Melungeons

Hoy os voy  a hablar de gente rara, minorías étnicas que tendrían mucho que decir cuando hablamos de nacionalismos. La verdad que cuando te pones a  investigar un poco te sobrepasa la información; he puesto a mi detective chinocubano  Chan Li Po, a investigar.

Habeis oído hablar de los Melungeons?. He hablado aquí de los reptilianos que “ya nos están dominando” via Agencias de Calificación de Riesgos, y una red extensa encubierta que nos lleva a una paranoia constante y amenazas de fin del mundo.

Os presento a unos amigos; los melungeons:

Majos eh? Parecen actores de cine cómico pero va a ser que no, es una raza mixta algo así como el cóctel perfecto donde caben el judío, el bereber, el esclavo negro, el español, el portugués y los aborígenes de los Apalaches.

Todo empezó un verano de 1526, por un tipo de Toledo, nacido en 1475, Lucas Vázquez de Ayllón, que creó una comunidad de colonización con 500 españoles (bueno el concepto España estaba naciente y la mayoría eran judíos y bereberes norteafricanos)  y esclavos (a saber de donde venían, dicen que quizás de Angola traídos a España por Portugueses). La colonia habría estado localizada cerca de la actual bahía de Chesapeake, que Vázquez de Ayllón llamó «bahía de Santa María», no demasiado lejos de la actual Jamestown. Ayllón traía esclavos negros para trabajar las tierras (esta fue la primera oportunidad en que los africanos llegaron a Norteamérica).

Lucas fundó San Miguel de Guadalupe, primera colonia europea en Norteamérica.

Pero no había buen rollo, y para colmo una enfermedad diezmó a la incipiente comunidad; hubo disensiones internas entre los españoles (sueño que fue entre los miembros de la Corona Aragonesa (facción condal catalana), y los castellanos (que eran muy centralistas isabelinos y del Madrid de toda la vida),. Entre discusión y funeral, los esclavos vieron la oportunidad y se liberaron, vaya que si se liberaron, se fueron con los indios, pa’l monte. ¿Hasta luego Lucas!

Al no encontrar indios locales con los que realizar trueque de alimentos, luego de tres meses Vázquez de Ayllón levantó el asentamiento y puso rumbo al sur, hacia la isla de La Española. De los 600 hombres sólo retornaron 150, que dijeron que habían sufrido carencias, hambre, enfermedades y ataques de los indígenas locales, y declararon que Vázquez de Ayllón había fallecido en brazos de un fraile dominico.

Para entonces ya había habido embarazos por la Gracia de Dios, de Alá de Abraham y prácticamente de Changó.

La tropa española se fue y se quedaron allí un grupo de hombres y mujeres.

Como comprenderéis esto hay que investigarlo bien porque aparecen nuevas pistas, que si los que vinieron eran turcos apresados por los españoles, musulmanes de pura cepa, que se ubicarían via Lucas en los futuros USA entre Carolina y Virginia.

Lucas Vázquez de Ayllón había sido enviado antes para aplacar a Diego de Cuéllar, primer Gobernador de Cuba que apoyaba la expedición de Pánfilo de Narvaez que se enfrentaría al mismísimo Hernán Cortés en pos de la conquista mexicana. Vamos que Lucas no salía de una, y se metía en otra. Tened en cuenta que Lucas, de secano, toledano él, tenía barco propio en aquellos inicios del glorioso siglo XVI.

Y la mixtura fundó un fenotipo racial que fue expandiéndose pero limitadamente y con aportes de sangres nuevas portugueses e ingleses del pirata Drake aparte de mezclarse con los nativos en creció en los reductos montañosos de la costa de Virginia. Hasta hoy.

En la línea troncal y geográfica se dice que son melungeons nada menos que Abraham Lincoln, Elvis Presley Ava Gadner y Tom Hanks nada menos.

 

En los registros hay criollos atlánticos de apellido por ejemplo Chávez…que sería de nota que el amigo fuera descendiente de Yanquis de Marrakech al servicio de la Corona española.

Me callo. Continuará cuando lo tenga más claro.

Vivan los Melungeons, viva la melange multurracial hispánica independiente judeomusulmana y apalache de Virginia.

Si no me creis os lo cuenta el amigo, que debe ser del mismísimo Puertollano.

.

Viva Ava Gardner! Viva Lucas! Viva Boabdil! collons, los melungeons, que juego dan!.

Anuncios

Ganivet, mandingas y fineses

Prosigue el frío, según mi teoría antipodense tocaría hablar del calor, un libro como de Joseph Conrad en El corazón de las tinieblas, con calor y humedad.

Pero hoy me voy a Finlandia; siempre me ha atraído finlandia y sus gentes, aunque no la conozco mas allá de Kaurismaki, los rallies, saltos de esquí y alguno de sus ciudadanos marcianos. En Gambia conocí un Finlandés, supongo que era Riisto Salonen o similar; el hombre trabajaba en la empresa telefónica nacional, tuvo cinco hijos; era muy joven todavía; me dijo que estaba reparando un poste telefónico en medio de la nada finlandesa cuando de repente rinnnng!!!!! supongo que con el tono de Nokia o así; qué pasó?. Pues que recibió la llamada de Dios; ya veis la tecnología finlandesa, es divina. Pues Dios al habla le dijo que había que ir a ayudar al continente africano y fue madurando su idea.

