Bandera de nuestros padres

Entrando a la Basílica el Pilar de Zaragoza por la puerta de la derecha del frente, una de las primeras capillas es la de Santa Ana, donde en una de mis (raras) visitas he encontrado unos leones que me han llamado la atención y sobre ellos un monumento sepulcral de mármol obra del arquitecto madrileño Zabaleta y de los escultorePonciano Ponzano y Oroz.

Fijo la mirada en la placa y veo que el señor allí representado con atuendo militar es Manuel de Ena y Sas (1801-1851) , y para mi sorpresa el señor es nacido en Loarre (provincia de Huesca y muerto en “la defensa de la Isla de Cuba”).

No conozco la historia y muchos cubanos quizás la desconocen , pero Manuel de Ena fue uno de los héroes contra los piratas del caribe, y que se conozca la historia no es mala cosa; nos ponen tan mal a veces a los españoles que este militar no hizo más que defender en un momento dado una misión bajo mandato parlamentario y una constitución en defensa de su patria que entonces incluía Cuba…

 Perteneció durante el Trienio Constitucional a la Milicia Nacional Voluntaria de Zaragoza como sargento segundo y pidió el ingreso como caballero cadete en el ejército. Fue destinado al Batallón nº 10 del Ejército Real de Cataluña. Con el general Baldomero Espartero fue subteniente y persiguió a sus órdenes a los carlistas con el Regimiento de Soria. En 1834 es nombrado Guardia Real en el Palacio de Madrid. Tuvo sucesivos ascensos: Brigadier, Mariscal de Campo y Teniente General a causa de sus brillantes intervenciones al lado del General Espartero en los diferentes escenarios de las guerras carlistas. Fue nombrado Segundo Cabo de la isla de Cuba, hacia donde fue con su esposa Narcisa Pastors.

En Cuba tuvieron que enfrentarse a ataques de piratas que se proponían   adueñarse de la isla y conseguir su independencia; eran unos 550 filibusteros al mando de Narciso López -que fue Mariscal de Campo del Ejército español-. En agosto de 1851 las incursiones arreciaron y la lucha produjo muchos heridos en los dos bandos. En una de ellas, el general Ena, que había salido al encuentro de los piratas al frente de cinco compañías, fue gravemente herido de una bala en el vientre. Prudencio Naya, 2º Comandante de Infantería y Ayudante del General Ena relata los últimos momentos del militar altoaragonés con las siguientes palabras:
Herido el General Ena, que al volver su caballo encargó al que esto escribe, no dijese que lo estaba, se dirigió a una casa inmediata acompañado del facultativo del regimiento Barcelona, Don Francisco de Asís Caballero, el héroe de cien batallones sufría con la resignación de los valientes la extracción de la raquítica cuanto traidora bala, que veinticinco horas después había de robar a la patria un servidor horado y fiel, al ejército uno de sus brazos más esforzados, a su triste esposa el hombre más virtuoso de la tierra, y a sus numerosos amigos un modelo de hidalguía y de sinceridad poco común… A las cuatro de la tarde fue trasladado a Candelaria en
hombros de los paisanos, que se disputaban el honor de conducirlo. Torrentes de agua caían al llegar al pueblo. Al amanecer del 18 continuó el herido su marcha en un catre entoldado hacia el camino de hierro, donde le esperaba un tren extraordinario con dos facultativos para trasladarlo a La Habana…Y al llegar al cafetal de la Reunión, exhaló sin sufrir el último
suspiro… La frase que pronunció después de extraerle la bala fatal, cogiendo de la mano a su ayudante y estrechándola contra su pecho: ¡Dios mío! Decía, ¿ y la acción… quién la acaba!… Sus últimas palabras en aquella noche de desesperación, de llanto y de luto eran; ¡Siseta! -diminutivo de Narcisa, su esposa-… ¡Naya! Dos personas que habían identificado su porvenir y su existencia a la del malogrado General Ena.
En las solemnes exequias celebradas el 15 de julio de 1852, imaginaos el viaje del cádaver durante casi un año..en el Templo Metropolitano del Pilar de Zaragoza, pronunció la oración fúnebre el doctor Don Miguel Sanz y Lafuente. 

¿Se acabó la acción contra Narciso López? Pero quién mató a Narciso López?.

Esto nos trae más sorpresas, Narciso López nació en Caracas, en 1798, se formó militarmente sirviendo al ejercito español en Venezuela, donde obtuvo victorias pero perdió en la batalal decisiva naval del LAgo MAracaibo y de allí huyó a Cuba con los restos del ejército español; de ahí pasa a España donde combate en la Primera Guerra Carlista y llega al grado de General;

 Seguidamente con Jerónimo Valdés, que había sido nombrado Capitán General vuelve a Cuba. Éste le confió la tenencia de Matanzas y Trinidad y la presidencia de la Comisión Militar, contrayendo asimismo matrimonio con una hermana del gran terrateniente cubano, Francisco de Frías y Jacott, Conde de Pozos Dulces.

El Capitán General Leopoldo O’Donnell, ese militar con nombre de calle en Madrid, le destituyó en 1843 de sus cargos, y desde entonces se alineó y comprometió con las causas de los terratenientes cubanos, en línea con el mantenimiento de la esclavitud del Sur.

