HIV + la bomba silenciosa

El zeppelin venía con otro tema pero puede esperar; nos anuncian una tormenta perfecta para el año entrante, gobierno entrante…la cosa está mal…pero aquí como en Cuba debemos gritar alto y claro que AQUI NO SE RINDE NADIE, HASTA LA VICTORIA, SIEMPRE. VENCEREMOS!

Y con la que está cayendo llegan a esta humilde página gente rarísima: hoy por ejemplo un tipo que estaba buscando “vestuario para pavos”…todavía no me he recuperado, pero como suelo sostener hay gente para todo y por supuesto que hay vestuarios para pavos; los americanos visten a los niños de pavo el Dia de Acción de Gracias, qué monos, qué pavos, qué tunos…

Hoy es el día Mundial del SIDA, y saco de mi baúl un capítulo que escribí en mi estancia Africana dedicado al SIDA en Botswana. 

SIDA : LA BOMBA SILENCIOSA

En Botsuana los hombres  por tradición deben demostrar que son muy machos, las mujeres deben demostrar que son muy hembras, que pueden procrear. Una chica no es considerada mujer hasta que no tiene un hijo. Así que en la cuestión sexual se dirimen muchas cosas.

El Gobierno Botsuano a duras penas consigue censurar las encuestas hechas por organismos independientes sobre la prevalencia del virus VIH+ ; 36% de la población seropositiva, con zonas como Kasane con más del 50% de infectados. No quieren alarmar más a la población –y a los potenciales inversores- en una sociedad influida por supercherías pseudoreligiosas.

El  SIDA da demasiado juego como para ir hablando demasiado de ello. Botsuana podría tener una mortalidad por SIDA marginal o al menos muy atenuada como ahora en Europa. Sus reservas les permitirían  potencialmente medicar con antirretrovirales a toda la población infectada, pero sin embargo, el problema que está diezmando todo una generación es  complejo y no se resuelve sólo con dinero. Pareciera que el Sida es malo y sólo quisieran  invertir en cosas positivas .Es cierto que se van creando hospitales etc paliativos, y que se invierte en publicidad y campañas de prevención. Organizan  hasta el concurso de Miss SIDA cuya  ganadora no necesariamente tiene que estar infectada pero  debe reunir además de los atributos físicos una considerable dedicación a propagar a todo el que se le acerque que el SIDA es malo. Me recuerde a la Venus del Dr. Spitzner donde se rebasaba el pudor  trágico.

 Médicos expatriados coinciden en señalar que los botsuanos en general tienen muy mal conocimiento de su propio cuerpo y no conocen ni siquiera las enfermedades más corrientes y sus síntomas. Nunca la causa de la enfermedad es médica sino debida a factores externos y en muchos casos ligados a sus rollos supersticiosos, de ahí que prosperen los  médicos tribales, que como ya dije con sus recetas mierdosas llenan los hospitales de verdad de pacientes intoxicados cuando no letalmente envenenados. Los jóvenes con educación tienen otra mentalidad y se espera que tras esta generación perdida venga otra más informada, más consciente, más sana, menos macho y menos hembra. La transmisión entre homosexuales ni se plantea oficialmente ya que no existe por ley, y eso que abundan los  casos de transmisión en las cárceles de Botsuana . Quizás sea para los más jóvenes para los que el Gobierno guarda sus reservas y no –como siempre- para los desheredados de la tierra. El rico en Botsuana no muere de SIDA si no quiere (a veces como el tema es tabú no dice nada y cuando ya no hay remedio le explota la bomba silenciosa). Los periódicos se llenan de mensajes del tipo: agradecemos el apoyo dado a mis 6 hijos y a mí en los últimos momentos por la muerte tras larga enfermedad de mi marido fulanito. Excepcionalmente se citará el SIDA como causante o detonante, nunca.

Un día en el mercado me llamó la atención una caseta de una ONG local ; allí repartían globos, folletos, condones e instrucciones para que los que tienen el virus del SIDA lleven una vida lo más sanamente posible.

