Norway? no way

El tipo de la foto, que nos dice “hastaluegolucas” es San Olav” de Noruega, inspirador de estas líneas….

Estaba yo mirando que el mundo sigue al revés, Noruega ese país con nombre de rubia y fiordos,  junto a Liechtenstein -ese país kinder sorpresa- e Islandia, forman con la Unión Europea lo que se llama el Espacio Económico Europeo. Y aunque tienen muchas ventajas dentro a través del  viejo Acuerdo Europeo de Libre comercio, están co-financiando en la Europa más pobre, España incluida, una serie de infraestructuras adicionales a las creadas con fondos europeos; esos mastodontes que han proliferado al calor del motor de la hormigonera y la corrupción ; cosas más o menos necesarias desde la óptica Noruega, como la Capilla de San Olav en Covarrubias, provincia de Burgos; y diréis, ¿esto era supernecesario?, pues bien parece que históricamente sí porque se materializa así el deseo expresado hace casi 750 años por la princesa Kristina de Noruega a su marido, el infante Felipe (hermano del rey Alfonso X el Sabio de Castilla y León), de construir una capilla en España en honor a Olav el Santo, que vete  a sabe wikipedia que hizo ese señor santo. He leído información adicional que la empresa constructora entró en concurso de acreedores y se demoró su construcción, ya no encontraban mano de obra quizás y los materiales no llegaban, tuvo que intevenir la Embajada noruega, que seguro daría canapés de salmón en la honda Castilla el día de la inauguración  y puede que intervino hasta San Olav, pero ahí está inaugurada con presencia real y todo.

Y así unos cuantos proyectos que nos dejan unos cuantos millones , unos diez al año más o menos con actuaciones variopintas como un parque tecnológico en Gijón, unas reformas y mantenimiento del Acueducto de Segovia que era romano y que pelearon fuerte con los noruegos en alguna parte de Asterix lo leí..etc etc El Mecanismo ha dado mano de obra para la construcción, que imagino a través de empresas y subcontratistas; os acordais cuando en España todo obrero de la construcción nivel paleta se hizo mínimo aparejador cuando no, arquitecto en plaza y sobre deslizante a la gente “de urbanismo” categoría que ha aglutinado todos los casos sonados de corrupción en España y lo que  te rondaré salmonete…era como llegar a la capital de Noruega…” si me dais un pico de Euros OSLO recalifico. Y así estamos, de ese Oslo vienen estos lodos en los que nos retozamos, claro que los españoles paletas que se creían aparejadores, que se hicieron promotores, que quebraron, estaban ociosos en sus casas y les dió por ver esa cumbre de la televisión que es “Aspañoles por el Mundo” , donde como ya he comentado las dos preguntas básicas son.: ¿Que echas de menos de Spaña?…monorespuesta: el jamoooooon!  y la segunda: piensas volver a España pronto?… Y es ahí donde aparece la verdadera razón de su expatriación, aparece la chica/o de Granollers con un Jambo pongamos Jamaicano/a , de superestructura tarzanesca, todo miembros musculados y gafas invariablemente oscuras, y dice el/la con una sonrisita…de momento no, claro, ¡ con el pifostio lio y tío/a en que te has metío, cualquiera renuncia al amor por una vida menos enrollada en la moribunda España. Entonces, es cuando el españolito levanta las cejas en su sofá, hace cuentas (mal) y se envalentona y se presenta como quien va a Tafalla, en la mismísima Oslo o Bergen, sin conocimiento, formación, huevos, ni pasta ni chica musculada ni nada , una hecatombe humana que está pasando las de San Olav para ejecutar el dicho Fondo del Mecanismo Financiero del Espacio Económico Europeo…en España:

Y este señor de la foto no es mi abuela, sino el escritor noruego Kjell Askilden

Kjnell que debió pasar una infancia llena de arenques y ostracismo nos lanza unos cuentos llenos de sarcasmo y dureza, coincido con este crítico  de La Razón, José Luis Charcán  ,en su visión de los cuentos atrayentes pero demasiado inquietantes del Sr. Askildsen:«Sobrio, conciso y claro como el hielo, pocos como el noruego Kjell Askildsen consiguen en muy pocas lineas retratar la llamada “sociedad del bienestar” como una aburrida estructura de consumidores que no consigue expresar ni un solo sentimiento. // Kjell Askildsen, autor famoso en su país y que ha suscitado críticas muy favorables con sus tres libros traducidos hasta la fecha […], representa, a sus 77 años, un hito en la literatura contemporánea escandinava y europea. Sus señas de identidad literaria radican en la contención, la brevedad y la concisión formales y en la irónica, sarcástica y ácida visión de la realidad en lo sustancial».

Aquí Kjnell, nos trae un arenque suyo avinagrado como siempre con risa de fondo:

AJEDREZ

“Ajedrez” está incluido en la antología de cuentos Últimas notas de Thomas F. para la humanidad (Premio de la Crítica noruega, 1983), publicado en España por Lengua de Trapo.
 
