Qué es el amor?

Desde el solar del mamey; Un Rey en La Habana; con desperdicio, pero divertida, ¡estos españoles!, peli cubana…esclarecedora.

Anuncios

Bloody crisis

Ladies and gentiles, esto es lo que hay en la España citerior, recortes en salud (copago, repago y lio medicamentoso); educación (hay que aprender el inglés en las parroquias, ya veréis, menos becas y el programa Erasmus pasará llamarse Nostradomus,  porque enviarán al extranjero de su habitación  a los estudiantes con una caja de cervezas abonable en farmacias), subida del metro de Madrid a 2 Euros-. En las calles veo gente más desesperada y además de la nacionalización del oro negro de Repsol YPF veo un movimiento de descolonización en el sector del oro, con tantos folletos que me dan de compro oro es como si toda España se estuviera fundiendo hasta las muelas. Por el centro de Madrid campea el mercado de la carne de ramera biblíca de toda etnia viva bajo el manto de uns mafias del 13. Y si no se alquilan cuerpos, se compra oro. Recuerdo esa escena de unos negros de color negro que en el fragor del 15 M a duras penas podian andar con sus aperos de hombrecartel “compro-oro” abalanzándose sobre un chiringuito improvisado en la Puerta del Sol donde daban bocatas gratis de chorizo de Pamplona a todo indignado circundante. Oro de conquistadores y chorizo chiriperroflaútico en este ambiente findesiècle , del Siglo de Oro claro, Y si nos remontamos al SXVI vemos que ni estamos muy lejos. Los episodios de la realeza senior y el infantazgo nos remontan a tiempos remotos e inquisitoriales, tipo Obispo de Alcalá que acaba de declarar que la homosexualidad se puede curar e incluso pueden ser felices entodavía. El retablo qauedaría incompleto sin un toque gore, para que nos vayamos enterando de lo que nos queda. Y es que la realidad va a supera la ficción. Veamos, lo que faltaba, la venta del oro rojo

A la isla Providencia llega Victor, un contramaestre que, tras ser asaltado, pierde el barco y se ve obligado a subsistir como el resto de los habitantes de la isla: vendiendo sangre. El lugar está gobernado por los hermanos Almeida, unos tiranos dictadores que comercian con la sangre enviándola a paises desarrollados, motivo por el que mantienen a la población en las más paupérrimas condiciones de existencia.
Esta película de 1978 que vi en saliendo de la infancia me produjo una honda impresión; basada en un libro de Vazquez Figueroa los humanos eran una especie de ganao que sobrevivian y pagaban sus deudas a través de la venta de su propia sangre, siendo explotados al máximo.

En España se han disparado las cifras de personas que se ofrecen como cobayas mediante remuneración para experimentos clínicos, por no hablar de la realeza de esos caballeros que venden su semen más o menos atropelladamente en la extracción, a cambio de unos euros

Pues bien,ciudadanos, sio quereis un extra para pagar los medicamentos, no problem, ya se esta´n acercando los vampiros para operar en España, que ya nos ven carroñeramente, en lo que vamos a quedar:

“Victor Grifols, presidente de la farmacéutica Grifols, ha pedido que se legalice la venta de sangre como complemento económico para los parados. Esta práctica es habitual en EE UU, país de origen de la filial de Grifols, Talecris. Grifols “podría pagar 60 o 70 euros por semana” a un donante”

Sin embargo como veis, la empresa matriz Talecris, es bastante odiada en Estados Unidos y esos lugares que nadie quiere porque atraen especimenes lamentables en el entorno de los centros o mismo caso que Eurovegas y esas locuras post Romaardiendo nos la intentan encajar en Europa:

Peldaños hacia la degfradación. Pues sí, la izquierda e indignados reclamaban antes de las elecciones lo de “otro mundo es posible”, y sí, me temo que la derecha está cumpliendo: otro mundo es posible. Y acabaremos en una demagogia de casquería; o será necesaria otra Revolución como la de los zombies cubanos:

Faltará poco para ver granjas de chinos, rumanos o españoles, de personas descarriadçisimas y palidísimas hacinadas y enganchadas al jeringuillazo, que les sirva para tirar adelante para benefiocio de sus ganaderos.

Vampirización inquisitorial, que nos convertirá en autómatas sanguinolentamente adormecidos, y de camisas nuevas que dios bordó en rojo antes de ayer y cara mirando el cielo de buiotres donde eran gaviotas.