Así que aquel día tenía ante mí, al Sr Salonen con cinco hijos rubitos, esposa rubita y un deseo incuestionable de hablar del Señor; y como nos situamos en Gambia y vivían en el interior donde se pueden alcanzar las temperaturas y humedad mayores del planeta os prometo que era un sacrificio brutal teniendo en cuenta que los mandinka de la zona eran todos musulmanes. Así que al menos debía actuar y no quedarse parado, con una vida super austera, comenzó su misión; traducir la Biblia de su Finlandés al Mandinga- A mí eso me sonaba a un frikismo vital extraordianrio; era un personaje con sus bigotes de morsa y sus sandalias cristianas. Así que antes de predicarme me pidió que le tradujera  al castellano una entrada a una página de internet  que su movimiento cristiano estaba creando para ampliar la difusión biblica y linguística del Mandinka. Y como a veces me diréis que exagero, me he fijado que la página sigue funcionando, incrédulos pecadores:

http://www.mandinka.org/es.html

Allí se quedó y vete a saber si le llamó Dios de vuelta o sigue evangelizando en tierra infiel..pero hoy quiero traeros con la excusa del frío un granadino convertido finlandés universal: Angel Ganivet.

Ángel Ganivet García (Granada13 de diciembre de 1865 – RigaLetonia29 de noviembre de 1898), escritor y diplomático español.Se le considera, por su incertidumbre vital y por su angustia espiritual, precursor simbólico de lGeneración del 98.

Su vida es muy interesante y se podía profundizar más. Yo me centro en su etapa a partir de  1895  donde es ascendido a cónsul y destinado a Helsingfors (actual Helsinki). En los algo más de dos años que pasa en Finlandia produce la mayor parte de su obra literaria. Su estancia termina cuando el cuerpo diplomático suprime el consulado por escasa actividad comercial.

Toma posesión del consulado de Riga en 1898. Allí, fruto de una crisis espiritual, sin su mujer, solo, tras las pérdidas de las últimas colonias de España y entristecido por la grave situación de su nación, cae en una profunda depresión que lo llevará a suicidarse tirándose al Río Dvina de Riga desde un barco (tras haber sido salvado en una primera intentona).

Nos ha dejado libros buenísimos, pero hoy me centro en un pase de su libro que podemos considerar de Impresiones o de viajes: Hombres del Norte.

Imaginaos un granadino en medio de las nevadas en 1898, descubriendo sus costumbres, sus mujeres y hombres, sus crónicas se publicaban en el Ideal de Granada y era tan exótico como mi Sr Salonen en la indómita Gambia. 

Cómo se divierten los finlandeses: diversiones populares

 Todos los pueblos tienen necesidad de divertirse, y todos se divierten; pero el modo de realizar esta importante función es muy diverso. La vida material nos obliga a asimilarnos elementos materiales; y la vida espiritual nos fuerza a recoger impresiones que son buenas o malas, agradables o desagradables, según nos coge el cuerpo. Una planicie inmensa, nevada, dicen los estéticos que es un ejemplo de lo sublime estático; una tempestad de nieve será ejemplo de lo sublime dinámico. Pues bien: yo vivo en medio de lo sublime estático; y han descargado sobre mí varias sublimidades dinámicas, que me han puesto hecho una sopa, y pienso que los estéticos llevan razón donde no nieva o nieva poco; aquí se equivocan, porque el empacho de nieve quita las ganas de emocionarse, y engendra un cansancio, un aburrimiento, que no tienen nada que ver con la sublimidad. Lo mismo ocurre con lo bello, con lo gracioso, con lo ridículo, con lo cómico, con lo jocoso, con lo burlesco y con lo humorístico. Nada de eso existe en la realidad; todo está en nosotros. En Madrid cerraba yo mi balcón para no oír los organillos, y la criada, la «chica», los oía con delectación; aquí mi criada no les hace caso; soy yo quien paga y escucha. Mis ideas sobre los organillos no han cambiado; pero han cambiado mis impresiones, y yo doy más importancia a mis impresiones que a mis ideas.

Cuando algún observador superficial, pues, venga a Finlandia y note que el pueblo no se divierte, no se lleve de ligero, pues más tarde tendría que rectificar. Este pueblo se divierte, sin duda alguna, porque tiene necesidad absoluta de hacerlo: si el observador no se entera de cómo y de cuándo esto ocurre, es porque no observa con la profundidad correspondiente. Yo fui una vez a un baile popular, «un baile de criadas y horteras», y, contra mi costumbre, fui con un acompañante. El baile estaba amenizado con intermedios cómicos, mimos y payasadas, los cuales me hicieron recordar las estupideces de nuestros «jugueteros» clásicos. No he olvidado aún cierto juego granadino, al que sus autores llamaban «construcción de la Giralda»: salían dos maestros de obras, embozados en sendas capas, a reconocer el terreno que dejaban libre los circunstantes sentados a la redonda en la sala (que era de las de candil en viga). Uno de los maestros, despojándose de su capa, procedía acto continuo a la medición y remedición del solar; y el quid del juego estaba (muchos lectores deben saberlo) en que el medidor llevaba colgado por detrás uno de esos malaventurados recipientes, que las personas cultas han convenido en llamar vasos de noche, y esgrimiéndolo hábilmente ponía la concurrencia en el trance más apurado del mundo, y la obligaba, por último, a despejar la habitación y a ceder gratuitamente el terreno para que los constructores pudieran extenderse a sus anchas. Algo semejante a esto en fuerza y finura espiritual fue lo que yo vi en el baile finlandés: un barbero que enjabonaba a sus clientes con un escobón en rama; un caballero que hace beber agua a su señora en una pileta, y mil payasadas por el estilo, sin olvidar a un orador político y satírico perteneciente a la edad de piedra del arte oratorio. Cuando este tribuno de la plebe estaba más engolfado en su peroración, mi acompañante me dijo que por él no había inconveniente para marcharnos. -Deje usted todavía un momento:esto me gusta -le contesté yo. -Yo he hecho laindicación -me replicó-, porque viendo que teníausted las espaldas vueltas al escenario, me figuré que estaría usted aburrido. -Es porque para mí el espectáculo está en la cara de los espectadores -agregué yo-. El orador ese, ya he visto desde el comienzo que es uno de los hombres más desgraciados o sin gracia que hay en nuestro continente; pero lo que me entusiasma es la risa inmotivada e injustificada de los concurrentes; esa facultad preciosa de reír porque les da la gana, quizá porque al comprar el billete se propusieron reír y están decididos a reír aunque no salga nadie a la escena.