El mundo ya no es lo que era. Ahora, por ejemplo, se vive más tiempo. Yo tengo ochenta y muchos, y es poco. Estoy demasiado sano, aunque no tenga razones para estar tan sano. Pero la vida no quiere desprenderse de mí. El que no tiene nada por que vivir tampoco tiene nada por que morir.
Tal vez sea ese el motivo.
Un día hace mucho, antes de que mis piernas empezaran a flaquear seriamente, fui a visitar a mi hermano. No lo había visto desde hacía más de tres años, pero seguía viviendo donde fui a visitarlo la última vez. “Sigues vivo”, dijo, aunque él era mayor que yo. Me había llevado un bocadillo y él me ofreció un vaso de agua. “La vida es dura –dijo–, no hay quien la aguante”. Yo estaba comiendo y no contesté. No había ido allí a discutir. Acabé el bocadillo y me bebí el agua. Mi hermano miraba fijamente hacia algún punto situado por encima de mi cabeza. Si me hubiera levantado y él no hubiese desviado la mirada antes, se habría quedado mirándome directamente, pero sin duda la habría desviado. Mi hermano no se encontraba a gusto conmigo. O dicho de otro modo, no se encontraba a gusto consigo mismo cuando estaba conmigo. Creo que tenía mala conciencia o, al menos, no buena. Escribió una veintena de novelas muy largas, y yo solo unas cuentas, y además breves. Está considerado como un escritor bastante bueno, aunque un poco guarro. Escribe mucho sobre el amor, sobre todo el amor físico, no pregunto dónde lo habrá aprendido.
Mi hermano seguía con la mirada clavada en algún punto situado por encima de mi cabeza, supongo que se sentía en su derecho por las veinte novelas que tenía en el fofo trasero. Me estaban entrando ganas de largarme sin decirle el motivo de mi visita, pero pensé que después de la caminata que me había dado sería de tontos, así que le pregunté si le apetecía jugar una partida de ajedrez. “Eso lleva mucho tiempo –dijo–, y yo ya no tengo mucho tiempo que perder. Podrías haber venido antes”. Debí levantarme y largarme en ese momento, se lo habría merecido, pero soy demasiado cortés y considerado, esa es mi gran debilidad, o una de ellas. “No lleva más de una hora”, dije. “La partida sí –contestó–, pero a eso habría que añadir la excitación posterior o el cabreo si la perdiera. Mi corazón, sabes, ya no es lo que era. Y el tuyo tampoco, supongo”. No contesté, no tenía ganas de discutir con él sobre mi corazón, así que dije: “de modo que tienes miedo a morir. Vaya, vaya”. “Tonterías. Lo que pasa es que mi obra aún no está concluida”. Así de pretencioso estuvo, me entraron ganas de vomitar. Yo había dejado el bastón en el suelo, y me agaché a recogerlo, quería que dejara de presumir. “Cuando morimos, al menos dejamos de contradecirnos”, dije, aunque no esperaba que entendiera el sentido de mis palabras. Pero él era demasiado soberbio para preguntar. “No ha sido mi intención herirte”, dijo. “¿Herirme?”, contesté levantando la voz. Era razonable que me irritara. “Me importa un bledo lo poco que he escrito y lo poco que no he escrito”. Me puse de pie y le solté un discurso: “Cada hora que pasa, el mundo se libra de miles de tontos. Piénsalo. ¿Te has parado alguna vez a pensar en la cantidad de estupidez almacenada que desaparece en el transcurso de un día? Imagínate todos los cerebros que dejan de funcionar, pues es ahí donde se almacena la estupidez. Y sin embargo, todavía queda mucha estupidez, porque algunos la han perpetuado en libros, y así se mantiene viva. Mientras la gente siga leyendo novelas, ciertas novelas de las que tanto abundan, la estupidez seguirá existiendo. Y añadí, un poco vagamente, lo confieso: “Por eso he venido a jugar una partida de ajedrez”. Permaneció callado un buen rato, hasta que hice ademán de marcharme, entonces dijo: “Demasiadas palabras para tan poca cosa. Pero les sacaré partido, las pondré en boca de algún ignorante”.
Exactamente así era mi hermano. Por cierto, murió ese mismo día, y no es improbable que me llevara sus últimas palabras, pues me marché sin contestarle, y eso no debió de gustarle nada. Quería tener la última palabra y la tuvo, aunque supongo que habría querido decir algo más. Cuando recuerdo lo que se irritó, me viene a la memoria que los chinos tienen un símbolo en su grafía que representa la muerte por agotamiento en el acto sexual.
Al fin y al cabo éramos hermanos. 
El enfoque nórdico hacia lo español aparece en el siguiente vídeo que contrasta también nuestra visión, hablamos de Estocolmo que es un poco Noruego como rubio también no?
 Para los ociosos que estén pensando en no way emigrar a Norway os traigo un video de lo mejor que tiene hoy por hoy Noruega, se trata de una partida magistral de ajedrez del entonces niño prodigio y hoy mejor jugador del mundo Magnus Carlsen haciéndose un indio, Viswanathan Anand; si no os gusta el ajedrez al menos apreciar la lengua noruega del locutor que os sirve de clase de inglés a la vez…
Lo dicho, Noruega no es país para aspañoles…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s