Y mientas lo-siento-mucho-me-he-equivocau-no-volverá-ocurrir—mirad que crack en los dos primeros minutos en castellano (luego aprece que en valenciano):

Babar Borbón

La news: La estabilidad económica de España suma una nueva preocupación, una vez se ha conocido que el Rey ha pasado parte de una de las peores semanas de España cazando elefantes en Bostwana, lo que ha desencadenado un aluvión de críticas en las redes sociales en pleno 14 de abril, aniversario de la proclamación de la segunda República española en Eibar.El Rey sufrió durante su estancia en el país africano la ruptura de su cadera en tres partes, lo que le ha provocado una operación quirúrgica este sábado en Madrid. Coincide además que su nieto mayor, de 13 años, está ingresado en el mismo momento tras haber sufrido un accidente también de caza.

Cazar elefantes paqué, a tu edad, paqué? Con la que está cayendo, paqué. Pabernos matao, JuanCar.

Acaso no crees en los elefantes?. Yo creo más en los elefantes que en los infantes, y es que en la Casa Real española se disparatea por doquier.

Los tuiter venían hoy graciosos aniversario republicano:”Borbones, entregad las armas y rendíos”, “Esa cadera, anuncia la Tercera”, “Elefantes africanos, son republicanos”, “Los borbones en quiebra si se establece el copago sanitario”.

Y me ha venido a la mente Babar ese elefantito monarquico que se escapa de Palacio para adentrarse en la selva, ese eres tú, rey.

Estaba ansioso por ver el reflejo en la prensa de Botswana, el periódico de más tirada nacional Mmegi , en su versión electrónica todavía no se ha hecho eco de la noticia y mejor casi que no se haga: En los dos años en que viví en ese paraíso lo español no estaba muy en boga, porque nos veían como cazadores humanos por tener disecado un Negro , “El Negro”, en el Museu Darder de Banyoles, tema sobre el que ya he escrito aquí.

Las noticias del día mas bien daban cuenta del apagón de luz en la Unidad de Cuidados Intensivos del mejor hospital de la capital (Marina Hospital) o la muerte del presidente de Malawi, Bingu Wa Mutharika. Quería saber donde ha sido la cacería. Es cierto qeu la superpoblación de elefantes es un problema para muchos  poblados de Botswana y para la propia especie. Existen métodos de control, y la caza selectiva bajo unos estrictos parámetros es una práctica deseable; con control y si es posible con beneficios “legales” evitando el furtivismo que diezmaba el pasado la población en pos de los codiciados colmillos; Botswana es el paraiso del marfil.

George Bush también probó las bondades de la caza en Botswana , a el le iban más las melenas, y los americanos puesto en peligro la población de leones; al punto que cuando ya no quedaban especímenes machos, los servicios de taxidermia ofrecían colocar extensiones a leones jóvenes para causar luego mayor impresión a las visitas como trofeos colgados de las paredes de casas respetabilisimas de Texas, Ohio y Conneticut. Clinton tuvo su safari particular en Botswana, pero sin cazar, fue allí donde se llevço alñ hotel Mowana, en Kasane a su becaria que luego se hizo famosa Lewinsky.

Se habla de una horquilla de 30.000-60.000 Euros por la excursioncita real más disparar a un elefante. A la vez he leído que hay publicidad en España de sicarios que por 20.000 Euros te liquidan en nuestro suelo patrio con limpieza, tan ricamente. JuanCar, por tus ancestros no leas esto, no te estoy dando ideas eh.

Y mientras en San Sebastian de los no Reyes se izó hoy la bandera republicana.

Y la Reina mientras se ha ido de caza..sorry a su caza, a Grecia.

En conmemoración al día y por azar a la vez, he visto la magnética película de DE TU VENTANA A LA MÍA, de la realizadora aragonesa Paula Ortiz, cuyo tema de Pachi García Alis me ha gustado mucho:

Ya están aquíí… o A tonga da mironga do kabuletê

Los presupuestos más restrictivos de la historia de la democracia en España.,que en su BIDI de descarga me recuerda a la dulce niña de Polstergeist y su pantalla de los horrores…Montoro les dice cosas que solo un niño puede entender….pero es la Bestia…

Y lo que viene…

De un análisis pormenorizado puedo expresar mi opinión. Es esta:

Stachka/ La huelga

La huelga es la ópera prima silente de Sergei Eseinstein: muestra  una huelga en 1903 de los trabajadores de una fábrica de locomotoras en la Rusia pre-revolucionaria, y su represión posterior. La película es famosa por una secuencia casi al final en la que los violentos sofocan la huelga cruzándose  transversalmente con imágenes de animales que se sacrifican, aunque hay también otras partes de la película donde los animales son usados como metáforas de las condición social de diferentes personas. Considerada un obra maestra del montaje cinematográfico.

