Trilogía del valor de las cosas “Madrigueras, tulipanes, vencejos” (II Tulipanes)

El parque inmobiliario español convertido en bulbos de tulipanes holandés del SVII, la diferencia es que los tulipanes son más bonitos que las urbanizaciones desangeladas semiconstruidas de España.

Se dice que en la época griega heroica el hombre se guiaba en función de la areté  (virtudes cardinales de la valentía, la templanza, la fortaleza y la justicia), ser un hombre de honor y en el Renacimiento la fama fue el dominante motivacional del hombre renacentista, en la moderna y consumista europa actua,l el dinero el faro inspirador del éxito.

En la época griega con un enfoque ético, Aristóteles fue el primero en distinguir las diferentes técnicas económicas a usar en el ámbito de empresa y de la familia. Distingue también entre valor de uso y valor de cambio y entre dinero y riqueza. Considera al dinero en dos de sus usos, como medio de cambio y como mercancía útil para facilitar los intercambios.

En el Renacimiento los reyes de los Estados nacientes buscaron colaboradores ambiciosos, audaces y con afán de sobresalir. A su vez las obras artísticas y literarias realzaban el prestigio de sus cortes, de manera que la mayoría de los reyes fueron mecenas.El renacimiento influyó en el capitalismo naciente al aportarle el afán de vivir plenamente esta vida, enriquecerse y sobresalir por méritos personales, en contraste con los ideales de austeridad y pobreza de la Edad Media. Este afán de lucro, que incluía el cobro de intereses, en contra de la prohibición de la iglesia, dio al capitalismo la justificación para su desarrollo e influyó decisivamente en los descubrimientos geográficos y la expansión europea sobre los otros continentes.

 

 La crisis de los tulipanes tuvo su comienzo cuando el embajador alemán en Turquía, el señor Busbeek, trajo consigo una flor llamada ¨turban¨. Pronto llamo la atención entre la gente la belleza del ya bautizado como tulipán. Con el paso del tiempo el tulipán paso de ser una flor que daba color a las casas burguesas.

Era una presión, constante ¡Adorado Peters, no has visto el balcón de los Van der Velde? Y así…Los tulipanes pasaron a ser un símbolo de avance social, incluso estaba mal visto no poseer una colección de tulipanes, particularmente en Alemania y Holanda. Ante la gran demanda de tulipanes el precio fue disparándose año tras año, esto no pasó desapercibido entre los inversores de la época que decidieron invertir en este nuevo producto. La fiebre se expandió y la inversión extranjera fluyó con locura al mercado holandés. Tal fue la demanda, que los bulbos de tulipán empezaron a negociarse en la bolsa de Amsterdam en el año 1636, de esta forma, entraron en el negocio agentes y especuladores que vieron en el tulipán una oportunidad de hacer un gran negocio. Hasta en Londres se negociaban los tulipanes.

Personas de todos los estratos sociales se endeudaban, vendían sus propiedades o hipotecaban sus tierras, negocios y casas, para obtener liquidez monetaria e invertirla en tulipanes. Inmensas fortunas cambiaron de mano y, de la noche a la mañana, multitud de inversores y pequeños comerciantes se encontraron así mismos convertidos en magnates. Los tulipanes se disparaban alcanzando precios exagerados. Pese a que algunos expertos empezaron a preocuparse y a llamar la atención del peligro de invertir en la flor, los inversores no hicieron caso e incluso cuando se les terminaba la liquidez pedían créditos para seguir invirtiendo. La cosa olía mal, el tulipán se tornó negro o será la intensidad, cómo saberlo?, un sinvivir:

Cada vez aparecían en el mercado nuevas especies de tulipán, y los inversores seguían comprando sin importarles el precio estratosférico que les tocaba pagar por ellos. Pero llegado el año 1637 empezó a extenderse el sentimiento de la duda entre los inversores. ¿Cómo puede ser que unos cuantos bulbos de tulipán valgan tanto como una empresa? Se preguntaban algunos. Y así estalló la burbuja de los tulipanes, la venta de los primeros especuladores hizo saltar la alarma y comenzaron a haber demasiados vendedores y ningún comprador, así, el precio cayó en picado y el que un día se consideraba multimillonario, al día siguiente se daba cuenta que toda su fortuna estaba compuesta por unos bulbos de tulipán que ya no tenían ningún valor. Mucha gente perdió sus negocios, viviendas y se quedaron con unos créditos que eran incapaces de pagar.

Por la misma fuerza misteriosa que de manera inefable y etérea desencadenó el furor inicial, – o sea la avaricia- al poco tiempo la burbuja estalló y vino la quiebra. Millares de individuos quedaron súbitamente arruinados, con el solo consuelo de observar el color de sus flores en los bellos jardines de Holanda.

 En este reportaje se explica con detalle esta interesante burbuja tulipana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s