90 años de Modernidade indignada de Brasil

 MARIO Raúl de Morais ANDRADE , conocido como Mario de Andrade (São Paulo 1893- 1945) fue posiblemente el poeta más influyente de su generación ; escribió gran número de ensayos sobre literatura, arte, música y folklore brasileño. Su libro de poemas  Paulicéia Desvairada {Ciudad Alucinada), publicada en  1922, marcó un a ruptura con lo anterior (la escuela parnasiana) y dio un salto adelante en el arte y la arquitectura siendo uno de los organizadores de la Semana de Arte Moderno.

Al margen de su poesía, Andrade defendió su convencimiento de que Brasil se independizara culturalmente de Portugal y creara una expresión propia a partir de su historia, cultura y lengua. Desde 1935 hasta su muerte, Andrade ocupó el cargo de director del departamento de cultura de Sao Paulo.

Este estamento investigaba el folclore y la música del Brasil, temas que se reflejan en sus novelas. Macunaíma (1928) está escrita con un estilo original de rapsodia poética partiendo del folclore de su país. Como musicólogo estudió y escribió sobre la música y el canto populares brasileños; sus estudios más importantes son Ensayo sobre la música brasileña (1928) y La música y las canciones populares de Brasil (1936).

Mario de Andrade falleció el 25 de febrero de 1945 en su residencia de São Paulo a causa de un infarto de miocardio a los 52 años. Diez años después junto a la publicación en 1955 de sus Poesías completas comenzó la consagración de Andrade como una de las principales personalidades culturales de Brasil. En 1960, la Biblioteca Municipal de São Paulo recibió su nombre como homenaje al escritor.

Publicada en 1922 Paulicéia Desvairada es la referencia obligatoria al examinar la literatura brasileña, a partir de su prefacio célebre (Prefácio interessantíssimo), en el que el autor deslinda las diferencias entre la poesía  futurista y la poesia moderna.

He aquí la traducción de dicho Prefacio, perdonad los errores si hubiera..:

Jugadores:  

Se fundó el Desvairismo. Este prefacio, aunque interesante, es inútil. Algunos datos. No todos. Sin conclusiones. Para los que me aceptan  son inútiles ambos. Los curiosos estarán encantados de descubrir  mis conclusiones, comparando obra y los datos. Para el que me rechaza es trabajo perdido explicar lo que antes de leerlo, ya no lo aceptó. Cuando siento el impulso lírico escribo sin pensar en todo lo que mi inconsciente me grita. Entonces pienso no sólo para corregir, sino para justificar lo que escribí. De ahí la razón de este prefacio interesantísimo. Hecho muy difícil saber dónde termina la broma, donde comienza la seriedad. Ni yo lo sé.

  Lo dije y lo repito. Tengo puntos de contacto con el futurismo. Oswald de Andrade, llamándome  futurista, se equivocó. La culpa es mía. Sabía de la existencia del artículo y dejé que saliese. Tal fue el escándalo que deseaba la muerte del mundo. En vano. Yo quería salir de la oscuridad. Hoy tengo orgullo. No me pesaría volver a la oscuridad. Pensé que si  se debaten mis ideas  (que no son mías): debatiríamos mis intenciones. No me voy a callar ahora. Tanto ridiculizaran mi silencio  como este grito.  Andaré hacia la vida con los brazos al aire,  como indiferente  de Watteau. 

Un poco de teoría? Creo que el lirismo, nacido en el subconsciente acrisolado en lo claro y lo confuso, crea frases que son versos enteros, sin perjuicio de medir tantas sílabas , con el acento  determinado. La inspiración es efímera, violenta. 

Cualquier impedimento le perturba e incluso  enmudece. El arte, que, junto con el lirismo, da la poesía, no consiste en prejuzgar la dolida carrera del estado lírico,  es hacer daño para advertirle de las piedras y las cercas de alambre del camino. Déjele que tropiece, caiga y se lastime.  

 El Arte es mondar más tarde el poema de repeticiones innecesarias, de sentimentalidades románticas, de pormenores inútiles o inexpresivos. 

 Que el arte no sea limpiar versos de colorido exagerados. Exagero: símbolo siempre nuevo de la vida como un sueño. Por el arte,  la vida y el sueño se hermanarán.  Y, consciente, no es un defecto, sino un medio legítimo de expresión. “El viento se sienta en el hombro de tus velas”, Shakespeare. Homero  ya había escrito que la tierra gritaba bajo los pies de hombres y caballos. Pero usted debe saber que hay millones de exageraciones en el trabajo de los maestros.