En la Rusia  zarista, hay inquietud en el gobierno  con la planificación de la huelga entre los trabajadores de una fábrica, la gerencia trae espías y agentes externos. Cuando un trabajador se ahorca después de haber sido falsamente acusado de robo, estalla la huelga de los trabajadores. En un primer momento,  hay emoción en los hogares de los trabajadores y en los lugares públicos, ya que desarrollan sus peticiones comunales. Luego, cuando la huelga se prolonga y la administración rechaza las exigencias, decide romper la huelga por todos los medios necesarios, se añaden escenas de hambre, al igual que malestar interno y cívico. Provocadores contratados en el lumpen y en connivencia con la policía y los bomberos traen problemas a los trabajadores, los espías hacen su trabajo sucio, y, el ejército llega a liquidar a los huelguistas.
 

Es una obra maestra por donde la mires.

Y en día de huelga, si tenéis que meditar o tenéis miedo o no habéis podido hacer huelga entregaos a Enki, tendréis más miedo.

Hierro para todos

La esgrima es un deporte de combate, en el que se enfrentan dos contrincantes, que deben intentar tocarse con un arma blanca, en función de la cual se diferencian tres modalidades: sable, espada y florete. La palabra procede del verbo “esgrimir,” y éste a su vez del verbo germánico skermjan, que significa reparar o proteger. Los contrincantes reciben el nombre de “tiradores”. Cuando un tirador es “tocado” por el arma (en francés “touché”), el contrario recibe un punto.

Como deporte se origina en España con la famosa “espada ropera,” es decir, arma que forma parte del vestuario o indumento caballeresco. Hombres y mujeres lo practicaban en España. Como testimonio, se sabe que la célebre princesa de Éboli, bella pero tuerta, pierde el ojo en desgraciado accidente causado por su maestro de esgrima.

A finales del siglo XIV comienzan a ver la luz en Europa distintos manuales de la disciplina. Ésta acaba de instituirse como deporte a finales del siglo XIX, cuando las armas blancas ya no se destinarán a la defensa personal. Se adopta entonces la lengua francesa en la terminología del reglamento (vg. “Halte!”, “Allez!”, “Touché”, etc. ). La esgrima está presente en la primera edición de las olimpiadas modernas, aunque sólo en categoría masculina, y en la femenina, a partir de 1960. Se trata del único deporte olímpico de origen español.

Su definición es “arte de defensa y ataque con una espada, florete o un arma similar”. La esgrima moderna es un deporte de entretenimiento y competición, pero sigue las reglas y técnicas que se desarrollaron en su origen, para un manejo eficiente de la espada en los duelos.

De Arturo Pérez Reverte: El Maestro de Esgrima

“… Mientras hablaba, sin precipitarse en sus movimientos, Adela de Otero se habla vuelto hacia la mesita sobre la que estaban el revólver y el bastón estoque, apoderándose de este último tras arrojar al suelo el ya inútil agujón del sombrero.

– A pesar de su ingenuidad, es hombre sensato dijo mientras contemplaba apreciativamente la afilada hoja de acero, como si valorase sus cualidades-. Por eso confío en que se haga cargo de la situación. En toda esta historia, yo no he hecho sino desempeñar el papel que me fue asignado por el Destino. Le aseguro que no he puesto en ello ni un ápice de maldad más que la estrictamente necesaria; pero así es la vida… Esa vida de la que usted siempre intentó quedar al margen y que hoy, esta noche, se le cuela de rondón en casa para pasarle la factura de pecados que no cometió. ¿Capta la ironía?

Se le había ido acercando sin dejar de hablar, como una sirena que embrujase con su voz a los navegantes mientras el barco se precipitaba hacia un arrecife. Sostenía el quinqué en una mano y empuñaba el estoque con la otra; estaba frente a él, tan inconmovible como una
estatua de hielo, sonriendo como si en lugar de una amenaza hubiese en su gesto una amable invitación a la paz y al olvido.

-Hay que decirse adiós, maestro. Sin rencor.

Cuando dio un paso adelante, dispuesta a clavarle el estoque, Jaime Astarloa volvió a ver la muerte en sus ojos. Sólo entonces, saliendo de su estupor, reunió la presencia de ánimo suficiente para saltar hacia atrás y volver la espalda, huyendo hacia la puerta más próxima. Se encontró en la oscura galería de esgrima. Ella le pisaba los talones, la luz del quinqué ya iluminaba la habitación. Miró don Jaime a su alrededor, buscando desesperado un arma con que hacer frente a su perseguidora, y sólo encontró al alcance de la mano el armero con los floretes de salón, todos con un botón en la punta. Pensando que peor era encontrarse con las manos desnudas, cogió uno de ellos; pero el contacto de la empuñadura sólo le brindó un leve consuelo. Adela de Otero ya estaba en la puerta de la galería, y los espejos multiplicaron la luz del quinqué cuando se inclinó para dejarlo en el suelo.

