Quemando el último cartucho…

Preámbulo: opinión sobre el falso conflicto nacional-nacionalista hispano-argentino:

Y hoy vuelvo a Botswana, el caso que nos ocupa; la lesión real de calibre niteimaginas con un retroceso impactante; ese caso  que visto desde el punto de vista del elefante es bastante díficil; el periodismo de colmillo retorcido ya empieza a hacer sangre azul reduciendo al Rey de las Españas en un energúmeno indiferenciado, Te rompes la cadera y encima los tiburones oliendo sangre fresca, majestad. De campechano del campo a elefantíaco de la selva, en un par de twitters que es lo que durarán de aquí en adelante constituciones, monarquías y otras bagatelas.Ya solo nos queda Benedicto XVI toreando en la Maestranza y ya lo hemos visto todo, en plan Zaragoza-se-salva- este año…

Un Rey por definición es un esclavo en estos tiempos de su cargo (sin un poder -poder sólo jarrón representativo, influyente jarrón representativo, prerrogativas y Nada llevadero creo para una tercera edad; y ahora con los disparos, el diosparadero.

Juancar, has elegido bien y mal. Bien, porque visitas un paraíso donde la cadena trófica está en su máxima expresión; a los machos alfa les tira la cosa selvática.Juancar sabías como se dice Presidente (la máxima figura del Estado en la República de Botswana): Tautona; en setswana, Tau designa al León y ese tona  denota un aumentativo..así Tautona, sería el León Mas grande: El Presidente, el puto amo Juancar. Tú. Has elegido bien, estás en un paraíso y sigues siendo el reeyyyyyy. Los elefantes que os dejan matar a precio forman parte no creas de un programa de control de la población de elefantes; animal que tantos problemas causa a muchas personas en Botswana donde la concentración de los mismos es desde hace un tiempo (con la prohibición de la caza masiva, protegiéndose en lo posible de los furtivos que diezmaban la población para alegría de los malvados japoneses que hasta sus sellos personalizados marcarán nivel si son de marfil africano) un grave problema. Eso no es lo peor en un  país donde se caza todo tipo animales, como España a saber bajo que condiciones, precios y arreglos de montería.

Que sepas, que ese país que no te ha acogido y que no te ha preocupado, es una democracia antes que la tuya, de un tamaño similar y con una población que no llega a dos millones de habitantes diezmada en los humanos más que en elefantes por el virus HIV. Ojalá vuelvas con otra mirada que no sea la de esa mirilla telescópica y en vez de un blanco fácil, te conformes con mirar, respetar ese paisaje. Aqu´ñi como la peña corre más que sus piernas ya hablan de abdicación, exilio y todas esas cosas fílmicas asociadas a la realeza no querida por su pueblo.Dejemoslo, abuelo, te has pasado del Soberano al Veterano y hay  cognacs que ya no se pueden tomar: ¡Cazar elefantes JuanCAr!, ¡¡¡qué ocurrencias con las mesas de ping-pong que hacen ahora!!!.. Te llevas al nieto y venga pingpong, sano, barato, irreprochable. La monarquía esta quemando el último cartucho y tenía  que ser en ese paraíso republicano.

He buscado los periódicos de cabecera de la época en que viví allí;: Mmegi,Guardian, The Voice…Nada, ni rastro del Rey de España, ni se han enterado, ni probablemente les importe. La prensa de Botswana era un regalo permanente con esas noticias cotidianas que de reales eran surrealistas. Sin ir más lejos hoy la noticia no era esa, a menudo reportan en als noticias deportivas la pérdida de algun miembro de jugadores que iban a jugar un  partido y se los comió un león, mordió un cocodrilo y cosas maravillosas así..Otro tema recurrente era la percepción que tienen ellos sobre sí mismos, Botswana se visualizaría con un burro chocando con un ferrari, elefante chocando con un rey…tradición y modernidad, avances en lo económico y miedoa la apertura en las costumbres.

De las noticias del dia de hoy destaco dos, no por machistas menos jugosas; veamos:

Dlamini el polígamo de Mmadinare

Vive con sus dos esposas de Zimbabwe en una granja en Phokoje, que se encuentra entre Selebi-Phikwe y Mmadinare.  Unos  800 metros de la casa principal donde vive la esposa principal, hay  una casa más pequeña perteneciente a la esposa más joven.

Dhlamini de 60 años de edad, nacido en Botswana, de  padres de Zimbabwe, considera que la poligamia  una práctica normal que sólo es poco frecuente en Botswana porque los hombres de Botswana no tiene lo que hay que tener para proveer a sus esposas

(Que bonico El Tipo y sus  Declaraciones)

“Mi  padre tenía cuatro esposas. Botsuanos solian casarse con muchas esposas. Yo soy un motswana que disfruta de todo el derecho aquí”, dijo.

 Estuvo casado con una mujer motswana. “Las mujeres de Botswana son perezosas y molestas. Son buenas para esquilmar el patrimonio  familiar. Botswana gape ba dingalo ga o kake wa ba pataganya”, dijo. Vamos bien, maño.

La esposa principal tiene  32 años de edad, mientras que la secundaria tiene  29 años de edad. Cuando el periodista estaba  con la mujer mayor y el marido, la esposa más joven trajo a Dhlamini los alimentos antes de retirarse a su casa. “La persona que estaba aquí con la bandeja de la comida es su esposa más joven”, dijo Mma Dhlamini  la mayor.