Iban a captar gente para el Centro, querían que más gente se dirigieran a ellos. Habían inaugurado su sede central y les faltaba lo principal: personas que atender y voluntarios.

¡Pásate por el Centro, tú también puedes ayudar!

La traducción de la ONG COCEPWA sería más o menos “Centro de Apechugamiento para la gente que vive con VIH+/SIDA”.

 Se trata de que la gente que vive con VIH+ pueda compartir su experiencia, discutir sus problemas y proponer soluciones que tengan relación con su estatus de seropositivos.

Los retos fundamentales de esta organización y de sus familias  es cambiar las normas y actitudes de la sociedad para desestigmatizar el  VIH/SIDA. Pretenden proporcionar una red coordinada de apoyo social de base comunitaria para las personas que viven con VIH+ que potencie los recursos de salud y asistencia social existentes y mejora la calidad y continuidad de la prevención, cuidado y apoyo a la comunidad sropositiva a través de la colaboración y la remisión organizada de los asistidos. También trabajan para movilizar a los seropositivos con iniciativas de  prevención del VIH+ y asistencia social, por medio de la aminoración del rechazo y estigmatización en la sociedad, así como por el reforzamiento de la capacidad de responder a las crecientes demandas que la epidemia del SIDA que llegan al punto de  sobrecargar el sistema de salud del país. Con ese fin la organización necesita fortalecer su estructura y su capacidad para suministrar programas de apoyo y asistencia social de calidad, incidiendo en el diseño, la ejecución y la evaluación de los mismos.

Para comenzar una campaña de prevención, la Directora de COCEPWA instó al  Presidente con el fin de qué este, para dar ejemplo, desvelara su status, tras enfrentarse a un test sanguíneo.

La Directora del organización fue una de las primeras mujeres en Botswana que declaró abiertamente su condición de seropositiva en un país en que todavía el estigma pesa sobre esta enfermedad, de la que de puertas afuera pocos quieren hablar.

Debió reunir un enorme coraje o verse presa de la desesperación  para revelar en público su condición, salir a luz en una sociedad en la que el peso de la religión, y  los prejuicios hacían verse señalados con el dedo acusador de la sociedad y de sus representantes que no querían admitir la dimensión de la tragedia que se cernía sobre su pueblo.

Aunque el tema era tabú el hecho de que el primer mandatario pasara su prueba y revelara su status era el camino para  provocar que todo el mundo realizara su test y no por ello prejuzgar a la persona incluso antes de saber su condición, por el mero hecho de acudir a un centro donde se realizan test.

Desde entonces el Presidente Festus Mogae revela periódicamente su estatus ante la prensa siendo coherente con la política realizada en los dos últimos años de ahondar en los aspectos de prevención y asistencia, concienciando a la gente seropositiva de que su condición no es una condena de muerte. La postura moral de revelar o no tu condición es un tema muy debatido. Romper las barreras de la estigmatización es necesario, pero tampoco hay que causar una presión adicional en las personas afectadas para que ofrezcan testimonio público de su condición. Revelar la condición de seropositivo en una sociedad que estigmatizaba al enfermo era un acto de valentía. Se dieron actos públicos en los que principalmente mujeres destacadas de la comunidad revelaban su condición de portadoras del virus, y terminaban declarando su estatus unas cuantas mujeres más desembocando en un lloro colectivo de dolor y rebeldía. Sin embargo, he conocido personas que tan solo revelan la enfermedad a otros seropositivos o otras personas de este centro. He visto como planificar la comunicación de su enfermedad es una de las asignaturas más terribles. Lo preparan con amor y delicadeza, analizando los pros y los contras, sabiendo de antemano que es un paso decisivo, un salto que cambiará su relación con el mundo. Desvelar su estatus es concebido como una tragedia mayor incluso que el riesgo real de poder perder la vida en breve, pero una vez dado el paso, lejos de hundirse muchos de estos chicos y chicas son el instrumento más impagable en la lucha contra el SIDA y todos coinciden de que una cosa es tener información, y otra es tener interiorizada la necesidad de utilizar la información.

