¡Ah, no ser yo toda la gente y todas partes!

*

Lucas Castelo Branco (Praia de Itaipú – Alvorada)

Oda triunfal-Álvaro de Campos (Heterónimo del gran Fernando Pessoa)

A la dolorosa luz de las grandes lámparas eléctricas de la fábrica

tengo fiebre y escribo.

Escribo haciendo rechinar los dientes, fiera ante la belleza de esto,

ante la belleza de esto que desconocían totalmente los antiguos.

¡Oh ruedas, oh engranajes, r-r-r-r-r-r eterno!

¡Fuerte espasmo retenido en la maquinaria enfurecida!

¡Enfurecida fuera y dentro de mí,

a través de todos mis nervios disecados,

a través de todas las papilas de aquello con lo que siento!

Tengo los labios secos, oh grandes ruidos modernos,

de oírlos de demasiado cerca,

y me arde la cabeza de quererlos cantar con un exceso

de expresión de todas mis sensaciones,
¡con un exceso contemporáneo de ustedes, máquinas!

Mirando febril los motores como a una Naturaleza tropical–
grandes trópicos humanos de hierro, fuego y fuerza–
canto, y canto el presente, y también el pasado y el futuro
y hay Platón y hay Virgilio y fueron humanos,

y pedazos de Alejandro Magno de acaso de siglo cincuenta,

átomos que irán a dar fiebre al cerebro de Esquilo del siglo cien,

andan por estas cintas transportadoras y estos émbolos y estos volantes,
rugiendo, chirriando, susurrando, atronando, mordiendo,

haciéndome un exceso de caricias en el cuerpo con una sola caricia en el alma.

¡Ah, poder expresarme como se expresa un motor!

¡Ser completo como una máquina!
¡Ir por la vida triunfante como un automóvil último modelo!
¡Poder dejarme penetrar al menos físicamente por todo esto,

desgarrarme todo, abrirme completamente, volverme poroso

a todos los perfumes de aceites y calores de carbón
de esta flora estupenda, negra, artificial e insaciable!

¡Fraternidad con todas las dinámicas!

Promiscua furia de ser parte-agente

del rodar férreo y cosmopolita

de los esforzados trenes,

del laborioso transporte de carga de los navíos,

del giro lúbrico y lento de las grúas,

del tumulto disciplinado de las fábricas

y del casi-silencio susurrante y monótono de las cintas transportadoras.

¡Horas europeas, productivas, atrapadas

entre maquinarias y quehaceres útiles!

Grandes ciudades detenidas en los cafés,

en los cafés –oasis de inutilidad ruidosa

donde se cristalizan y se precipitan

los rumores y los gestos de lo Útil

y las ruedas, y las ruedas dentadas y las chumaceras de los Progresivo!

¡Nueva Minerva sin alma de los muelles y las estaciones!

¡Quillas de chapas de hierro sonriendo apoyadas en los diques,

o en vilo, alzadas, en los planos inclinados de los puertos!

¡Actividad internacional, transatlántica, Canadian Pacific!

Luces y febriles pérdidas de tiempo en los bares, los hoteles,

En los Longchamps y los Derbies y los Ascots,

y Piccadillies y Avenues de l´Opera

que me entran en el alma!

¡He-hi lass calles, he-hi las plazas, he-hí la foule!

¡Todo lo que pasa, todo lo que para en los escaparates!

¡Comerciantes; vagos, escrocs exageradamente bien vestidos;

miembros evidentes de clubes aristocráticos;

escuálidas figuras dudosas; jefes de familia vagamente felices

y paternales hasta en la cadena de oro que les cruza el chaleco de bolsillo a bolsillo!

¡Todo lo que pasa, todo lo que pasa y no pasa nunca!

Presencia demasiado acentuada de las cocottes;

banalidad interesante (¿y quién sabe qué hay por dentro?)

de las burguesitas, madre e hija generalmente,

que andan por la calle con un fin cualquiera,

la gracia femenina y falsa de los pederastas que pasan, lentos;

¡y toda la gente sencillamente elegante que pasea y se muestra

y en definitiva tiene un alma adentro”

(¡Ah, cómo desearía ser el souteneur de todo esto!)

¡La maravillosa belleza de la corrupción política,

deliciosos escándalos financieros y diplomáticos,

ataques políticos en las calles,

y de vez en cuando el cometa de un regicidio

que ilumina de Prodigio y de Fanfarria los cielos

habituales y brillantes dela Civilizacióncotidiana!

¡Noticias desmentidas de los periódicos,

artículos políticos insinceramente sinceros,

noticias passez-à-la-caisse, grandes crímenes–

y de éstos, dos columnas pasando a la página dos!

¡Oh fresco olor a tinta tipográfica!

¡Los húmedos carteles recién pegados!

¡Vients-de-paraître amarillos con una cinta blanca!

¡Cómo os amo a todos, a todos, a todos,

cómo os amo de todas las maneras,

con los ojos y con los oídos y con el olfato

y con el tacto (¡lo que representa para mí palparlos!)

y con la inteligencia como una antena que hacen vibrar!