-Un lugar apropiado para solventar nuestro asunto, maestro -dijo en voz baja, tranquilizada al comprobar que el florete que don Jaime empuñaba era inofensivo-. Ahora tendrá ocasión de comprobar lo aventajada que puedo llegar a ser como discípula -dio dos pasos hacia él, con gélida calma, sin preocuparse de su pecho desnudo bajo el vestido entreabierto,
y adoptó la posición de combate-. Luis de Ayala ya sintió en propia carne las excelencias de esa magnífica estocada de usted, la de los doscientos escudos. Ahora le llega el turno de probarla a su creador… Convendrá conmigo en que la cosa no deja de tener su gracia.

Aún no había terminado de hablar cuando, con asombrosa celeridad, ya echaba el puño hacia adelante. Jaime Astarloa retrocedió cubriéndose en cuarta, oponiendo la punta roma de su arma al aguzado estoque. Los viejos y familiares movimientos de la esgrima le devolvían poco a poco el perdido aplomo, lo arrancaban del horrorizado estupor del que había sido
presa hasta hacía sólo un instante. Comprendió de inmediato que con su florete de salón no podría lanzar estocada alguna. Debía limitarse a parar cuantos ataques pudiese, manteniéndose siempre a la defensiva. Recordó que en el otro extremo de la galería había un armero cerrado con media docena de floretes y sables de combate, pero su oponente nunca le permitiría llegar hasta allí. De todas formas, tampoco tendría tiempo para volverse, abrirlo y empuñar uno. O quizás sí. Resolvió batirse en defensa hacia aquella parte de la sala, en espera de su oportunidad.

Adela de Otero parecía haber adivinado sus intenciones y cerraba contra él, empujándolo hacia un ángulo de la sala cubierto por dos espejos. Don Jaime comprendió su propósito.

Allí, privado de terreno, sin posibilidad de retroceder, terminaría ensartado sin remedio.

Ella se batía a fondo, fruncido el ceño y apretados los labios hasta verse reducidos a una fina línea, en claro intento por ganarle los tercios del arma; forzándolo a defenderse con la parte de la hoja más próxima a la empuñadura, lo que limitaba mucho sus movimientos. Jaime Astarloa estaba a tres metros de la pared y no quería retroceder más, cuando ella le lanzó una media estocada dentro del brazo que lo puso en serios apuros. Paró, consciente de su incapacidad para responder como habría hecho de usar un florete de combate, y Adela de Otero efectuó con extraordinaria ligereza el movimiento conocido como vuelta de puño, cambiando la dirección de su punta cuando las dos hojas se tocaban, y dirigiéndola hacia el cuerpo de su adversario. Algo frío rasgó la camisa del maestro de esgrima, penetrando en su costado derecho, entre la piel y las costillas. Saltó hacia atrás en ese mismo instante, con los dientes apretados para ahogar la exclamación de pánico que pugnaba por salir de su garganta.

Era demasiado absurdo morir así, de aquel modo, a manos de una mujer y en su propia casa. Se puso en guardia de nuevo, sintiendo cómo la sangre caliente empapaba la camisa bajo su axila.

Adela de Otero bajó un poco el estoque, se detuvo para aspirar profundamente y le dedicó una mueca maligna.

-No estuvo mal, ¿verdad? -preguntó con una chispa de diversión en los ojos-. Vayamos ahora a la estocada de los doscientos escudos, si le parece bien… ¡En guardia!

Resonaron los aceros. El maestro de armas sabía que era imposible parar la estocada sin una punta de florete que amenazase al adversario. Por otra parte, si él se centraba en cubrirse siempre arriba ante aquel tipo de ataque concreto, Adela de Otero podía aprovechar para largarle otra estocada diferente, baja, con resultados igualmente mortales. Estaba en un callejón sin salida e intuía la pared a su espalda, ya muy próxima; podía ver de reojo el espejo situado a su izquierda. Resolvió que su único recurso era intentar desarmar a la joven, o tirarle continuamente al rostro, donde sí podía hacer daño el arma a pesar de estar embotada.
Optó por la primera posibilidad, de más fácil ejecución, dejando el brazo flexible y el cuerpo apoyado sobre la cadera izquierda. Esperó a que Adela de Otero enganchase en cuarta, paró, volvió la mano sobre la punta del estoque y asestó un latigazo con el fuerte de su florete sobre la hoja enemiga, para comprobar desolado que la joven se mantenía firme. Tiró entonces sin mucha esperanza una cuarta sobre el brazo, amenazándole el rostro. Le salió algo corta, y el botón no logró acercarse más que unas pulgadas, pero fue suficiente para que ella retrocediese un paso.