Lo que se dice de este baile entiéndase de todos los demás. En un baile de máscaras no se va a dar broma: se va a comer y a beber… con disfraz.

En Carnaval la gente se divierte mucho. ¿Cómo? A mí me lo dijo una señora: -No deje usted de ir hoy a la Explanada (la Esplanadgatan es como si dijéramos la Carrera, el paseo natural de la ciudad): verá usted qué bonito está aquello-. Di una vuelta por allí y estuve atascado un buen rato mientras pasaban unas carretas a modo de cantareros, dentro de las que iban metidos muchos hombres a modo de cántaros.

Pasé adelante, y no vi más; como lo que había de ver era lo que yo había visto.

 Aquí no se permiten máscaras por la calle, y la juventud, que es fácil de contentar, se contenta con vestirse como los demás días, a condición de que les dejen desfilar dentro de unas cuantas carretas ante los ojos atónitos de la muchedumbre, la cual es más fácil de contentar aún, pues se contenta con el tacto de codos. Debe notarse que aquí cierran los establecimientos los días festivos, y que en particular las tabernas se cierran a diario a las seis de la tarde y no se abren los días festivos o en que hay aglomeración de gente; todo esto por mandato expreso de la ley, para evitar que la gente se ponga alegre, y, sin embargo, la gente, aunque no beba, ni fume, ni coma, se alegra sólo de mirarse y de ver ondear en calles y tejados vistosas y juguetonas banderas.

Si el gobierno finlandés quisiera hacer felices por completo a sus gobernados, no tendría que calentarse mucho los cascos: no tendría más que dejar libre la venta de bebidas alcohólicas.

Con sus restricciones tiene cortados los vuelos a estas gentes pacíficas, que no piden otra cosa que trabajar durante el día y olvidar sus penalidades durante la noche con auxilio de alguna bebida fuerte que se suba pronto a la cabeza.

Con el sistema actual no hay diversión completa más que los sábados. El obrero suspende sus faenas el sábado por la tarde, y apenas cobra su jornal se dirige con la rapidez del rayo a la taberna más próxima, y antes de que la cierren ha bebido lo bastante para estar sin sentido hasta el lunes por la mañana, en que ha de reanudar sus faenas. El deseo de embriagarse es tan concentrado, que si fuera posible reprimir la importación y la fabricación nacional de bebidas alcohólicas, cada ciudadano tendría en su casa un pequeño alambique para fabricar alcohol por su cuenta y riesgo. El finlandés es muy ingenioso, muy pacienzudo, y, sobre todo, muy hábil para las manipulaciones que tienen una aplicación práctica: el campesino más ignorante sabe componer un aparato para destilar alcohol, y a pesar de su respeto a la ley, sabe burlar la ley si la ley no le deja el camino expedito para satisfacer su pasión predominante.

Comparados con el deporte alcohólico, todos los demás deportes o sports finlandeses pierden su importancia: sus juegos musculares,desprovistos de gracia, son ejercicios tan seriamente practicados que pierden sus atractivos si por acaso los tienen.

Natación, regatas, ciclismo, patinación y equitación, todo esto es cultivado a modo de ampliación de la gimnasia. Mucho más poético es el baño, seguido de una sesión de masaje o sobeo científico, porque por este sistema se consigue fortalecer la musculatura sin necesidad de incomodarse: suda uno la gota gorda es verdad; pero la suda sin moverse y con tanto gusto que a veces ocurre quedarse dormido en la operación, soñando como deben de soñar los niños de teta.

Y ya que he hablado de patinación, voy a dar a conocer en España un género de patinación nuevo y curioso, que podrá ser practicado en Granada si llega a cuajar mi proyecto de Finlandia andaluza. La nueva patinación es muy popular en el norte de Finlandia, y en Ulcabog, ciudad importante en lo alto del golfo de Botnia, hay todos los años carreras de velocidad que despiertan gran interés. Aquí ha llegado también la moda, y los patinadores se aprestan a cambiar los antiguos patines de hierro por los

modernos de madera. Estos tienen dos, tres y hasta cuatro metros de largo, y quedan sujetos a los pies por una abrazadera colocada hacia el centro. Figurémonos un hombre de pie, con sus dos extremidades inferiores apoyadas sobre dos largos rails móviles, como un tren humano que va ponerse en marcha: ya no hay más que empujar para que los rails corran sobre la nieve.

Para dar impulso, lleva el hombre locomóvil dos largos bastoncillos, cuya contera está provista de una rodaja con objeto de que no se claven demasiado en el suelo; inclínase hacia adelante, y como si fuera a remar, empuja con ambos bastoncillos a la vez o alternativamente, ycorre con tan extraordinaria velocidad que se queda el espectador pensando que a la humanidad le han salido corrientes eléctricas en las patas.

