Waterpolo !splash!

   Válganme todos los dioses del Olimpo!. Cada vez más raros los visitantes de esta página, mon Dieu; hay alguien que ha llegado hasta mí buscando concretamente….” Fotos de waterpolo sobre barriles con cabeza de caballo”…¡No, esto es imposible! , quien en su sano juicio se pone a buscar estas cosas…

Pues bien, hay gente para todo y habrá que satisfacerlos, o creéis que no hay gente para todo? .

Leí hace poco que hay gente voluntaria para hacerse comer por caníbales, siendo famoso el caso de Armin Meiwes (El Caníbal de Rotemburgo)  que en en un foro de internet pidió contactar con voluntarios para devorarse mutuamente ¡y se presentaron cuatro! . El eligido fue un tal Bern Brandes al que Meiwes a petoición del entusiasta pollastre- cortó el pene y lo guisó para ambos en mantequilla acompañado de salsa barbacoa.  No les convenció pues estaba demasiado cocido y duro. Luego descuartizó a Bern y lo mantuvo en el frigorífico mientras se lo iba zampando y buscaba nuevos aprovisionamientos.. Vamos un chavalote estupendo, delicia de los dentistas…

¡Servir de bocata! Vamos si nuestros políticos  lo proponían como automedida  yo les votaría, así que viendo el panorama cómo no  va a haber waterpolo sobre barriles con cabeza de caballo, y es que no hay que decepcionar a la clientela…voilà…ahí están, y es que así fue en origen lo que hoy conocemos como waterpolo o polo acuático..

El waterpolo parecía más pacífico cuando las cámaras no filmaban tan bien debajo del agua. Hoy día podemos afirmar que los y las waterpolistas son prácticamente hermanitas de la caridad que se hacen carantoñas de bajo del agua, y sino mirad estas chicas:  

                

 y los tíos tampoco se  “nadan”  con rodeos:

El partido más sangriento de la historia se jugó en los juegos Olímpicos de Melbourne en 1956. En Hungría había explotado una revuelta contra el poder soviético y el clímax coincidió con el partido Hungría-Unión Soviética.

Hoy se conoce como el partido de  la “Sangre en el Agua”, y su joven estrella Ervin Zador  se convirtió sin quererlo en el punto de atención de uno de los partidos más politizados de la historia olímpica. La brutalidad de la ocupación soviética y la mezcla con el emergente poderío del waterpolo húngaro se dramatizó en  el documental “Freedom’s Fury” producido por Tarantino y con la voz de Mark Spitz que fue alumno de Zador.El aplastamiento de la revuelta húngara se produjo dos semanas antes del comienzo de los juegos olímpicos en Australia; en ese lapso 15 000 personas fueron asesinadas o ejecutadas..por lo que el recuerdo del match es una epopeya húngara.

En aquel match Zador ya había marcado dos goles –el partido acabó 4-0. Y después Hungría ganó su cuarta medada l de or venciendo a Yugoslavia en la final 2-0.

La película cierra un círculo pues mostró 46 años después la emotivas reconciliación del equipo húngaro con Zador a la cabeza con los jugadores supervivientes del equipo soviético, dando esperanza para el futuro…

En una librería de La Habana adquirí una rareza que me llamaba la atención sin saber que encontraría: “Técnica para el jugador de polo acuático” de M. M. Rizhak. (autor Ruso, Editorial Pueblo y Educación) siendo una verdadera joya para el entrenador de esta disciplina pero lo que me llamó la atención fue especialmente el capítulo dedicado a a la preparación moral –volitiva, que sin duda alimentaba también a esos jugadores de la selección soviética, a Valentin Propokov que fue el que propinó el codazo a Zador. La verdad que el discurso moral que emana es similar a un librillo de formadores de la Securitate rumana y aquí pongo algún extracto para darnos cuenta del alcance del asunto:

 “En la sociedad de clases, la moral lleva inmanentemente un carácter clasista. En los países capitalistas, la moral refleja los intereses de las clases explotadoras gobernantes, dirigida a la defensa de la propiedad privada sobre los medios de producción y al fortalecimiento del sistema capitalista. En los países del campo socialista la moral refleja el interés de los trabajadores; hay solamente una moral, la comunista, que se apoya en las normas morales humanas fundamentales. Las cualidades que define en su conjunto la moralidad comunista han encontrado su reflejo en el código del constructor del comunismo. La educación de estas cualidades determina el contenido concreto de la preparación moral del deportista.”                                                                                                                                

 “El polista mostrará los esfuerzos volitivos cuando se guie por motivaciones morales determinadas. Así pues, debe estar convencido de que sus entrenamientos poseen gran significación no sólo para él sino pasa sus familiares, para el colectivo y para toda la sociedad”

 

“Uno de los medios más importantes de la preparación moral es el cumplimiento de las misiones sociales y la participación en el trabajo socialmente útil. Es necesario acostumbrar ampliamente a los polistas a las actividades complementarias, como ñlos sábados comunistas, el día sanitario en la piscina etcétera.:”

Sólo podrá lograrse el éxito cuando la conducta del polista en el espíritu de las exigencias de la moral comunista sea su necesidad interna: cuando  su actuación en nombre de los intereses del colectivo (precisamente cuando resulten contrarios a los intereses personales) despierten en él el sentimiento de la satisfacción.                                                                                                                                 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s