No obstante, muchos hombres y mujeres siguen callando su condición por múltiples razones siendo la principal el miedo al rechazo, llegando hasta un límite en que ya sin tenerse en pie son hospitalizados. Perder el trabajo o al ser querido es el principal de los miedos, a veces por encima de preocuparse por el cuidado personal.

Cada semana 25 mujeres son víctimas de violación en Botsuana mientras que sólo 15 violadores son detenidos.  Las mujeres se sienten humilladas y después de una violación no pocas tienen tendencias suicidas. Hay un aumento de casos de incesto, y las autoridades llaman a la población a considerar esta práctica como  criminal.  Los departamentos de policía y de educación de Botswana trabajan actualmente  con la introducción de una ley contra los que dejan embarazada a una menor de 16 años. Las personas VIH negativas enfrentarán una pena de 10 años mientras que los VIH+, 15 años de cárcel.  Podréis imaginar que a los que son positivos y son conscientes de su situación poco les  importa 10 ó 15 años, porque ni siquiera conocen la ley o su condición de seropositivo.

He visto casos verdaderamente tristes, niñas violadas por sus padres u otros familiares, cuyas madres ya fallecieron. Ir al centro era un reto para esas personas es como subir la montaña más alta del mundo. Y hay personas que cada día, cada día suben esta montaña.

¿En qué piensa una persona sin posibilidades de educación, con la muerte rondando? No lo sabéis. Pues pensarlo.

La mayoría de los chicos y chicas piensan en casarse, tener hijo sanos, ser felices, llevar una vida normal y apreciar cada segundo, la vida .

Por eso aunque son muchos los aspectos criticables de estas y otras organizaciones donde la eficiencia y la utilización de los recursos precisamente no siempre son transparentes, todo lo que se pueda hacer será insuficiente.

Mi conclusión es que el SIDA no hace mejor o peor a las personas pero sí dispara  un resorte donde lo mejor o peor de cada persona sale a relucir.

En los centros de la organización  las personas portadoras  pueden acudir a charlas, tomar un desayuno saludable (en realidad en general, comida de los supermercados que va a caducar o ya oficialmente caducada y otras valiosas aportaciones de empresas del sector agroalimentario), y les tratan de infundir moral. Especialmente importante es el trabajo con futuras madres.

El primer día me costó trabajo encontrar la sede entre una mar de fincas al oeste de Gaborone. No había indicación alguna: pregunté por qué y me dieron razón. “Hace poco hemos decidido pintar la valla con el logotipo de la organización pero hasta ahora el asunto había sido debatido. No queríamos que la gente que viniese estuviese marcada al verles entrar en el recinto , mejor que no se sepa adónde vienen “.

Sin embargo, habían decidido pintarla porque si el objetivo es romper el estigma, hay que salir a la luz con todas las consecuencias. La situación no era fácil porque se da el caso de personas que con miedo esperaban hasta la caída del sol en que arropados en la penumbra se arrastraban hasta la verja.

Entré a trabajar gratis sin horario fijo como voluntario durante unos meses en los cuarteles generales en Gaborone, para ayudar en la creación de bases de datos, indicadores, y ayudarles a preparar la Cumbre Mundial del Sida en Barcelona.

El primer día  nada más llegar me dicen que vaya a otra sala, donde me indican que se reza todos los días. Y yo les pregunto ¿qué religión rezan?. Y me dicen, lo que tú quieras. Reza lo que sepas. La oración  duró un minuto. Ellos/as básicamente cantan una canción tipo Jesús eres la leche y todo eso en Setswana.

Existen centros en Maun, Serowe, Molepolole, Francistown y otras partes del país reclaman este tipo de centros. La organización lleva trabajando  6 años pero sólo es desde hace dos que las cosas van bien y ahora más dado que está fuertemente financiado a través de un progama nacional por la Fundación Bill y Melinda Gates, uno de  los matrimonios más ricos del mundo.

