3 “Rusos”: Klucis, Theremin, Perelman; (I) Klucis

Si subes más alto con el Zeppelin, te encuentras con el Sputnik—. Todavía creo que no he soltado lo de que tengo toda la colección de Sputnik que se vendió en Cuba hasta que con la glasnot de la perestroika  se prohibió tanto en la República Democrática Alemana como en Cuba.

En Cuba pude adquirir casi toda la colección a un precio módico (todos los números desde1970 hasta 1986) ; y en esos días calurosísimos me adentraba en las fauces de la Siberia congelada, en esas obras de ingeniería increíbles presididas por el frío espantoso, reportajes sobre barcos rompehielos, y exploradores indómitos en la taiga o a la búsqueda del Yeti. La propaganda era evidente, había que exhibir los logros de la sociedad comunista. También salieron reportajes sobre Cuba, que era visto desde Moscú como un jardín exótico a seguir; algo así como un paraíso terrenal de huríes comunistas y ortodoxia caribeña.

El primer número es de diciembre de 1966 y su aventura en Cuba llegó hasta 1986; los redactores e la revista animados por las corrientes de cambio le pegaban cada meneo a Stalin

Las revistas en la distancia me parecen divertidas por ese toque “vintage” ruso con diseños verdaderamente estrambóticos. Dicen que en Cuba se conservan muy bien porque el aapel de Sputnik es de la máxima calidad (se realizaba con papel finlandés de supercalidad) y no sirven para limpiarse el culo para los que “históricamente” usan “Granma” y “juventud Rebelde” que desempeñan ese “papel” con la misma efectividad con al que sirven para adormecer conciencias.

Hoy en Madrid en La Casa Encendida, oasis de cultura de la Obra Social de Caja Madrid; -esperemos que no la recorten con la nueva remodelación de la entidad- se expone “La caballería Roja. Creación y poder en la Rusia Soviética de 1917 a 1945”.

La exposición me conecta con sputnik, con el gigantismo de la emergencia industrial proletaria, con esas presas impresionantes, con la electrificación, con el diseño abstracto, con esos posters que tanto me gustaban y para mi regocijo he podido “tocar” un Theremin, que es una de esas impresiones que se te quedan como cuando descubres por primera vez en la selva un león, un osohormiguero o un pangolín en la naturaleza; una serie de interrogantes y luego el placer de disfrutarlo como un niño. Así que hoy os introduzco dos exsoviéticos asociados a las artes y un ruso impresionante.

De entrada mirad este párrafo:

 “El capitalismo ha sustituido hace ya mucho tiempo la pequeña producción independiente de mercancías, en que la competencia podía, en proporciones más o menos amplias, desarrollar el espíritu emprendedor, la energía, la iniciativa audaz, por la producción industrial en grande y en grandísima escala, por las sociedades anónimas, por los consorcios y demás monopolios. La competencia significa, en este tipo de capitalismo, el aplastamiento inauditamente feroz del espíritu emprendedor, de la energía, de la iniciativa audaz de la masa de la población, de su inmensa mayoría, del 99 por 100 de los trabajadores; significa también la sustitución de la emulación por la pillería financiera, el nepotismo, el servilismo en los peldaños mas elevados de la escala social.”

Pero bueno, ¿esto no es lo que está pasando ahora?; ¿Acaso no vamos cada vez hacia esas megaestructuras bancarias, de provisión de servicios básicos (agua, gas, telefonía..) y franquicias multinacionales que convierten toda calle de Europa en la misma calle? Con las mismas tiendas, liberalización de horarios para que los pequeños no puedan emprender basculándolo todo entorno al derecho humano chino, esa gran hipocresía occidental; o bien China manufactura para esas megaindustrias (mirad los casos de explotación infantil –y no infantil- en las fábricas chinas,)  o bien , utilizando esa ventaja del factor trabajo coste menoscero, abren y algunos viven en las tiendas del mundo, haciendo muy difícil el emprendimiento del pequeño comerciante.

                Vale, prueba superada; el párrafo lo escribió Lenin: Así que ya estamos leninistas perdidos. Vamos bien.

O quizás no; una de las alternativas al liderazgo o cúspide del empresario exitoso en el neoliberalismo extremo y absurdo, es la llamada emulación socialista, que hasta que llegué a Cuba no sabía muy bien que era, la definen así:

La emulación socialista, también  llamada competencia socialista, era una forma de competencia entre grupos de trabajo e individuos surgida en la Unión Soviética e instrumentada luego por otros estados socialistas.