 Hermoso Arte: arbitrario, convencional, transitorio – una cuestión de moda. Hermosa naturaleza: inmutable, objetiva, natural – la eternidad es  la que la naturaleza tiene. El arte no puede reproducir la naturaleza, este no es su fin . Todos los grandes artistas, a veces conscientes (el Rafael de las Madonas, de Rodin a Balzac, el  Beethoven de la Pastoral, el Machado de Assis de Bras Cubas), a veces inconscientemente (la mayoría) estaban distorsionando la naturaleza. De lo cual infiero que la belleza artística, tanto   más subjetiva  cuan  más se aleja de la belleza natural. Otros inferirán  lo que quieran. No me importa. 

El impulso lírico grita dentro de nosotros, como turba enfurecida. Sería divertido que la turba dijese : “¡Alto ahí! Cada uno gritando a su bola, y el que tenga el argumento más fuerte, guárdeselo  hasta el final!” La turba es  confusión aparente. Quién sepa alejarse idealmente de ella verá lo impotente del desarrollo de esa alma colectiva,  hablando de la retórica exacta de las reivindicaciones. Mis reivindicaciones? Libertad. Su uso, no su abuso. Si se imbrica en mis verdades filosóficas y religiosas, no en las convencionales como el Arte , son verdades! No quiero obligar a nadie a seguirme. Acostumbro a andar  solo. 

Virgilio, Homero, no utilizaron la rima: Virgilio, Homero, tienen  asonancias admirables.

  La lengua brasileña es de las más ricas y sonoras. Y posee el admirabilísimo  “ão”. 
  
Marinetti fue grande cuando redescubrió el  poder sugerente  asociativo, simbólico, universal, musical de la palabra libertad. De facto, tan vieja como Adán..

  Marinetti erró: la hizo del sistema. Ese poderoso auxiliar. Uso palabras en libertad. Siento que mi copa es demasiado grande para mí, y por eso no bebo de la copa de los demás. Sé construir teorías ingeniosas. ¿Quieres ver? La poesía está mucho más atrasada que la música. Ésta abandonó, tal vez incluso antes del siglo octavo, el régimen de la melodía cuando es muy octava, para enriquecerse con los recursos infinitos de la armonía. La poética, con raras excepciones hasta mediados de siglo 19 francés, era esencialmente melódica. Vuelvo a llamar verso melódico lo mismo que a la  melodía musical; arabesco horizontal de voces (sonidos) consecutivas conteniendo el pensamiento inteligible. Sin embargo, si en vez de utilizar sólo versos melódicos horizontales:

  “Mnezarete, la divina, la pálida Frinéia comparece ante la austera y rígida asamblea del aerópago supremo.” Hicimos que se sigan palabras sin nexo inmediato entre sí:  estas palabras, por el hecho mismo de no ligarse eseguirse intelectuial, gramaticalmente se sobreponen unas a las otras, para nuestra sensación formando no sólo melodías sino también armonias. 
Me explico mejor: 
Armonia: combinación de sonidos simultáneos 
Ejemplo: 
“Éxtasis.. Luchas… Flechas… Cantares… La gente…” 

Estas palabras no se ligan entre sí. No forman una enumeración- Cada una es fase,  período elíptico, reducido al mínimo telegráfico. 
Si pronuncio “Ëxtasis”, como no forma parte de la frase (melodía), la palabra llama su atención por su aislamiento y permanece vibrando, a la espera de una frase que le haga adquirir un significado que no vemos. “Luchas” no da conclusión alguna a “Éxtasis”; y en las mismas condiciones, no hace olvidar la primera palabra, y permanece vibrando como ella. Las otras voces hacen lo mismo Así:

En vez de melodía (frase gramatical) tenemos una acorde arpegiado, -armonía –el verso armónico. Pero si en vez de usar sólo palabras sueltas uso frases sueltas : se da una misma sensación de superposición, no ya de palabras (notas) sino de frases (melodías). O sea: polifonía poética. Así en  “Paulicéia Desvairada” se usa el verso melódico: 
“São Paulo es una escena de ballet ruso”; el verso armónico: 
“La jauría… La  Bolsa… Las apuestas…” es la polifonía poética (uno y a veces dos e incluso más versos consecutivos): “El  tren trepida… Abruma nieve…” Que tal? No olviden que no obstante, que otro vendrá a destruir todo esto que construí. 
  
Pronombres? Escribo brasileño. Si uso ortografía portuguesa es porque, sin alterar el resultado, me da una ortografía. 
Escribir arte moderno no significa nunca para mí representar la vida actual en lo que tiene de exterior: automóviles, cine, asfalto. Si estas palabras me frecuentan en el libro es porque pensé con ellas escribir moderno, ya que siendo mi libro moderno, ellas tienen en él su razón de ser. 
  
Pero todo este prefacio, como todo el disparate de las teorías que contamos no valen cosa alguna, Cuando escribí “Paulicéia Desvairada” no pensé en nada de esto. Garantizo, sin embargo que lloré, que canté, que reí, que grité…¡Yo vivo! 
  