Las ideas son varias pero sobre todo se pretende  establecer que el Sida no sea un tema tabú,  que la gente se haga los test, que si son positivos sepan que actualmente hay más medios, que pueden vivir más años y mejorar su calidad de vida. Casi todos los trabajadores, la mayoría mujeres, pero también hombres son portadores del virus y algunos han desarrollado la enfermedad un poco y otros nada. Sin embargo, casi todos estos según la doctora tienen una expectativa de vida baja porque no se les cogió a tiempo para el tratamiento, e incluso se niegan muchos de ellos al tratamiento con antirretrovirales por la intolerancia a sus efectos secundarios.

Aunque las organizaciones no gubernamentales en  Botsuana en el área de la lucha contra el SIDA reciben  dinero, existe una falta de capacitación en las áreas de organización y administración.

El recinto en el que desempeñé mis funciones era nuevo y prefabricado. A la semana observé que la máxima preocupación de la Directora ese día  era colocar una moqueta roja en su despacho ¡Moqueta en África!. Para ellos es como decir “que lujo, qué moderno”, pero la mujer que limpia, una Bayei de un poblado que se llama Kalamare, me decía que lo de la moqueta era horrible que se limpia muy mal (no hay aspirador). Yo no dije nada pero lo de la moqueta me parece insanísimo para estas personas. La moqueta roja no es una prioridad, pero en algo deberá distinguirse el despacho del director…

Después de dar las órdenes pertinentes al personal aparecieron “los-de-la-moqueta”. Nada más entrar en el despacho se percatan de un pequeño detalle. Como la construcción es prefabricada, las bisagras de las puertas están literalmente soldadas a lo que serían las paredes. ¿Problema? Sí, gran mathata thata, problema grande. Si ponen la moqueta no se pueden abrir las puertas debido al grosor de la misma.

Es ahí donde ha llegó la revolución, el enfado de la directora  y la extensión del pánico en los siguientes escalones jerárquicos.  Llamada urgente  al constructor para que corten a serrucho las puertas. La mayoría salió al  patio a la expectativa sin saber  dónde meterse por la comicidad del asunto; porque en verdad os digo que necesitarían una sierra de las de partir el Titanic. Así que definitivamente el status quo queda así: despacho de la Directora con moqueta roja zip, zap, como un parabrisas, salvo en la zona de barrido de la hoja de la puerta donde  seguía imperando la baldosa de cemento.

En un momento comenté si en  la  parte trasera que estaba  sin cultivar iban a poner algo…y sin duda no me entendieron porque me dijeron:

-¡Bueno, moqueta pondremos sólo en los despachos pero crees que ahí fuera quedaría bien.

–          Eh? Hombre yo me refería a poner árboles…

Esta señora  es capaz de enmoquetar hasta una piscina.

Seguí trabajando en otro miniproyecto que trataba de editar unas fotos de las secuelas de las enfermedades más comunes de los portadores en las que la leyenda debía aparecer en Setswana para que así los que no sepan inglés sepan identificar en las fotos sus síntomas. Esas fotos para el quien no está acostumbrado al ejercicio de la medicina o lo ha estudiado académicamente son tan repugnantes que considero que la sola visión debería inhibir a la población de la práctica del sexo con o sin profilaxis: Es verdaderamente una galería mucho más terrible que el catálogo del doctor Spitzner. Supongo que la publicidad masiva de estas fotos tendría ese efecto profiláctico, acordaos que yo me curo leyendo los prospectos, pero seguramente sería peor el efecto de estigmatización y rechazo a la persona portadora del virus o de la enfermedad desarrollada.

Poco a poco aquellas sesiones de motivación mediante la oración matinal se iban extendiendo. La directora perpetraba ante el coro reunido una retahíla de imprecaciones y jaculatorias, invocando constantemente a Modimo (Dios) para que destruyera a Lucifer (apodado Satanás o algo peor); eran las dos palabras que entendía; especialmente Lucifer que invariablemente acompañaba de unos taconazos de notable estilo flamenco. Reconozco que esta flagelación oratoria colectiva  religiosa fue una de las causas de mi deserción gradual del Centro  pocos meses más tarde.