Top Girl

Isabella Bird (Yorkshire,1831,  Edimburgo 1904)   Hija de un pastor estricto sabatariano que le llevó a moverse por distintas ciudades (los feligreses no gustaban de un hombre tan riguroso), tuvo dos hermanos, Eduardo que murió de niño y Enriqueta que fue una persona muy importante en su vida ya que le daría equilibrio, y era a ella a la que reportaba por correspondencia su vida

Después de ser apedreado el padre por sus Parroquianos en Birmingham, encontró una plaza más tranquila en  Huntingdonshire, su hija Isabella tenías16 y se pasaba el día entre el sofá leyendo y practicando el remo en el rio Ouse.

Isabella tuvo una infancia delicada, de niña le extirparon un tumor de la columna  espinal,  y estaba en la cama una buena parte del tiempo. Este período de letargo contrastaba con su pasión infantil por la equitación.

Para aligerar estas convalecencias su padre decidió que el aire-marino –fórmula victoriana curalotodo era la solución; le dio 100 libras y la mandó a surcar el Atlántico. Y vaya que dio de sí, tuvo una aventura antes de llegar al muelle: encontró documentos en el tren que trazaban un plan de asesinato de un ministro británico; entregando los papeles a la comisaría antes de emprender su viaje, su primer gran viaje (Nueva Escocia, Chicago, Ontario, Boston, New York  en siete meses estableciéndose un patrón crucial: envió abundantes cartas a casa con detalladas observaciones que luego constituirían el libro  The Englishwoman in America , publicado 1856, y repitiendo el viaje un año más tarde conociendo a  Thoreau, Emerson y Longfellow.

Con la muerte del hermano y luego del padre; su madre decidió instalarse en Edimburgo por lo que fue donde puede decirse que es de donde se sentía sobre todo por la referencia vital de su hermana Enriqueta que fue el anclaje de Isabella a lo largo del tiempo. Enriqueta, Edimburgo, casa.

Su siguiente gran viaje incluyó Australia y Nueva Zelanda, que no le impresionaron gran cosa pero llegó a las Islas Sandwich (hoy Hawai) y se enamoró del lugar, su libertad, cabalgando y ascendiendo en mula al volcán Mauna Loa; aunque tuvo proposiciones de boda decidió seguir camino a California, fue de nuevo como Amaral, hacia lo salvaje, el salvaje Oeste…

Le gustaba el peligro, los huracanes, los precipicios, los paisajes impredecibles. Le gustaba el trabajo físico que en Escocia estaba reservado a los sirvientes..Así que cuando llegó a las montañas rocosas con ánimo de trabajar oyó a un hombre mientras limpiaba los cacharros de la cabaña forestal: ¡Pero tu eres la nueva, Dios mío, pero si eres terriblemente pequeña).Ella admitió que prefería trabajar en la naturaleza que fregando..

Sin  embargo fue ganándose su reputación por su valía en todos los quehaceres por muy físicos que fueran y además  entabló amistad del hombre estrella del momento en el las montañas rocosas que se enamoró de ella y viceversa según cuentan claro—

James Nugent,” Rocky Mountain Jim “. llegó al parque de las Montañas Rocosas en1868, y construyó una cabaña en el borde del parque;  arrastraba un pasado incierto e irregular: en su curriculum se mezclaba su jactancia, valentía, la caballerosidad, el gusto de la poesía y la escritura de coplas, sus excesos, sus estados de ánimo, actos de bondad y pendencia, su mula blanca grande, su traje pintoresco, su pelea con los propietarios del parque que querían constituir un parque natural sin derecho a la caza…convirtiéndose en todo un personaje. La intromisión de los  padres en la historia con una hermosa doncella y algún suceso del que no se sabe lo puso en el camino de la errancia  Parece que nació también en familia distinguida y luego sirvió en compañías peleteras a lo largo del Hudson y en Kansas.

A Jim  se le recuerda cazando, trampeando,  tenía un poco de ganado e hizo frecuentes viajes a Denver y Boulder donde se le tenía por  jovial y generoso”, y los colonos en el camino estaban  “siempre contentos de ver a él ya su mula, mientras que viene. “

En 1869  perdió un ojo y casi su vida en una pelea con un oso en cerca del gran lago del parque-

Es fácil pensar que este semi ya reformado desperado  y tuerto personaje “Rocky Mountain Jim” Nugent,  le produjo un deslumbramiento a Isabella. Con él como guía subió, bajó y se dejó arrastrar hasta la cumbre de Long Peak , salvándole  con sus manos firmes de más de un despeñamiento.

En alguno de su jugueteos en la nieve mullida de las Montañas Rocosas Jim le pidió matrimonio: Se sabe sin embargo que Isabella renegó de él e incluso cuando escribió su libro “A Lady’s Life In The Rocky Mountains” expurgó algunos pasajes amorosos que sí estaban en sus cartas a su hermana. A ella ya le había dicho que era el hombre que toda mujer podía amar pero que ninguna mujer en su sano juicio podría casar.

Si que añadió una nota sobre la muerte por arma de fuego de Jim, que habría sido asesinado por su tozudez en su oposición a convertir la zona en un parque natural, ya que su medio de vida era la caza y no consideraba legal la apropiación del lugar por un lord inglés.

Ya en Escocia con su Hermana disfrutó del éxito de sus libros, hizo obras de caridad, estudió botánica…y aceptó “condicionalmente” la propuesta de matrimonio que le hizo el doctor John  Bishop del que era paciente..