-Vaya, vaya -comentó la joven con maliciosa sonrisa-. Así que el caballero pretende desfigurarme… Habrá que terminar rápido, entonces.
Frunció el entrecejo y sus labios se contrajeron en una mueca de salvaje alegría mientras, afirmándose sobre los pies, lanzaba a don Jaime una estocada falsa que obligó a éste a bajar su florete a quinta. Comprendió su error a mitad del movimiento, antes de que ella moviese el puño para lanzarse en el tiro decisivo, y sólo fue capaz de oponer la mano izquierda a la hoja enemiga que ya apuntaba hacia su pecho. La apartó con una flanconada, mientras sentía la hoja afilada del estoque cortarle limpiamente la palma de la mano. Ella retiró de inmediato el arma, por miedo a que el maestro la agarrase para arrebatársela, y Jaime Astarloa contempló un instante sus propios dedos ensangrentados, antes de ponerse en guardia para frenar otro ataque.

De pronto, a mitad del movimiento, el maestro de esgrima vislumbró una fugaz luz de esperanza. Había tirado una nueva estocada amenazando el rostro de la joven, que obligó a ésta a parar débilmente en cuarta. Mientras se ponla otra vez en guardia, el instinto de Jaime Astarloa le susurró con la fugacidad de un relámpago que allí, durante un breve instante, había habido un hueco, un tiempo muerto que descubría el rostro de Adela de Otero durante apenas un segundo; y era su intuición, no sus ojos, la que había captado por primera vez la existencia de aquel punto débil. Durante los momentos que vinieron a continuación, los
adiestrados reflejos profesionales del viejo maestro de armas se pusieron en marcha de forma automática, con la fría precisión de un mecanismo de relojería. Olvidada la inminencia del peligro, plenamente lúcido tras la súbita inspiración, consciente de que no disponía de tiempo
ni de recursos para confirmarla, resolvió confiar la vida a su condición de veterano esgrimista. Y mientras iniciaba por segunda y última vez el movimiento, todavía tuvo la suficiente serenidad para comprender que, si se había equivocado, ya jamás gozaría de oportunidad alguna para lamentar su error.

Respiró hondo, repitió el tiro del mismo modo que la vez anterior, y Adela de Otero, en esta ocasión con más seguridad, opuso una parada de cuarta en posición algo forzada. Entonces, en lugar de ponerse inmediatamente en guardia como hubiera sido lo esperado, don Jaime sólo fingió hacerlo, al tiempo que doblaba su estocada en el mismo movimiento y la lanzaba por encima del brazo de la joven, echando hacia atrás la cabeza y los hombros mientras dirigía la punta embotada hacia arriba. La hoja se deslizó suavemente, sin hallar oposición, y el botón metálico que guarnecía el extremo del florete entró por el ojo derecho de Adela de Otero, penetrando hasta el cerebro.

Y no puedo dejar de repetir la escena donde se propone la solución a los problemas de España:

Danza gitana

Es viernes, toca empezar a divertirse, los zingaragozanos Oua Umplute (Huevo Relleno) muestran un espectáculo en Madrid muy original, donde se mezcla una alta calidad musical con una historia divertida “El funeral” del abuelo Dimitri, con todo el aroma de la música tzigana del este, de un estado fantasma entre Hungría y Moldavia.  ! Si lo tenéis cerca no os lo perdáis!

Piezas alegres como está de la película  Who’s That Singing Over There? de Slobodan Sijan, 1980.

Y dos máximos exponentes de la fílmica balcánica de tema gypsie, con Saban Bajramovic, Emir Kusturica y Goran  Bregovic. Efervescencia!

Las nuevas generaciones del PP, PSOE, IU, Amaiur, Izquierda Unida, PNV, CIU, etc debieran autoimponerse esta asignatura pendiente de grandes del imperio -el que sea-  como Carmen Amaya, parece que ya no se baila así…¡vaya energía! :

Y por si no os gusta lo bohemio, traigo lo más fresco de la semana, desde Australia, apoyándose en el blues clásico C.W. Stoneking, y su “Jungle Blues”