Otros versos no se escriben para la lectura d eojos mudos. Los versos se cantan, se aíullan, se lloran . Quien no sepa cantar que no lea Paisahje número 1. Quien no sepa aullar que no lea Oda al Burgués, Quien no sepa rezar que no lea Religión. Descartar: el ascenso. Sufrimiento: Colloquio Sentimental. Perdonar: la nana, uno de los solos de Mí Locura, de las Enfibraturas del  Ipiranga. No continuo. Me repugna dar las claves de mi libro. Pero soy yo quien tiene esa clave. 
Ya está acabada la escuela poética del  “Desvairismo”. En el próximo libro fundaré otra. 
Y no quiero discípulos. En el arte: escuela=imbecilidad de muchos para vanidad de uno solo. 
Podría haber citado a Gorch Fock* . Evitaba el  Prefácio Interessantíssimo. “Toda canción de libertad viene de la cárcel”.

NOTA

Gorch Fock era el seudónimo del autor alemán Johann Wilhelm Kinau (22 agosto 1880  Finkenwerder  –  Skagerrak 31 mayo 1916). En 1904 Kinau comenzó a publicar poesía y las historias en su dialecto bajoalemán. En 1913 publicó su obra más popular, la novela   “Seefahrt ist  not,” donde describe la vida de los pescadores de aguas profundas de su isla natal. Murió en combate durante la primera guerra mundial

El buque escuela  emblema de la marina alemana lleva su nombre; el Gorch Fock , que ha pasado a ser objeto de escándalo tras la muerte a bordo de un cadete, el año pasado y se ha sabido que los cadetes  eran sometidos a vejaciones y abusos sexuales. Brillante, Alemania.

 Paulicéia desvairada es también el libro donde se recoge su Oda al burgués poema sarcástico que se convirtió en la expresión más conocida de iconoclastia del  grupo renovador paulista. En él, leído durante la Semana del Arte Moderno , Andrade atacó a las élites reaccionarias. El poema caracteriza una fase de la modernidad marcada por el compromiso con la destrucción de un pasado literario, político y cultural al que se mantenía atada la sociedad brasileña y modelos de comportamiento que prevalecieron  en el siglo XIX. En el contexto revolucionario de la modernidad, el término “burgués” tienen  un campo semántico bien caracterizado. Con él se designa a menudo al enemigo, es decir, al individuo que, indiferente a la modernización propuesta estética y social, permanece anclado en el pasado.

Ode ao burguês

 

Eu insulto o burguês! O burguês-níquel,

o burguês-burguês!

A digestão bem-feita de São Paulo!

O homem-curva! o homem-nádegas!

O homem que sendo francês, brasileiro, italiano,

é sempre um cauteloso pouco-a-pouco!

 

Eu insulto as aristocracias cautelosas!

Os barões lampiões! os condes Joões! os duques zurros!

que vivem dentro de muros sem pulos;

e gemem sangues de alguns mil-réis fracos

para dizerem que as filhas da senhora falam o francês

e tocam os “Printemps” com as unhas!

 

Eu insulto o burguês-funesto!

O indigesto feijão com toucinho, dono das tradições!

Fora os que algarismam os amanhãs!

Olha a vida dos nossos setembros!

Fará Sol? Choverá? Arlequinal!

Mas à chuva dos rosais

o èxtase fará sempre Sol!

 

Morte à gordura!

Morte às adiposidades cerebrais!

Morte ao burguês-mensal!

ao burguês-cinema! ao burguês-tílburi!

Padaria Suissa! Morte viva ao Adriano!

“–Ai, filha, que te darei pelos teus anos?

–Um colar… –Conto e quinhentos!!!

Mas nós morremos de fome!”

 

Come! Come-te a ti mesmo, oh gelatina pasma!

Oh! purée de batatas morais!

Oh! cabelos nas ventas! oh! carecas!

Ódio aos temperamentos regulares!

Ódio aos relógios musculares! Morte à infâmia!

Ódio à soma! Ódio aos secos e molhados!

Ódio aos sem desfalecimentos nem arrependimentos,

sempiternamente as mesmices convencionais!

De mãos nas costas! Marco eu o compasso! Eia!

Dois a dois! Primeira posição! Marcha!

Todos para a Central do meu rancor inebriante

Ódio e insulto! Ódio e raiva! Ódio e mais ódio!

Morte ao burguês de giolhos,

cheirando religião e que não crê em Deus!

Ódio vermelho! Ódio fecundo! Ódio cíclico!

Ódio fundamento, sem perdão!

 Fora! Fu! Fora o bom burgês!… 

  Mario de Andrade nos dejó una de las poesías que te dan buen rollo cuando vas cumpliendo años, que remedio, un clásico:

Saludos zeppelineros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s