En su contradicción, emprendió camino hacia Japón y Malasia, año y medio viviendo con la tribu Ainu y quedó absorbida por el budismo. Regresó más por su hermana que tenía  tifus, que por el doctor Bishop  que había cuidado  constantemente a Enriqueta incluso teniendo el mismo un a pierna rota: A pesar de todo, la hermana murió en 1880 y en este estado de rompimiento aceptó casarse con el doctor que se lo volvió a requerir en el funeral.

Bishop  era un tipo calmado y generoso con Isabella, él mismo sabía que  en cuestiones de pasión estaba compitiendo contra todo el continente asiático- De la constitución de su mujer diría: “tiene el apetito de un tigre y la digestión de un avestruz.” Irónicamente él cayó al año muy enfermo y ella se dedicó a él hasta su muerte por anemia el día de su quinto aniversario de boda.

Su muerte le galvanizó de Nuevo; Isabella hizo un curso de enfermera y partió para India y Tibet., volviendo a través de Persia, Armenia y Turquía.

Fundó hospitales a la memoria de su hermana y marido, sin embargo su calidad literaria se resintió , se hizo más notaria,  sin las emociones que transmitía  antes en las cartas a su hermana.

Fue entonces cuando retomó la senda amorosa con el Mayor Herbert Sawyer, agente del gobierno británico con el que viajó a través de las fronteras del imperio británico y ruso . Su destino final fue Persia, que había atraído siempre a Isabella; Sawyer no era el compañero aguerrido y adecuado pero él le puso escolta para atravesar territorios peligrosos .Basora, Bagdad, Teherán, llegando sola hasta Isfahan (donde fue insultada y escupida por hombres furiosos). Isabella cayó tan enamorada del Islam como había sido abducida por el budismo. Ya sola emprendió el regreso Kurdistán, Mar Negro, Constantinopla, Paris, Londres, Escocia, acababa el año 1890.

En 1891 Isabella Bishop se convierte en la primera mujer en ser miembro de la  Royal Geographical Society, para disgusto de muchos de sus irascibles compañeros varones.  Vivía entonces en Mull y empezó a descuidar su vestimenta lo que localmente causaba algún shock por sus excentricidades, pero sus conocimientos de medicina le hicieron ganar respeto.

Con 63 años no estaba dispuesta a quedarse quieta, comenzó un viaje de 3 años cruzando  Canadá,  China, Corea, Manchuria, Rusia; y desde ahí  Corea, China, Japón, Corea de nuevo y China donde navegó 2000 millas  por el  Yangtze . En la China profunda fue atacada por una muchedumbre a la que habían llevado a creer que los europeos se comían a los niños o les sacaban los ojos para hacer cámaras de fotos.

Durante una hora, armada con un revolver, se vio acorralada por unos mil hombres, algunos de los cuales estaban ya dispuestos a quemar la casa. Después del rescate por el ejército siguió viajando enfrentando tormentas de nieve que en el Tibet le llegarían a hundir hasta la garganta.

De regreso alquilaría sus habitaciones con notable éxito, le describían así:

Se rodea de tranquilidad y silencio, como si quisiera enfatizar su extraña desarmonía con el mundo. Media menos de 1.60 y tenía una cara dura, con dientes sobresalientes y una voz emitida lentamente, como si estuviera recitando, su piel era muy blanca. Sus ojos eran vivaces, como si hubieran visto muchas cosas ;)…Hablaba a menudo de la severidad de la pérdida de su hermana, de la soledad que sentía sin ella en la vida, que había sido radiante sólo mientras ella estaba viva

Las habitaciones eran exóticas, con cortinajes, tapices, las garras de un tigre indio, muebles orientales, palmeras en su baño japonés, y un candelabro siniestro en bronce también japonés.  Y para ella los que estaban equivocados en cuanto a la ropa y los colores, eran los peatones y esa piedra grisácea de las casas de Edimburgo.

Tenia ya 67 años y todavía tenía planes: comenzó a aprender francés y fotografía y se aficionó a montar en triciclo.. Cuando  los doctores se “burlaron” de ella por la edad y su estado físico  cuando se proponía otro largo viaje a China —sorprendentemente tomó en consideración sus burlas y…. en su lugar partió hacia Marruecos, llegando a Tánger. Ella fue la primera mujer europea en encontrase  con el emperador de Marruecos, viajar a las montañas del Atlas, convivir con  las tribus bereberes. Casi  con 70 años  cabalgó de vuelta desde Marrakech a Tánger, tomando una ruta de quinientas millas, al final de la misma fue perseguida por los bandidos, donde recordaría sus excursiones a galope tendido y sus ascensiones en mula en las montañas rocosas.

De regreso, ya enferma, fue cuidada en varias casas y hospitales, murió en paz en Edimburgo el 7 de Octubre de 1904

La inclusión de Isabella Bird en la obra Top  Girls de Caryl Churchill’s la mantuvo viva la llama de su existencia ,

Esta obra de 1982 alcanzó gran fama en su época y actualmente un remake suyo está en gira con éxito por el reino Unido

El tema condenaba en su época la creciente influencia del Thacherismo en el feminismo. La autora, dijo que su pieza teatral estaba inspirada en sus conversaciones con feministas americanas; en contraste con el feminismo americano que celebra a las mujeres que individualmente alcanzan poder y riqueza , el feminismo socialista británico de la época era visto más como un avance colectivo. Thacther, entonces primera ministro tambien celebraraba el individualismo y creía en el neoliberalismo.