Tenemos a Narciso pasado de bando, vinculado a la familia Iznaga,que financiaron la primera invasión de Cuba en 1949. Su idea era apartar de en medio a los españoles y sostener el negocio del azúcar a su manera, con mano de obra esclava. Hoy día se puede visitar en las afueras de Trinidad, en Cuba el complejo agrícola de Manaca/Torre Iznaga: fábrica de azúcar, una casa de vivienda, Barracones de esclavos, que devinieron con en el paso del tiempo en caserío, así como una torre vigía. Han desafiado el tiempo y llegado a nuestros días, restos de algunas de las dependencias de la fabrica, la majestuosa casa hacienda, parte del caserío de los esclavos y la Torre, todos se erigen como una huella imborrable de poderío, riqueza y maestría constructiva del período colonial trinitario.

Cuenta la leyenda que fue creada debido a un lance amoroso entre los Hermanos Pedro y Alejo Iznaga, ricos hacendados y dueños de plantaciones de azúcar. Los parientes se enamoraron de la misma joven y decidieron jugarse su amor mediante la construcción de una obra cuya magnitud definiría al victorioso. Alejo levantó la torre de 45 metros, mientras Pedro perforó un pozo de 28 metros de profundidad, que hasta ahora utilizan los pobladores del valle.

Cuentan que aún vigila todo lo que se mueve en el Valle de los Ingenios, como hacía siglos atrás cuando los mayorales avistaban los movimientos de los esclavos fugitivos y se daba la voz de alarma en caso de incendio en las plantaciones.

Pues bien, de esas iniciativas que aprovechaban el creciente y legítimo autonomismo cubano, surgieron los oportunistas como en este caso el despechado Narciso López iba intentando el negocio:

– el  9 de mayo de 1850 se concretó su proyecto expedicionario, al desembarcar en Cárdenas con 600 hombres, pero el escaso apoyo en la isla, al ver que el objetivo era mantener la esclavitud y la inferioridad de sus fuerzas le obligaron a retirarse.

– El 12 de agosto de 1851 en una nueva expedición, con 400 mercenarios a bordo del Creole, contra las órdenes del gobierno federal, desembarcó nuevamente en la isla con la pretensión de establecer una república independiente y su posterior anexión a los EE.UU.

Es aquí donde se le cruza Manuel de Ena y sus hombres; Manuel cae, pero a su pregunta de quien acaba la acción…respondieron sus tropas: hicieron prisionero en el transcurso de aquella nueva tentativa  Narciso López en pinos de Rangel a las dos semanas de la caída de su jefe , y fue ejecutado por traición, mediante garrote vil, en La Habana el 1 de septiembre de ese año. Hay que tener en cuenta que habían sido compañeros de armas en España en la guerra carlista.

Para esas aventuras anexionistas y liberadoras, de las que un Chaves o Fidel Castro lo convierten en mártir bolivariano, una aportación más de Narciso, el diseño de la bandera cubana,a la imagen y semejanza de la de Texas para su incorporación a la Unión como nueva estrella, y que luego se convertiría en la actual bandera cubana.

La leyenda edulcorada que no se corresponde a la realidad es esta:

En el año 1849, Narciso López se encontraba exiliado en la ciudad estadounidense de Nueva York llevando a cabo los planes para una posible insurrección. Una mañana, cuenta la leyenda que una vez levantado López de su sueño y al mirar por la ventana, vio en el cielo los colores del alba de la mañana. A lo lejos pudo apreciar “un triángulo de nubes rojas que anunciaban el alba, y en el triángulo brillaba el lucero de Venus, la estrella de la mañana, mientras dos nubes blancas partían desde el triángulo para dividir en tres franjas azules el cielo resplandeciente” .  Ya tenía bandera.

 Así que quería dejarse anexionar por el Imperialismo ¡Fijaros qué martir revolucionario! Independentista de pacotilla, pirata, traidor y ahora mártir, en los altares con la espada de Bolivar.

Muy mal Comandantes, muy mal!

La derrota y muerte de muchos expedicionarios, procedentes de Nueva Orleans, provocó la destrucción del consulado español en aquella ciudad y el cambio de nombre de numerosos habitantes de dicha ciudad para ocultar su procedencia española. Varios miembros de la familia Iznaga, ante la posibilidad de ser acusada, se trasladó al estado de Misisipi, donde adquirió extensiones de terreno para el cultivo de algodón mediante esclavos.

El doctor Sanz Lafuente declamó su:  Oración fúnebre que en las solemnes exequias celebradas el 15 de julio de 1852 en el Santo Templo Metropolitano del Pilar de Zaragoza, con motivo de depositarse en el mismo a virtud de Real Orden el cadáver del Excmo. Sr. Teniente General D. Manuel Ena, muerto gloriosamente en La Habana el año precedente defendiendo los derechos de la España y la integridad del territorio.

Se trata de un extenso escrito, en el que hace un canto al héroe altoaragonés por haber muerto gloriosamente en La Habana defendiendo los derechos de España y la integridad de su territorio

Cuando vayais al Pilar, podéis poner una vela a la virgen, pero mi General que no se quede sin un cirio tamaño Torre de Iznaga, que aquí unos llevan la fama y otros hay que descubrirlos buscando leones por el Pilar de Zaragoza.

Aplicando los mismos designios autonomistas de Narciso, así quedaría la nueva bandera cubana:

 Hay otros que directamente abogan por la incorporación de Cuba como Comunidad Autónoma, ¡qué lío!

Viva Loarre; y su castillo donde paramos la invasión musulmana y nació nuestro héroe contra los piratas del Caribe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s