Muchas de las personas que venían se les veía felices, mucho más que aquellos que en España están todo el día amargados o amargando.

La eficiencia no era la enseña de la organización, ni tampoco las relaciones públicas, habían comprado unos programas de contabilidad para el ordenador. Sabréis que  existen unos muy buenos de Microsoft, la Compañía de Bill Gates –su donante–. Pues bien, ¡alabado sea Modimo! ¡han comprado el software de la marca de la competencia!, ¡ay! si Bill Gates viniera por aquí.

Me gustaría en este punto no callarme las pequeñas miserias que rodean la gestión de una ONG que se desvían a menudo del verdadero objetivo: ayudar a los “clientes” y olvidarse de las moquetas y otras zarandajas. Pero como la vida toda está impregnada de personas así, no me sorprende mucho y yo procuro aprender de las situaciones, y valorar en justa medida los esfuerzos de todos, y de la Directora la primera en cambiar la grave situación de esta parte desfavorecida de la población.

En Gaborone existe además un centro móvil; en caravanas, justo al lado del Marina Hospital; allí es un poco el vertedero, donde hay gente que no la cogen en el hospital aunque quieran estar hospitalizados, y COCEPWA hace un ingente esfuerzo por aliviar la carga moral y física de las personas portadoras del virus VIH+ que nada más saber de su estado  quieren dejarse caer  en la cama del hospital hasta su muerte, porque hay mucha desinformación.

A esta y a otra gente las captan para informarles, y decirles que no todo está perdido y que tienen que luchar. Para ello es especialmente eficaz un programa de binomios de enfermos formados por un veterano del centro y un recién llegado que es “adoptado” y así se intercambian informaciones, preocupaciones, y se asisten en lo que pueden entre sí.

Otro día me  preguntaron  por el precio de un jardín o un huerto: lo quieren comprar ya hecho; para qué molestarse en cultivar.

El caso es que en la sala principal hay sala vacía, sin mucho atrezzo no tienen ni una televisión, ni video que ver ni nada. Así se aburren como ostras y si uno tiene Sida y le queda poco o mucho tiempo de vida lo que menos quiere es aburrirse. Así que necesitan lo de la tele y hacer otras actividades, entretenerse.

Parecería como si la organización necesita captar gente y que no se les muera como si las donaciones  están en función de la masa de gente que visita y se atiende en el centro, pero hay gente tan entregada a la causa, que el sólo hecho que se me  pase por la cabeza este comentario requiere una penitencia.

En fin, que el problema del centro es que nos faltan “clientes”; hay que hacer que vengan más enfermos, pero es difícil captar gente que  no quiere venir al centro. Claro que una vez que vienen tampoco hay tanta oferta.

Pasando el tiempo comprendes que muchos de ellos vienen porque no tienen muchos sitios más a donde ir o simplemente porque muchos días se dan cestas con comida.

He de decir que las actividades que propuse no tuvieron mucho éxito. Había leído que el yoga ayuda a los enfermos que viven con SIDA; organizaciones parecidas que existen en California han encontrado una buena ayuda en esta técnica oriental.

Mi elasticidad no es que fuera  impresionante, es decir, de yoga no sabía mucho, ni poco, nada. Cuando lo propuse a la dirección, me contestaron ¿qué es yoga?.  Mi respuesta así en general  fue que era una disciplina oriental, destinada al dominio del cuerpo y la mente, una serie de ejercicios espirituales y gimnásticos etc etc.

A la semana siguiente el tema del yoga estaba zanjado; no entendían eso, si era algo oriental preferían el kung fu, aunque ya avisaban que fuertes-fuertes no estaban.

Había que inventar algo y propuse el ajedrez pero también les sonó a chino.