Así la personaje protagonista está retrada como una mujer sin alma, explotadora de otras mujeres para conseguir su éxito. La obra está en contra de ese estilo de feminismo que convierte a las mujeres en nuevos patriarcas y   promueve un femeninismo socialista que estaría mas centrado en la atención al débil y los oprimidos. La protagonista dirige una agencia de Top Girls, mujeres que no deben tener sentimientos para competir con los hombres y en la escena de apertura se ve a Isabella Bird entre otras top girls…pero poco a poco las cosas no se revelan tan simples, ayudadas por el vino ¡que nunca Isabella bebió!.

ATRAVESAR EL KALAHARI SIN SANDIAS

Galería

Esta galería contiene 11 fotos

    Se cumplen diez años de una travesía que realicé en el Kalahari Central; aparece en el capítulo 18 de un libro inédito sobre la experiencia africana “Dumela Botswana, África para principiantes”. No fue la etapa más peligrosa en Botswana, … Sigue leyendo

Tu voto:

SAPE (Societé des Ambianceurs et Personnes Elegantes)

La llegada a orillas del Congo del colono blanco liderado por el explorador de origen italiano Pierre Savorgnan de Brazza en 1880 provocó la estupefacción en los congoleses de la época con su vestido blanco que se les antojaba superelegante.  Los franceses colonialistas trajeron consigo su sentido de la moda, que les colocaba ante los ojos de los nativos como personas más elegantes y refinadas que lo que ellos eran.

La terminología de la SAPE como “Sociedad de Ambientadores y Personas Elegantes” nacería en los años 20 en los bares en cuyas noches era lo máximo sentirse mundano rodeado de extranjeros y estar acompañado de chicas estupendas en los lugares de diversión del barrio de Bakongo. Despunta en la época el carismático André Matsoua, que a su regreso de Paris en 1922 vino hecho un pimpollo y envuelto en sedas y misticismo tendría muchos seguidores. Para él, el verdadero sapeur encarna la belleza del cuerpo, del alma y del espíritu y expresa su amor por el vecinoHoy se le reconoce “oficialmente” como el primer sapeur, apóstol de la paz y el humanismo...

La imitación en los años 30 del colono blanco hizo que los notables congoleses  de la época copiaran la moda parisiense. El ir y venir de los soldados a Europa de los combatientes congoleses en el período de entreguerras consolidaría el fenómeno. La adopción de vestimenta occidental por líderes africanos en los 50 y 60 (Lumumba) ayudaría al sapeur en aceptación. Se constata también la unión armónica dela SAPEcon la música. La retirada del duelo, las bodas, los bautizos y las noches de baile son hitos donde los Sapeurs echan el resto engalanándose para hacerse conocer y eventualmente ser contratados.

El fenómeno de ida y vuelta fue fermentando en los barrios de Paris y Londres tras el proceso descolonizador, diáspora que guardó las esencias dela SAPE mientras una guerra brutal se desataba en esa parte de África. La desmovilización de los ejércitos tras la guerra dejó personas ociosas, traslados a la ciudad, regreso de exiliados, y con la paz, la música, los videos, la movida congoleña que colocaba a la SAPEen la cúspide.

En el SXXI nació en los barrios de Paris un nuevo concepto: la sapologie o sapelogie convirtiendo la SAPE en una ciencia infusa. Se reproducen los sapologos en paris, Londres, Brazaville, Kinshasa, Libreville…los hay hasta en Japón. Se lanzan a la producción musical y de video imponiendo una tendencia de ropa cara como portaestandarte del éxito al que se aspira. En ese contexto no es de mal tono mostrar o llevar puesta la etiqueta, cuanto más caro mejor. Ni que decir tiene que la SAPE tradicional se echa las manos a la cabeza; sin embargo el africano quizás desarraigado pero triunfante respecto al que se quedó  en Africa encuentra en la sapologie el vehículo para exteriorizar la preeminencia de su clan. Para los puristas, la SAPE es una filosofía de vida, no es una simple transfiguración del cuerpo en obra de arte sino la búsqueda perpetua del ser. La identidad interroga la SAPE, ¿Quién soy yo? La SAPE es pues una afirmación de la singularidad, una manera de quererse sin caer en el envilecimiento del amor propio y nada más. Mientras que el sapólogo cree saberlo todo, el sapeur clásico “sabe que no sabe nada” y continua buscando la verdad en la sobriedad del placer.

Sape y sapologie invaden el “consciente” colectivo de la juventud congolesa espoleada por su aristocracia de autodenominados Papas, Arzobispos o DJ de la Sape que poniéndose en movimiento a través del baile Ndombolo navega de una a otra orilla y a lo largo del  Congo vía clips que se descargan del ordenador. Se extienden los envites y desfiles de sapeurs, de los que se consideran más sapeurs que los otros, se cruzan guerras mediáticas y derivan de ella hasta lecturas políticas.

Los sociólogos de Brazaville dicen que la SAPE era un noble arte, una expresión superior del lenguaje del cuerpo y del espíritu. Buscaban antes que nada la sublimación total del alma en el intercambio, el compartir y seducir al otro su compañero. La SAPE  es una gracia de existir, un estupor del ser».Un arte que parece desaparecer en favor de guerras de egos desmesuradas de sapologos sin escrúpulos ni respeto que se arrebatan el liderazgo y mercadean con ello.

La oposición señala al Presidente de dudosa reputación y oscuro curriculum, por supuesto golpista, Sassou Nguesso, como muñidor de una nueva estrategia que consiste en alentar a una franja de la población joven congolesa en los bastiones hostiles a su régimen a divertirse, en lugar de seguir una educación reglada para perpetuarse a través de la-típica-familia-ampliada-corrupta de la élite gobernante africana (Túnez, Egipto, Libia, Gabón, Republica Centroafricana…) y critican la abducción que el régimen hace a los gurús de la sapologie que al participar en desfiles de SAPE organizados por el gobierno contribuyen a la anestesia activa que pone en peligro el futuro de la sociedad.