¡Ah, cómo los celan todos mis sentidos!

¡Abonos, trilladoras a vapor, avances de la agricultura!

¡Química agrícola, y el comercio casi una ciencia!

¡Oh muestrarios de los viajantes,

los viajantes, caballeros andantes dela Industria,

prolongaciones humanos de las fábricas y los serenos despachos!

¡Oh telas de los escaparates! ¡Oh maniquíes! ¡Oh revistas de modas!

¡Oh artículos inútiles que todo el mundo quiere comprar!

¡Hola grandes almacenes con varias secciones!

¡Hola todo lo que hoy se construye, lo que nos hace diferentes de ayer!

Eh, cemento armado, hormigón, nuevos procesos!

¡Avances de los armamentos gloriosamente mortíferos!

¡Blindados, cañones, ametralladoras, submarinos, aeroplanos!

Los amo a todos, a todo, como una fiera.

¡Los amo carnívoramente,

pervertidamente y enroscando la vista

en ustedes, oh cosas grandes, banales, útiles, inútiles,

oh cosas del todo modernas,

oh mis contemporáneas, forma actual y próxima

del sistema inmediato del Universo!

¡Nueva revelación metálica y dinámica de Dios!

¡Oh fábricas, oh laboratorios, oh music-halls, oh Luna Parks,

acorazados, puentes, dársenas flotantes–

en mi mente arremolinada e incandescente

los poseo como a una mujer hermosa,

completamente los poseo como a una mujer hermosa que uno no ama,

que, encontrada por casualidad, le parece interesantísima.

¡Hey fachadas de las grandes tiendas!

¡Hey ascensores de los grandes edificios!

¡Hey reajustes ministeriales!

¡Parlamento, políticas, anuncios de presupuestos,

presupuestos falsificados!

(Un presupuesto es tan natural como un árbol

y un parlamento tan bello como una mariposa.)

Hey, interés por todo lo de la vida,

porque todo es vida, desde las gemas de los escaparates

hasta la noche puente misterioso entre los astros

y el amor antiguo y solemne, que lava las espaldas

y es misericordiosamente el mismo

que cuando Platón era de veras Platón

en su presencia real y en su carne con el alma dentro,

y hablaba con Aristóteles, que no iba a ser discípulo suyo.

Podría morir triturado por un motor

con el sentimiento de entrega deliciosa de una mujer poseída,

¡Arrójenme a los altos hornos!

¡Pónganme bajo los trenes!

¡Masoquismo a través de la maquinaria!

¡Sadismo de no sé qué moderno y yo y barullo!

¡Apa-lá jockey que ganaste el Derby!

¡Mordisquear tu gorra bicolor!

(¡Ser tan alto que no pudiese entrar por las puertas!

¡Ah, en mí mirar es una perversión sexual!

¡Hey, hey, hey catedrales!

¡Déjenme partir la cabeza contra sus esquinas

y que me levanten de la calle lleno de sangre

sin que nadie sepa quién soy!

¡Oh tranvías, funiculares, metropolitanos,

frótense contra mí hasta el espasmo!

¡Huiji! ¡Huiji! ¡Huiji uh!

¡Dénme carcajadas en plena cara,

oh automóviles atestados de atorrantes y de putas,

oh multitudes cotidianas ni alegres ni tristes de las calles,

anónimo río multicolor donde puedo bañarme como quiera!

¡Ah, qué vidas complejas, cuánto de todo esto por las casas!

¡Ah, conocerles la vida a todos, las dificultades de dinero,

las diferencias domésticas, las depravaciones que ni se sospechan,

los pensamientos que cada uno tiene a solas en su pieza

y los gestos que hace cuando no puede verlo nadie!

¡No saber esto es ignorarlo todo, oh rabia,

oh rabia que como una fiebre y un celo y un hambre

me enflaquece el rostro y me agita a veces las manos

en crispaciones absurdas en medio de la turba

en las calles repletas de empujones!

Ah, y la gente ordinaria y sucia, que parece siempre la misma,

que usa palabrotas como palabras corrientes,

cuyos hijos roban a las puertas de los almacenes

y cuyas hijas a los ocho años –¡me parece bello y me encanta!–

masturban hombres de aspecto decente en los descansos de las escaleras.

¡La gentuza que anda por los andamios y se va para la casa

por callecitas casi irreales de estrechez y podredumbre!

¡Maravillosa gente humana que vive como los perros,

que está debajo de todos los sistemas morales,

para la cual no ha sido hecha ninguna religión,

ningún arte creada,

destinada ninguna política!

¡Cómo los amo a todos, porque son así,

ni inmorales de tan bajos que son, ni buenos ni malos,

intangibles para cualquier progreso,

fauna maravillosa del fondo del mar de la vida!

(En la noria del patio de mi casa

el burro hace girar y girar la rueda,

y de este tamaño es el misterio del mundo.

Límpiate el sudor con el brazo, trabajador descontento.