Otro  día me asomé al patio y veo que unos militares traen un cordero grande vivo; veo pasar el cordero…Al poco me asomo otra vez y veo a los chicos uno, con un cuchillo, otro con una cuerda…en fin que le dieron matarile ahí mismo….le dieron una navajazo  para  degollarlo  y lo colgaron de un árbol, le cortaron las patas, todavía vivo, aquello sangraba…en mitad de la sede.  No parecía el lugar y el método más apropiado pero bueno, en  España también nos las gastamos con las matancías del cerdo festivas, u otras ignominias folklóricas como tirar una cabra de un campanario. Prefiero el yoga. Entonces la directora me informa que el cordero es suyo y que lo ha traído para que lo despiecen y así los chicos estén entretenidos. Yoga no es, pero entretener, entretiene.

Luego veo otro chico que ha estado preparando tierra para que cada uno de nosotros cultivemos un trozo, y habrá un concurso para ver quien produce y cuida mejor su terrenito. El caso es que el resto de gente se estaba partiendo de risa y le decían al chico de la pala que cuál era su tumba, porque había hecho minihuertecillos del tamaño y hechuras  para introducir allí los ataúdes. Ya le llaman al huerto “el cementerio”, y a mi me pidieron que les ponga en un papel mi nombre. Yo les dije que la cruz casi que no me la pongan. De verdad que ese huerto parece un camposanto; así que humor negro tienen porque a muchos de ellos no les queda mucho tiempo.

Alguna de las ideas que tienen aquí sobre el SIDA inquietantes;  por ejemplo creen que los preservativos están llenos de gusanos. En realidad el aceite lubricante que llevan se desprende si el condón lo metes en agua y quedando en la superficie una especie de “gusanitos” de lubricante. Aquí muchos creen que son gusanos maléficos, así que no se pondrán el condón. También está extendida la creencia de que el acto sexual con una virgen cura el SIDA. Imaginaos el desastre de la idea.

 Se celebraba en Barcelona la Conferencia Mundial del SIDA y para preparar el viaje di unas clases de español básico a una mujer que iba con un grupo de funcionarias del gobierno. Como era su voluntad le enseñé especialmente como pedir la comida, y la bebida y unos zapatos. Muchas de sus amigas le habían pedido zapatos y debía regresar con zapatos como fuera. Le enseñé las tallas , los colores,   vamos le saqué todos los zapatos de la tienda hasta que se sintió a gusto y se fue a Barcelona.

 El evento era muy importante; Botsuana iba a tener un papel protagonista, no obstante era el país del mundo donde la tasa de personas viviendo con SIDA es la mayor del mundo.   Sentían no tanto afán de protagonismo, sino responsabilidad.

 Unas enfermeras de Botsuana iban a contar su experiencia y estaban ilusionadísimas con el viaje porque era la primera vez que salían del país. Una de sus máximas  preocupaciones era no caerse en las escaleras mecánicas. Ellas no habían montado nunca en escaleras mecánicas y tenían miedo al ingenio mecánico. Afortunadamente antes de viajar a Barcelona abrieron el primer gran centro comercial de Gaborone, “River Walk” donde las escaleras mecánicas hicieron la aparición en Botsuana. En el boulevard principal existía una escalera pero de pocos escalones y aparentemente siempre estropeada. Ni cortas ni perezosas, las enfermeras se fueron un día a hacer un cursillo completo al centro comercial.

Me las imagino para arriba, para abajo, más arriba sujetándose primero bien y midiendo el saltito ante los escalones devoradores y luego poco a poco irían soltándose. Ahora bien, supongo que no comprarían zapatos; esperarían a llegar a Barcelona.

A mi alumna le ofrecí un tesoro, el contacto con el único Motswana que vive en permanencia en España. Este Motswana no sólo vino a estudiar diseño industrial, sino que además, gran sorpresa, es un modisto buenísimo, al punto que fue la revelación en la Pasarela Gaudí Moda de jóvenes valores. El es el mejor cicerone para conocer Barcelona. Lo conocimos en la Alliance Française y desde entonces nos hemos visitado cruzadamente, él vino a Botsuana y nosotros fuimos a Barcelona. Así que estaba en buenas manos.