Los sapologos afectos al régimen manifiestan  que están cambiando la idea peyorativa dela SAPE a los que están equivocados. Este movimiento no es sinónimo de bandidismo o malas costumbres ociosas. Más bien, es un círculo que reúne las sensibilidades de todas las categorías sociales.La SAPE  ya no se considera únicamente a través del prisma del vestir, en la medida en que los SAPEURS realizan más actividades que generan ingresos, en lugar de pavonearse y  adorar  marcas de ropa de superlujo.

Por ejemplo, han puesto en funcionamiento una boutique a crédito para ¡los funcionarios! Y han firmado contratos con sastres chinos y diseño congolés.

Este enfoque hacia el mercado dela SAPE es curioso encontrarla en la Cuba de hoy. Antiguamente ver a hombres y mujeres disfrazados de dandies porla Habanavieja era visto como una excentricidad. Las nuevas disposiciones gubernamentales que regulan las actividades autorizadas a realizar por cuenta propia (cuentapropistas) recogen el trabajo de “dandy” tal cual. Ataviados con el disfraz de turno, el dandy ejercerá su profesión exhibiéndose ante las cámaras fotográficas de los turistas, hablando con ellos. Pagará un pequeño impuesto por ello y aspirará al mayor número de propinas posibles; en el catalógo de figurantes posibles está el dandy pero también la Habanera, vistosamente ataviada y puro en ristre, el viejo combatiente, la cartomántica…de momento el disfraz de Aznar es anatema. Lo que antes era mendicidad encubierta se viste por ley en profesión en apoyo de olos tiempos duros que vive la Revolución.

BENNY MORE

<———-copia izq

original dcha——>

Los sapeurs gastan miles de dólares en trajes, zapatos y accesorios, con un salario que rondaría de media los 240 Euros mensuales hay algunos que ni siquiera trabajan aunque ingresan dinero al alquilar  sus modelitos a unos 20 Euros al día.

Un estudio reciente muestra que el 60% de hogares en el Congo viven bajo el umbral de la pobreza y la deuda exterior del Congo se estima en el 245% del PIB y los pagos de esa deuda absorben el 70% de los ingresos públicos del país.

Como contraste veamos que ocurre con los verdaderos supuestos trabajadores sapeurs, los sapeurs pompiers , es decir los bomberos de Brazaville, menos elegantes pero parece que mas necesarios. La prensa local nos ilumina sobre las carencias cotidianas y la alta siniestralidad:

“En la morgue municipal de Brazaville, falta el agua. Las familias plañideras que querían inhumar a sus propios parientes, se han visto obligadas a comprar agua mineral en garrafas de 10 litros, para proceder al aseo habitual de los cuerpos antes de amortajarlos. Las familias modestas han debido buscar el agua en palanganas o bidones, aprovechando  la lluvia que caía sobre la ciudad. Tal situación en una ciudad habitualmente encharcada ha hecho incrementar el temor a la cólera por parte de las familias enlutadas. Se presentaron ante la dirección de pompas fúnebres. Pero allí  no había nadie –estaba un poco muerto aquello- que les propusiera una solución alternativa. En el origen de esta penuria de agua morguenática, está el parque de bomberos local que no habría llenado los depósitos como es su obligación. Según los bomberos, la disfunción se produjo por un seminario de dos días en el que habrían participado, y les ha impedido estar en dos sitios a la vez -¡normal, no te fastidia!- y realizar su habitual tarea. Conclusión del periódico: ya es hora de equipar las morgues con agua corriente o pozos para evitar en el futuro estos sucesos. Pero al parecer la situación no ha mejorado mucho, hace unos meses los bomberos no pudieron controlar el fuego que devoró ¡su propia estación de bomberos!….

Si Brazza levantara la cabeza no entendería mucho, de hecho con las pintas que gastaba, ahora mismo lo tomarían como un insurgente libio, en la ciudad que el fundó.

Al menos Brazza no llevó a cabo una explotación sistemática de los recursos naturales de la zona similar a la emprendida por Leopoldo II en el Estado Libre del Congo. En general, se considera que las condiciones de vida de los nativos en el Congo Francés durante el mandato de Brazza fueron mucho más soportables que las que Leopoldo II impuso a sus súbditos.

El carcamal Leopoldo Rey de Belgica y media Árica en la Exposición universal de Bruselas, se montó un área de exhibición étnica, donde  bajo el título “Celebración del Congo”, “importó” para la ocasión 27 hombres, mujeres y niños.

Había un parque donde recreaban tres poblados ambientados, en el río, en el bosque y el tercero denominado ”poblado civilizado”; mientras los “incivilizados” africanos utilizaban en las dos primeras áreas sus mientras y sus instrumentos musicales; y así se les podía contemplar paleando en sus canoas en el estanque  bailando al son de la percusión de los tam-tam.

Los hombres europeos se apresuraban a ver esa celebración, ya que esperaban ver  los  fabulados fabulosos pechos desnudos de las africanas, pero se iban desencantados ya que a las congolesas se les hizo cubrirse  con   trapitos de algodón. El mismísimo rey Leopoldo visitó la atracción del Congo y cuando le comentaron  que varios africanos padecían indigestiones propiciadas por los dulces y otras chucherías que les lanzaban los visitantes, dio orden de colocar un panel similar a la que podemos observar en los zoos prohibiendo alimentar a los animales: ”Los negros son alimentados por el Comité organizador”. ¡qué brutos!

