

No caben más guirnaldas en mis venas,

ni más miel en tus pechos.

El más breve latido de tu carne

es un astro que tira de mis ardientes músculos

hacia su mar de brasas o carbones.

Ya en órbita,

doy forma a tu sonrisa con mis labios.

La tarde lentamente va llegando

allí donde termina el tobogán,

mientras cuento uno a uno

los gajos de ternura que me llevo a la boca.

La hostilidad del mundo,

las hélices de plomo

que cortaban el vuelo

a todos nuestros globos y cometas,

vive fuera del cuarto.

En el cuarto,

nuestro amor siembra puertos

donde las naves tienen corazones atados en los puños,

y los mapas revelan

las dudas de las norias,

y las brújulas huelen

el resplandor del humo,

y los sueños desbordan los bolsillos

cada vez que se zarpa.

Monedas de sudor

acarician tus senos

y van dejando un rastro

de pisadas de estrellas.

No me duele la vida

cuando veo en tus ojos de gorrión mojado por la lluvia

lo risueño del niño

que espera sonriente como un ancla

su regalo.

No me escuecen las alas

cuando tus labios vienen a salvarme

del incendio en que vivo,

y la pasión nos toma la cintura,

y el ritmo de la sangre golpea los tabiques

y deshace la cama.

Nuestro amor empapela las paredes del cuarto

y vivimos felices entre algodón y fresas.

En la calle es distinto,

la gente nos recibe con una calurosa bienvenida a base de [volcanes,

y el odio es un revólver

que apunta a nuestras manos cuando van enlazadas,

que apunta a nuestros labios si nos damos un beso.

Pero somos más fuertes,

y nuestro corazón bombea en las ventanas.

sin miedo a los cristales.

Ariadna G. García en Napalm. (Hiperión, Madrid, 2001).                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   Y finalmente, de mi serie poética “Papeles olvidados en una cesta de picnic”…el poema           

Durango

 Sin saberlo,

Llegaste a Durango, amor;

territorio inhóspito donde nos atrajo el destino.

,

Vengo raudo, voraz, al frente de batalla,

Sin escudo, ágil, medio desnudo,

Vengo a ti, con el alma mortal,

¡Mira esta herida,… se está cerrando!.

Levanté el ejército del desfiladero,

Descendieron vallas, envainaron espadas,

¿Para qué velarte en tu camino, si te vales por ti sola?.

¿para qué velarte si tienes calma, si traes calma?.

Ahora bien, a una palabra tuya;

o si por azar  tu mirada alcanza mis ojos de veras,

reuniré en mí todos los guerreros que soy,

bravos, ungidos e infatigables

como todos los guerreros que quise ser

bellos y puros como la espuma de olas y rocas,

certeros como aves de cetrería;

y me levantaré sin heridas como un hombre nuevo;

haré galopar las sombras al último precipicio;

para alejarlas de ti, para siempre.

Mira alrededor,

Deja que palpe tus cicatrices, por si necesitan besos,

Que beban tus dudas del arroyo, que las mañanas sean solo eso,

mañanas de días completos, eternos en cada segundo,

Y sí, sí..seas jade, nácar, que sueñes con el ébano, que mis dedos

Sean ámbar en ti, que nos ríamos juntos y saltemos

como delfines frescos, y salgamos a la vida

con la idea fiel de ganar, de ganar,

ese trocito de cielo donde habita nuestra estrella.

Seré el remero perseverante

Avistaré para ti paisajes de esperanza,

Dejaremos que los mares helados,

Cubran con su manto, para no olvidar

las tristezas, y el amor irradie.

Esto es Durango,amor,

 reino sin sombras negras,

demorados desayunos,

tinta en mis manos,

rosas en tu puño.

Dame tu mano;

El trabajo es arduo,

montañas que aguardan afiladas.

Aliviaré la carga de los pesos del pasado.

Vendré gótico tardío,

construyendo con tus piernas

los pilares de esta tierra

Las clavículas, por miles,

arquivoltas de las puertas del cielo.

Durango, esta mejor así

No hay sombras,

Sed, sin sombras

Bebe.

Soltemos las bucólicas ovejitas,

Que para decirlo todo, son un poco coñazo

y saltemos con el ritmo propio

de los delfines frescos.

   

Pintura de  Hilo Chen, (15 Octubre 1942, Yilan, Taiwan), pintor hiperrelista residente en Nueva York) .          

2 pensamientos en “Spanish love

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s