La visita masiva de batswana tuvo su eco en la prensa; especialmente la intervención de la Ministra de Salud, que yo tengo en muy alta consideración por su valía y humanidad.

Sin embargo el reportero que cubrió la visita en el periódico más importante “Mmegi” es tan disparatado como enternecedor. Tengo la tentación de comentar sin desperdicio cada uno de los puntos de su artículo, pero en honor a la veracidad periodística y adelantándome a dejar al lector inteligente sus comentarios más íntimos, considero apropiado  limitarme a traducir la literalidad de la joya, y tan sólo, como epílogo describir las fotos que acompañan al artículo.

 Mmegi 19-25 de julio del 2002

“VISITANDO BARCELONA”

K.S. Staff writer

Barcelona es un lugar interesante. Pero al mismo tiempo, el lugar puede ser aburrido por la barrera del idioma. La gente de Barcelona habla español y le importa muy poco el inglés.

Mi consejo  por si visitas  próximamente el  lugar, es que  debes aprender un poco de español, o incluso francés. El inglés no es el idioma más popular allí. Estaba en Barcelona cubriendo la  XIV Conferencia Internacional del SIDA. Mi primera experiencia de esta barrera sucedió cuando salí del aeropuerto para ir al hotel donde me iba a colar en la habitación de un amigo ya que no había podido reservar alojamiento.

 

Cuando dije al taxista que me llevara al hotel, él me respondió en español. Yo le dije que no hablaba español, pero el continuó hablándome en español. Me rendí. En el hotel era más o menos lo mismo. No todo el mundo que trabaja allí puede hablar en inglés. Conforme pasaban los días, me di cuenta que este era un problema generalizado en la sociedad. Hay algunos que te simplemente te miran y se van cuando les hablas en inglés. Cada vez que quieres hablar con ellos, tienes que preguntarles si hablan inglés. En algunos casos, la respuesta podría ser “un poco”. Pero en realidad, un poco se convierte enseguida en “no hablo inglés en absoluto” porque  no os  entienden en cuanto inicias la conversación”.

Lo que me intriga más era que, a pesar de que Barcelona es un sitio cosmopolita,

incluso los menús de los restaurantes estaban escritos en español. Era difícil seleccionar la comida que tu querías. Debido ala barrera lingüística,  no siempre obtenías la comida que había pedido. Tuve que luchar un poco con la comida.

Aparte de esos inconvenientes, Barcelona es el lugar donde tienes que estar.

Aunque no hay rascacielos, ellos tienen edificios, lo que hace a la ciudad parecer única. Hay algunos edificios, que parece haber estado allí durante siglos. Hay también algunos edificios nuevos que han surgido en la ciudad actualmente. El contraste hace a Barcelona bonita. Era bastante asombroso ver parejas abrazándose y acariciándose en las calles a plena luz del día. Conforme pasaban los días me di cuenta que eso era parte de su cultura ya que todo el mundo hacia lo mismo todo el tiempo en cualquier parte. Podrían besarse tan íntimamente que tu podrías llegar a pensar que si tuvieran espacio, podrían seguir hasta el final. Lo hacían incluso en el metro y a nadie le importaba. Éramos nosotros, los visitantes los que estábamos perplejos. El metro fue una experiencia para mí. Me perdí dos veces. La primera vez cuando nosotros (yo estaba con un colega) salíamos de la boca del metro no sabíamos la dirección en que estaba nuestro hotel y deambulábamos sin rumbo hasta que nuestras piernas no podían conducirnos más a ninguna parte, Entonces teníamos que llamar al taxi para que nos llevara al hotel.

Cuando llegamos, nos dimos cuenta que habíamos estaba yendo en la dirección equivocada y que nunca hubiéramos llegado a nuestro hotel por nosotros mismos- La segunda vez que me perdí había tomado la línea equivocada. Me tuve que apear en la siguiente estación para cambiar de tren.

