Ninguno de nosotros es tan importante como todos juntos ¡vamos!

En fin, llueven piedras en la calle, la capacidad de soñar se la lleva la indignación y veo mucho abatimiento alrededor de la gente, ninguno de nosotros es tan importante como todos nosotros juntos, ánimo campeones, que este partido lo vamos a ganar, tenemos un montón de cosas por las que pelear, dale , dale…queridos machos alfa y hembras omega  ¡tenemos huevos y nos les vamos a dar bola, lo juro:

Fabrice Gaignault, redactor de cultura de Marie Claire publicó hace 4 años un diccionario de esnobs de la literatura. Incluye una lista de libros más detestados por los snobs, ahora hipsters como pudisteis ver en una entrada pasada.

Y resulta que me gustan todos tanto que creo que ese tipo es un hipster redomado:

1. Bella del Señor, de Albert Cohen

2. El extranjero, de Albert Camus

3. El amante, de Marguerite Duras

4. El principito, de Antoine de Saint Exupéry

5. La condición humana, de André Malraux

6. Las uvas de la ira, de John Steinbeck

7. El viejo y el mar, de Ernest Hemingway

8. La náusea, de Jean-Paul Sartre

9. La espuma de los días, de Boris Vian

10. En el camino, de Jack Kerouac

Pero que es un hipster? Es como un hámster con gafas de pasta?

De todas formas mi investigación hipsteriana continúa y veo sin embargo que ya no se lleva tanto; ahora les rebasan por los lados los preppys; y qué son los preppys, pues parece que sería una especie de pijos chapados a la antigua; yo lo veo muy Marichalar el tema:

En otros idiomas los pijos serían Fresas: un término mexicano utilizado también en Centroamérica para referirse a un estereotipo de jóvenes y en ocasiones adultos, cuya forma de vivir es, o aparenta ser, superficial. El término se usa como sustantivo (Fulano es un fresa). También suele usarse como adjetivo, aunque en este último caso también es común utilizar la variante “fresón” o “fresoide” (por ejemplo: Este trabajo es muy fresa / Este trabajo está muy fresón; Niña fresa / Niña fresoide).

En España se les llama “pijos”, en Colombia se les llama “pupis” o “gomelos”, en Venezuela se les llama “sifrinos”, en Chile “cuicos”, en Ecuador “aniñados”, en Argentina y Uruguay “chetos” o “conchetos” y en Perú “pitucos”. La palabra se ha popularizado en toda Latinoamérica debido a la presencia de personajes “fresa” en diversos programas de series televisivas.

La palabra fresa (a veces relacionado con el término inglés “preppy”), nació en la década de 1960 dentro de la sociedad mexicana para definir adolescentes de mentalidad conservadora, que no bebía y se apegaban a las familias tradicionales. En la década de 1980 el significado cambió para describir el estilo de vida de los jóvenes adinerados. Con los recortes y el bifidus presupuestario que nos espera nos vamos a quedar así de Lancôme..O sea..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s