La esposa principal explicó cómo se relacionan pacíficamente y disfrutan de su mutua compañía. Hizo hincapié en que está bien compartir un  marido.

“Estamos bien con nuestro Dhlamini. Él tiene una buena programación para nosotras. Se queda en mi casa durante dos días, luego se va a la de la esposa más joven otros dos días y sí. Estamos  bien con él “, dice la esposa principal. Durante la visita del periodista , Dhlamini había ido a la casa principal para comprobar el progreso de las reformas que están haciendo.

La esposa más joven le llevaba la comida a la casa principal, porque ese día la sede del marido era la casa pequeña.

La mayor  dijo que esto era indicativo de una buena relación. “A veces, incluso visito a la esposa más joven por la noche para  charlar. Ya me avisó antes de casarnos que quería  casarse con más mujeres”, dijo el figura, y agregó que ella piensa que su marido ya no iba a tomar otra esposa habida cuenta de su edad.

“Yo no era parte de las negociaciones cuando se casó con la esposa más joven, pero visité  su pueblo natal, como es tradición”, dijo. Relató que en los viejos tiempos, las esposas de un hombre vivían bajo el mismo techo. Eso es imposible en la actualidad, ya que cada mujer tiene que tener su propia propiedad, dijo.

Gape Basadi ga ba Tshwane-yo mongwe o kgona go nna setshwakga yo mongwe un siame”, dijo. La gran finca en la  que viven está dividida en potreros. Una parte se reserva para la cría de ganado, mientras que la  otra la dedican al cultivo.

También hay un huerto con más de 30 árboles. Los días de las dos mujeres comienza con el bombeo de agua de un pozo en la finca para regar los árboles. “Una esposa motswana nunca hará eso. Pero vale la pena hacerlo porque queremos que esta granja a sea la envidia de mucha gente”, dijo la mujer mayor.

Dhlamini consulta a sus esposas  las cuestiones de la familia y les  permite aportar ideas. que gran corazón “Ellas también son libres de presentar cualquier idea que puedan tener. Me quedaré con las dos a condición de que se comporten bien”, dijo Dhlamini sin pestañear

La familia perdió la propiedad y el techo de la casa principal, a resultas de una tormenta que arrasó la zona hace cuatro meses. Se les asignaron grandes tiendas de campaña y se les ayudó con una canasta de alimentos de emergencia tras el día de la catástrofe.

Desde entonces, sobreviven por  las dádivas de simpatizantes. Algunas empresas locales y particulares han hecho donaciones en forma de materiales de construcción. Parte de la casa está siendo cubierta.

Hago un llamamiento para la asistencia de público en general, las empresas y personas de negocios. Mis hijos han estado durmiendo fuera desde la tormenta y  son vulnerables a ataques de serpientes. Hemos matado  muchas en torno a las tiendas de campaña “, agregó

Dhlamini solia  vender productos de artesanía en el cruce de Mmadinare. Pero  ha vuelto a  su granja, porque el negocio ya no generaba buenos ingresos.

“Tengo buenos planes y estrategias para resucitar mi negocio, pero necesito el dinero. Ruego a las personas compasivas para que me ayuden”, suplicó.

Dijo que fue formado  la elaboración de artesanías en Zimbabwe y está interesado en impartir los conocimientos necesarios para Botswana.

Él dijo que él ha descubierto que Botswana no están interesados en el trabajo manual como medio de supervivencia.

 

Un marido celoso (que se deja fotografiar) dramático plan para atrapar a una “mujer infiel” le trajo  algo más de lo que esperaba cuando acabó en un calabozo para pasar la noche..

El marido furioso que se identificó con el periódico The Voice sólo como Pedro entró  por la fuerza en su propia casa en Mogoditshane rompiendo  la puerta de entrada la madrugada del sábado después de viajar desde Maun, donde vive.

Cuando no encontró a nadie en el dormitorio, hirviendo de ira, el marido furioso derribó la puerta del baño y encontró a su esposa e hijos  acurrucados ya que lo confundieron con un ladrón.

Pedro, que estuvo acompañado por dos de sus compañeros continuó acusando a su esposa de engaño, mientras que recorría frenéticamente toda la casa  en busca de pruebas .

“Sé que alguien ha estado durmiendo aquí. Su ropa se ha lavado incluso aquí “, gritó Pedro mientras hurgaba en la canasta de lavado y recuperaba unos calzoncillos bóxer y y exigió saber quién era su dueño.

Sin embargo, la mujer visiblemente alterada negó con vehemencia haberle hecho trampas  insistió en que los calzoncillos  pertenecían a un amigo de la familia que los había visitado.

“Entonces, ¿qué está haciendo su coche en el patio a esta hora de la noche?” Le preguntó Pedro. Se refería a  un Toyota Camry de color beige que se encontraba estacionado en frente de la casa.

La mujer avergonzada explicó que el coche tuvo un problema mecánico en una de las visitas de su amiga y que había estado allí durante semanas a la espera de ser arreglado.

La explicación sin embargo, parecía alimentar la ira del marido desconfiado como él así que procedió a romper las ventanillas  y los focos del Toyota  antes de llamar a su dueño para hacerle saber acerca de los daños. El propietario informó a la policía que detuvo a Pedro Mogoditshane por la noche y lo dejó en libertad al día siguiente.”

Y mañana en ABC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s