3 “Rusos” Klucis, Theremin, Perelman: (II) Theremin

Klucis es el autor de esta portada de una revista con mensaje claro: “Konsomol y electrificación”, superapasionante. No olvidemos que uno de los objetivos de Lenin  era electrificar la Unión Soviética ( “Comunismo es igual a soviets más electricidad”).

Y en este ambiente tan electrizante en juego nuestro hombre, Léon Theremin,  físico ruso y chelista amateur que echando mano de sus conocimientos de electricidad a nivel científico y su afición musical le da por inventar un  instruimento nuevo que pueda controlarse en el espacio mediante garabatos con la mano, aplicando campos magnéticos con uso mínimo de energía. Al cacharro le llamó primero eterófono por su cualidad aérea zeppelinesca, luego termenvox y finalmente tomaría a estye lado del telón de acero el apellido afrancesado de su creador: Theremin.

Theremin inventó también el detector de movimiento y ayudó en la investigación de lo que sería la televisión. Theremin estaba experimentando mejoras en las válvulas de la radio cuando se dio cuenta que prefería el sonido de la radio misma – sonidos hechos por los circuitos electromagnéticos que reaccionaban con el cuerpo humano- a lo que estaba emitiendo en las ondas.

Llegaron voces de un extraño instrumento tocado en el éter al líder bolchevique Vladimir Lenin que le llamó para tomar clases. Lenin estaba tan impresionado que ordenó construir seiscientos Theremin para distribuirlos por toda la unión Soviética, y envió como embajador alrededor del mundo a su creador para que mostrará a finales de los años 20 el prodigioso instrumento.

En Nueva York, Theremin patentó su aparato y llego a un acuerdo con RCA, llegando a tocar en los círculos más glamourosos de la sociedad neoyorkina. Instruyó y cortejó a una joven emigrada rusa, Clara Rockmore que vió un alivio en el instrumento que podía tocar sin tocarlo; y ella siempre tuvo fe en que podría ser tomado con seriedad como un instrumento orquestal.

La thereminmania llegó al cine, sino mirad, el mismísimo Drácula (Bela Lugosi) asombrado ante un Theremin:

En 1938 –recordáis a Klucis- en medio de una noche cerrada, Theremin desapareció. La historia está envuelta en misterio y teorías conflictivas; algunos dicen que había sido captado o raptado por la NKVD –predecesora del KGB- otros dicen que se fugó de EEUU para evitar el pago de una enorme deuda fiscal que había adquirido y otros dicen que estaba nerviosos por la perspectiva del estallido de una segunda guerra mundial.

Más tarde se supo que lo pusieron a trabajar en un laboratorio secreto ruso, donde inventó “La Cosa” un dispositivo de escucha que estaba encastrado en una placa tallada en madera muy rudimentaria entregada por una escuela de niños soviético al Embajador de los Estados Unidos como “un gesto de amistad” en 1945. “La cosa” proporcionó información de incalculable valor durante los primeros 7 años de la guerra fría hasta que “la cosa“ fue descubierta en 1952.

Creo que es para mí el instrumento ideal, no necesita tocar nada y da una libertad de movimientos y creación impresionante. Queridos amigos, si os ha tocado la lotería, no lo dudéis, compradme un Theremin y me dejareis entretenido un buen rato ;).

Y así tener una nueva profesión:

Después de 51 años en la Unión Soviética, Theremin comenzó a viajar, primero visitando Francia en 1989 y luego Estados Unidos. Fue reunido con Clara Rockmore y dio un concierto en el Real Conservatorio de La Haya en 1993 meses antes de fallecer en Moscú a la edad de 97 años.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s