                                                GUIA PARA BIEN SAPER

 El traje recto   

Con o sin ojal, uno dos, tres botones, nunca cuatro botones o más, si no será expulsado de la Sape. Se puede llevar con chaleco.

 El traje cruzado

Preferentemente de dos cuartos o un poco más de largo, debe estar perfectamente ajustado.Se llevará con 4 ó 6 botones, los puristas dicen que los seis botones dan un mejor aspecto al corte. Sobretodo evitar los 8 botones, que se reserva a los marineros. Los diez botones son para el campo del folklore, no para la SAPE.

La camisa

El blanco será la columna vertebral de vuestro armario pero no dudéis a variar con colores más claros. Se pueden llevar camisas a rayas, pero atención no todas valdrán. Evitar en la vestimenta ciertos colores como el verde oscuro  combinado con el rojo por ejemplo.

La corbata

La corbata es uno de los raros elementos -con los botones de las mangas- y los zapatos en donde podéis permitiros ser originales y distinguidos. La corbata refleja vuestra personalidad, no os contentéis sólo con las corbatas  uniformes sino variad con motivos de tono sobe tono o adornos, pero evitad a toda costa las corbatas del tipo: piolín y gatito lindo, el conejo de la suerte, corbata con el emblema de vuestro equipo, lemas como feliz año nuevo , o colores fluoresecentes (verde, naranja).

El cinturón

El cinturón debe ser del mismo tono que los zapatos, si llevais zapatos negros, el cinturón debe ser negro, no hacerlo, es falta de gusto. Elegid el cinturón con un cierre clásico (nada de cinturón de cowboy, D&G grande o un cacharro con LED), de cuero fino y suave (no ponerse el que utilizáis para los jeans, por contra lo contrario es posible).

 Los tirantes

Los tirantes preferentemente de un solo color, nunca tirantes del género Mickey o Donald.Nunca llevar tirantes con chaleco

 Los calcetines

Los calcetines deben ser de hilo de Escocia y monocolor a tono con los zapatos. Los calcetines de deporte blancos, Mickey y Donald son el colmo del ridículo.

Los zapatos 

Siempre bien embetunados y si es posible brillantes, suela de material o goodyear, nunca caucho. Evitar los zapatos de punta demasiado cuadrada o de vaquero de Marlboro. Nunca  llevar zapatos de charol negros o blancos con un traje.Para las ceremonias oficiales dar prioridad al negro

Calamity Jane y la Mano del muerto

El zeppelín está cargado de helio extra, hoy nos vamos de la mano, mejor…a una distancia prudencial…… del rifle de una mujer del Lejano Oeste.

Bebedora impenitente, vestida con atuendo masculino, malhablada, todo el día masticando y escupiendo tabaco, pasó su vida a uno u otro lado de la ley por tierras de Arizona y Dakota, Los indios le llamaban “el diablo blanco de Yellowstone”.  Ella fue Calamity Jane, exploradora profesional, recluta, indignada, forajida, prostituta, cocinera, enfermera, lavandera…fabuladora.  Llegó a ser actriz en un show de cowboys remedando a Bufalo Bill.

Se jactaba de salir indemne de innumerables acorralamientos de indios con superioridad de fuego,  hazañas heroicas sobre las que nadie osaba contradecirla, ofenderla era enfrentarse a la calamidad, de ahí, dicen, su apodo. En aquel último cuarto del XIX pululaban una serie de personajes de película, de ahí que crearon todo un género, el  Western. Aquí tenemos a Calamity, saludando como lo suele hacer, gatillo en ristre.

Rompía corazones, pero en su literalidad. ¿qué tal si le buscamos novio?. Ni falta que hace. Ella dice que tuvo, uno que no era un cualquiera no, sostiene que lo suyo con   James Butler Hickok     era amor, el amor de su vida. El chico  empezó robando, como los grandes y se hizo conductor de diligencia, fue perseguido por la ley, y como suele ocurrir ahora ocupó cargos de comisario, siguió robando, siendo además explorador, tirador y tahúr profesional. Con este Curriculum Vitae y el porte de la foto que os dejo no es de extrañar que Calamity lo viera como su chico ideal:

Mucho hombre este James, mucha mujer esta Calamity, la estabilidad no era el fuerte de la pareja y si hubo algo la cosa no duró mucho.Un 25 de Agosto de 1876 en el  saloon Nuttal & Mann’s #10 de Deadwood, James Butler Hickock, más conocido como Will Bill, estaba jugando al póquer cuando un delincuente conocido como Jack “Crooked Nose” Mc Call , jugador resentidísimo, se deslizó tras él y le descerrajó un tiro en la nuca. Wild Bill cayó silenciosamente al suelo sin soltar las cartas que atenazaban sus dedos: una doble pareja de ases y ochos, que se conocería desde entonces como “La Mano del Muerto”.

Lo cierto es que no parece que fuera efectivamente el amor de su vida, al menos no fue muy correspondido; todavía le dio tiempo a un corto matrimonio con otro vaquero que le dio una hija. ¿Quién es el amor de tu vida Calamity,? Ella siempre, mas o menos borracha decía  ¡Will Bill!.¿Lo tenía claro, y tú?

Observese que dejo otro cadáver cayéndose de una silla en este segundo post ¡que ya es reincidencia! Para animar, en homenaje a Calamity y a Will  nada menos que Bob Dylan deleitándonos con un video muy divertido que da ganas de fumar, jugar al póker y quitarse la ropa…Ramblin Gamblin Willie!

!Bang, Bang!