Aunque no he viajado mucho por la ciudad, tiendo a creer que la ciudad tiene un estilo de vida muy caro. Tenía que ir a las tiendas tres veces antes de que me decidiera a comprar algo. Me podía volver a casa sin haber comprado algo de España. Al final me ablandé y compré algunos artículos. La próxima vez que vaya a España, ya se ahora lo que me espera.”

  La noticia viene acompañada de tres fotos: la primera es un autorretrato de cuerpo entero del redactor, con cámara en ristre. La segunda que merece una un lugar en la historia del reporterismo recoge la foto típica de un solar, vallado –con horribles posters en toda la valla, y coches aparcados a pesar de que se ve  una señal de prohibido aparcar-  y se ven las paredes desconchadas y papel pintado de la casa derribada, demolida cuya costra siempre queda adosada a la casa contigua.

Y el pie de foto histórico: “Uno de los viejos edificios de Barcelona”.

La inquietud periodística no le había guiado a la Sagrada Familia, ni a la Casa Batlló no, ni siquiera, (tendría su excusa folklórica) al Nou Camp,  no, ni siquiera a una zapatería; nuestro reportero va a Barcelona y fotografía …un solar de una casa demolida.

La tercera foto me hace concebir alguna esperanza para la futura carrera del periodista. Saca otra señal de prohibido aparcar, pero al menos se trata de las Ramblas aunque no las nombra pero se reconocen y el pie de foto da una  pistilla:

“Una calle concurrida en el principal centro de compras de Barcelona”.

Todavía tuve tiempo de apoyar la causa junto a otros europeos en la marcha del día mundial del SIDA bajo un sol impune. Allí desfilamos portando incluso a ratos la bandera europea. Los que debieron pasar calor son los que iban disfrazados de condón masculino y femenino y de virus VIH con 40º a la sombra. Y eso que los disfraces preservativos  iban bien ventilados con agujeros, orificios no apropiados para la prevención en un país en que la Ministra de Salud anuncia literalmente “ Botsuana por el virus del SIDA se enfrenta a su extinción”…oíd bien, SU EXTINCIÓN, qué miedo: una nación abocada a su extinción y además “inmediataaaaaaaaaa”… Ojalá  hagamos algo para parar la catástrofe.

El titular del periódico hablaba al día siguiente del discurso del Presidente. El titular era un poco enigmático:

 “Los condones del gobierno no son de baja calidad, dice el Presidente”

Entonces te preguntas si es que el gobierno usa unos condones especiales y el presidente en persona ha comprobado su calidad o qué.

La noticia aclara que el presidente dice que los condones que distribuye el gobierno gratuitamente no son de baja calidad por el hecho de darse gratis, e insiste en que son similares a los que puedes comprar en cualquier sitio.

Mi último servicio fue la preparación de la boda de la Directora Fundadora que se casaba  por no se que iglesia apostólica. La celebración será en las instalaciones de la ONG. Se casa con un doctor de Malawi que conoció en una conferencia en Sudáfrica. Ambos son positivos, tienen hijos, y ya han perdido anteriormente a sus parejas. De hecho no se que número de matrimonios llevaban.

Preparamos la celebración en el centro junto a todo el personal y miembros de la organización. Una fiesta hermosa siguiendo el ritual habitual de una boda tradicional. Una boda colorista con el séquito de bailarines, la entrada solemne de las familias, el ulular de las mujeres, la intervención del poeta, la música, una comida suficiente para todos los invitados, más de quinientos. Me especialicé en el catering. Montaron carpas soportadas por las diferentes casetas  prefabricadas y un pasillo central con moqueta roja, donde los novios brillaron radiantes. Entre los invitados y en un puesto de honor llegó la Ministra de Salud, que atrajo a  la prensa nacional. Una boda  de dos activistas con SIDA merece la publicidad. ¡Vivan los novios!

A la espera de una vacuna, sólo queda incidir en la prevención, en la necesidad de variar comportamientos e intensificar la distribución de antirretrovirales reforzando la capacidad asistencial a los afectados que luchan día a día por su felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s