La emulación socialista era una actitud voluntaria en la URSS, si bien era muy alentada en cualquier lugar donde trabajara gente: la industria, la agricultura, oficinas, instituciones, escuelas, hospitales, el ejército, etc. Con la excepción natural de las fuerzas armadas, comités de sindicatos soviéticos estaban a cargo de manejar la emulación socialista.

Un componente importante de la emulación socialista eran las autoobligaciones socialistas  Como el mayor objetivo era cumplir con el plan de producción, se esperaba que los empleados y talleres pusieran en práctica para eso las autoobligaciones socialistas e incluso autoobligaciones socialistas mejoradas. Como mola el término: “autoobligaciones socialistas mejoradas”; que debe ser más o menos lo que pretenden ahora los candidatos a las primarias socialistas; han fracasado, han decepcionando a sus votantes, produciendo desafección, y claro como lo han hecho bien, pues repiten. Una con el aliento de por ejemplo Leyre Pajin (que es aproximadamente Sagasta); el otro que quiere renovar ahora lo que no hizo en años dentro del partido, -y eso que lo considero el mejor ministro de interior de la democracia- y al que se le aferran precisamente todos los que tienen miedo de no seguir chupando del bote de la alternacia democrática. Pues nada, ¡hala! seguid así con la autoobligación socialista mejorada.

Me quedo yo aquí con la crítica a Lenin, que no siempre estuvo acertado el chaval. En Cuba se tomaban muy a la letra lo de la emulación socialista. Se constituía un raro sistema nepotista, pero que en las formas exigía dar ejemplo,competir socialistamente para estar a la vanguardia de la Revolución, ser vanguardia y a ver si te cae una lavadora o “lujo de excesos” un automóvil, por muy Moscovich que fuera.

Las fechas límite para evaluar los resultados de una emulación socialista comúnmente se coordinaban con festividades y recordatorios socialistas y comunistas, como el cumpleaños de Vladimir Lenin o el aniversario de la Revolución de Octubre. En Cuba como si no hay efemérides hay que inventarla siempre hay excusa para demostrar que provincia o sector  mea más largo.

A los ganadores se los premiaba material y moralmente. Los premios materiales eran dinero, bienes de consumo o particularidades propias del sistema socialista, como bonos para centros de vacaciones, el derecho de obtener un automóvil sin tener que esperar turno, etc. Los premios morales eran un diploma de honor, medallas, la colocación de los retratos de los ganadores en la Pizarra de Honor (que viene a ser lo de la empleada del mes del Dia); las cooperativas o talleres eran premiados con el “Estandarte transferible de la emulación socialista”. La rehostia.

Pues bien el ideólogo de la emulación fue Lenin que se preguntaba cómo organizar la emulación .

Como oposición veamos que nos ha dado lka emulación PPSOE en España:

http://www.authorstream.com/Presentation/manolox1x-1294205-espa-de-millonarios-antonio-1/

Impresionante.

Nos quedaremos con la estética que si no es ya una ética deja importantes trazos. De la exposición, me interesó este fotomontaje de Gustav Klucis “ Millones de trabajadores, uníos a la emulación socialista”. Glucis, experimental, revolucionario, estableció los postulados del fotomontaje, llegando a ser n el primer representante del fotomontaje en su vertiente política. Su desafío era “transformar el cartel, la ilustración de libros y tarjetas postales, convirtiéndolos en vehículos masivos de las consignas del partido”

En la fecha del cartel. Lenin llevaba muerto 3 años, él engrandecido, los trabajadores minúsculos a su lado…El culto a la personalidad se desplazaría hacia Stalin en breve..

En 1928, Klucis llega a la cumbre de su arte y Gloria; sus montajes alcanzan dimensiones monumentales. Se casa con su colaboradora Valentina Kulagina. Funda el grupo Oktiabr (Octobre).

Sin embargo y a pesar  de ser reconocido internacionalmente su libertad de expresión molesta –sus ideales revolucionarios no se veían reflejados en la deriva stanilinista- y de su prestación activa y leal al partido, Klucis fue arrestado en Moscú el 17 de Enero de  1938, cuandop se preparaba para partir para la Exposición Mundial de Nueva York y fue víctima de las purgas stalinistas y enviado al gulag.

En  1989 se descubrió que había sido ejecutado por orden de Stalin una seis semanas después de su arresto. Durante décadas Valentina Kulagina agonizaba de dolor sin saber nada del paradero de su marido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s