La luz del sol ahoga el silencio de las esferas

y todos habremos de morir,

oh pinares sombríos al crepúsculo,

pinares donde mi infancia era diferente

de lo que soy hoy…)

¡Pero, ah, otra vez la rabia mecánica constante!

Otra vez esa agitada obsesión de autobuses.

¡Y otra vez la furia de estar viajando al mismo tiempo en todos los trenes

de todos los lugares del mundo,

de estar despidiéndome a bordo de todos los barcos

que a estas horas están levando anclas o apartándose de los muelles.

¡Oh hierro, oh acero, oh aluminio, oh chapas de hierro ondulado!

¡Oh muelles, oh puertos, oh trenes, oh grúas, oh remolcadores!

¡Hey, grandes accidentes de tren!

¡Hey, derrumbes de galerías de minas!

¡Hey, naufragios deliciosos de los grandes transatlánticos!

¡Hey, revoluciones de aquí, de allá, de acullá,

alteraciones de constituciones, guerras, tratados, invasiones,

ruido, injusticias, violencias, y quizá en breve el fin,

la gran invasión de Europa por los bárbaros amarillos,

y otro Sol en el Horizonte nuevo!

¿Qué le importa todo esto, pero qué le importa todo esto

al fúlgido y rojizo fragor contemporáneo,

al fragor cruel y delicioso de la civilización de hoy?

Todo eso lo apaga todo, salvo el Momento,

el Momento del tronco desnudo y caliente como un fogón,

el Momento estridentemente ruidoso y mecánico,

el Momento dinámico por el que pasan todas las bacantes

del hierro y del bronce y de la borrachera de los metales.

Ea trenes, ea puentes, ea hoteles a la hora de cenar,

ea aparatos de todo tipo, férreos, roscos, mínimos

instrumentos de precisión, aparatos de triturar, de cavar,

herramientas, trépanos, máquinas rotativas!

¡Ea! ¡Ea! ¡Ea!

¡Ea electricidad, nervio enfermo dela Materia!

¡Ea telégrafo, simpatía mecánica del inconsciente!

¡Ea túneles, ea canales, Panamá, Kiel, Suez!

¡Ea todo el pasado en el presente!

¡Ea todo el futuro ya en nosotros! ¡Ea!

¡Ea! ¡Ea! ¡Ea!

¡Frutos de hierro y útil del árbol-fábrica cosmopolita!

¡Ea! ¡Ea! ¡Ea, ae-ho-o-o!

Ya ni sé que existo por dentro. Giro, ruedo, me instrumento.

Me enganchan en todos los trenes.

Me izan en todos los muelles.

Giro en las hélices de todos los barcos.

¡Ea! ¡Ea-ho ea!

¡Ea! ¡Soy el calor mecánico de la electricidad!

¡Ea! ¡Y los rieles y las salas de máquinas de toda Europa!

¡Ea y hurra por mí-todo y por todo, máquinas en marcha, ea!

¡Saltar con todo y por encima de todo! ¡Hupa-la!

¡Hupa-la, hupa-la, hupa-la-la, hup-la!

¡Hey-la! ¡Hey-hop! ¡Huo-o-o-o-o!

¡Z-z-z-z-z-z-z-z-z-z-z-z!

¡Ah, no ser yo toda la gente y todas partes!

(1914)

*   Bernd y Hilla Becher forman parte de la historia de la fotografía contemporánea desde que en 1959 comenzasen a fotografiar y documentar de manera sistemática las distintas                                  tipologías y objetos industriales.

  • Bernd Becher nació el 20 de agosto de 1931 en Siegen y falleció el 22 de junio de 2007 en Rostock. Estudió pintura y litografía en la etapa de 1953-1956 en la Staatliche Akademie der Bildenden Künste Stuttgart, para posteriormente estudiar tipografía bajo las órdenes de Karl Rössingdurante los años 1959-1961 en la Düsseldorfer Kunstakademie. Se le considera un maestro de la documentación de la nueva objetividad, al lograr influir, desde que fue nombrado en 1976 profesor de fotografía en la Düsseldorfer Kunstakademie,  a una generación de artistas contemporáneos de la talla de Andreas Gursky, Axel Hütte, Thomas Ruff, Candida Höfer o Thomas Struth. Todos estos artistas han ido adquiriendo renombre internacional con proyectos sin intención artística alguna, pero que en un análisis más minucioso revelan  su sutil refinamiento artístico a través de los códigos clásicos de la percepción, poniendo de manifiesto la deslumbrante complejidad del medio fotográfico.
  • Hilla Becher (anteriormente Wobese) nació el 2 de septiembre de 1934 en la localidad alemana de Potsdam, donde trabajaba de aprendiz de fotografía antes de acudir a la Düsseldorfer Kunstakademie durante los cursos de 1958-1961. Durante sus viajes el tren a Düsseldorf, a la artista le conmovían las gigantescas estructuras industriales (de altos hornos e industrias metalúrgicas y mineras) que trabajaban a pleno rendimiento en la cuenca del Rühr.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s