Mañana el zeppelin toma destino Atenas. Nunca estuve en Grecia a pesar de los 3 años de griego antiguo del bachillerato, del todo Homero, de Alejandro Magno, Esopo y sus fábulas, los presocráticos con Heráclito de Fournier a la cabeza, Sócrates, Demóstenes, sofistas, Eleusis, Kavafis, Ptolomeo, Safo de Lesbos, Miliki, Aristófanes, sobretodo Aristófanes…y Onassis, muchos Onassis navieros…

mañana me espera una Atenas como derrotada no por Esparta sino por malditaseasuerte los mercados, la prima de Merkel, Lehman Brothers, la corrupción institucionalizada; Solón ya alertó en el siglo 7 antes de Cristo de sus designios

 Y duele…

‘Eunomía’ (Buen Gobierno), de Solón de Atenas (600 a.C)

No va a perecer jamás nuestra ciudad por designio

de Zeus ni a instancias de los dioses felices.

Tan magnífica es Palas Atenea nuestra protectora,

hija del más fuerte, que extiende sus manos sobre ella.

Pero sus propios ciudadanos, con actos de locura,

quieren destruir esta gran ciudad por buscar sus provechos,

y la injusta codicia de los jefes del pueblo, a los que aguardan

numerosos dolores que sufrir por sus grandes abusos.

Porque no saben dominar el hartazgo ni orden poner

a sus actuales triunfos en una fiesta en paz.

Se hacen ricos cediendo a manejos injustos.

Ni de los tesoros sagrados ni de los bienes públicos

se abstienen en sus hurtos, cada uno por un lado al pillaje,

ni siquiera respetan los augustos cimientos de Díke,

quien, silenciosa, conoce lo presente y el pasado,

y al cabo del tiempo en cualquier forma viene a vengarse.

Entonces alcanza a toda la ciudad esa herida inevitable,

y pronto la arrastra a una pésima esclavitud,

que despierta la lucha civil y la guerra dormida,

lo que arruina de muchos la amable virtud.

Porque no tarda en agostarse una espléndida ciudad

formada de enemigos, en bandas que sólo los malos aprecian.

Mientras esos males van rodando en el pueblo, hay muchos

de los pobres que emigran a tierra extranjera,

vendidos y encadenados con crueles argollas y lazos

Así la pública desgracia invade el hogar de cada uno,

y las puertas del atrio no logran entonces frenarla,

sino que salta el muro del patio y encuentra siempre

incluso a quien se esconde huyendo en el cuarto más remoto.

Mi corazón me impulsa a enseñarles a los atenienses esto:

que muchísimas desdichas procura a la ciudad el mal gobierno,

y que el bueno lo deja todo en buen orden y equilibrio,

y a menudo apresa a los injustos con cepos y grillos;

alisa asperezas, detiene el exceso, y borra el abuso,

y agosta los brotes de un progresivo desastre,

endereza sentencias torcidas, suaviza los actos soberbios,

y hace que cesen los ánimos de discordia civil,

y calma la ira de la funesta disputa, y con Buen Gobierno

todos los asuntos humanos son rectos y ecuánimes

Anuncios

San Valentin and true love

Hasta en Australia (click the google doodle y verás…ya llegó…):

http://www.google.com.au/

San Valentin, vosotros veréis! La chica, Psique abre el jardín de Cúpido (Waterhouse)

Mihai Eminescu

Separación

¿Pedirte yo un recuerdo para que no te olvide?
Sólo a ti te quisiera, mas no te perteneces;
ni esa flor ya sin vida entre tu pelo rubio,
pues que sólo deseo que me eches al olvido.

¿De qué sirve sentir la dicha ya apagada,
que no se extingue y sigue igual eternamente?
El mismo río canta con diferentes ondas:
¿de qué puede servir la persistente pena
si a través de este mundo está escrito pasamos
cual sueño de una sombra y sombra de un ensueño?
¿Para qué preocuparte de mí más adelante?
¿Por qué contar los años que vuelan con los muertos?
Lo mismo da que muera hoy día que mañana,
ya que borrar deseo el rastro de mi paso,
ya que quiero que olvides nuestro sueño feliz.
No vuelvas, vida mía, a los años pasados,
en una sombra negra queda desvanecida,
como si jamás juntos hubiésemos estado,
como si aquellos años de amor se vaciasen.
¿De tanto haberte amado me podrás perdonar?

Déjame entre extranjeros la cara contra el muro,
que en mis ojos se hiele la luz de mis pupilas,
y así, cuando este barro a la tierra retorne,
¿quién sabrá ya quién soy, quién ya de dónde vengo?
y mis lamentaciones, atravesando el muro,
pedirán para mí el eterno reposo.
Sólo desearía que alguien cerca de mí
pronunciase tu nombre sobre mis ojos ciegos,
y después-si así quieren-que me echen al camino…
Más dicha yo tendré que la que tengo ahora.
Del horizonte llega la bandada de cuervos,
oscureciendo el cielo sobre mis turbios ojos;
que la tormenta estalle sobre el haz de la tierra,
mi barro al polvo vuelva, mi corazón, al viento…

Pero tú sigue en flor como luna de abril,
con tus ojos violeta, tu sonrisa de niña,
pues aunque seas joven siempre lo serás más,
pero no me recuerdes, pues de mí yo me olvido.

Versión de Rafael Alberti y María Teresa León

Despărţire

Să cer un semn, iubito, spre-a nu te mai uita?
Te-aş cere doar pe tine, dar nu mai eşti a ta;
Nu floarea vestejită din părul tău bălai,
Căci singura mea rugă-i uitării să mă dai.
La ce simţirea crudă a stinsului noroc
Să nu se sting-asemeni, ci-n veci să stea pe loc?

Tot alte unde-i sună aceluiaşi pârău:
La ce statornicia părerilor de rău,
Când prin această lume să trecem ne e scris
Ca visul unei umbre şi umbra unui vis?
La ce de-acu-nainte tu grija mea s-o porţi?
La ce să măsuri anii ce zboară peste morţi?

Totuna-i dacă astăzi sau mâine o să mor,
Când voi să-mi piară urma în mintea tuturor,
Când voi să uiţi norocul visat de amândoi.
Trezindu-te, iubito, cu anii înapoi,
Să fie neagră umbra în care-oi fi pierit,
Ca şi când niciodată noi nu ne-am fi găsit,

Ca şi când anii mândri de dor ar fi deşerţi –
Că te-am iubit atâta putea-vei tu să ierţi?
Cu faţa spre perete, mă lasă prin străini,
Să-ngheţe sub pleoape a ochilor lumini,
Şi când se va întoarce pământul în pământ,
Au cine o să ştie de unde-s, cine sunt?

Cântări tânguitoare prin zidurile reci
Cerşi-vor pentru mine repaosul de veci;
Ci eu aş vrea ca unul, venind de mine-aproape,
Să-mi spuie al tău nume pe-nchisele-mi pleoape,
Apoi – de vor – m-arunce în margine de drum…
Tot îmi va fi mai bine ca-n ceasul de acum.

Din zare depărtată răsar-un stol de corbi,
Să-ntunece tot cerul pe ochii mei cei orbi,
Răsar-o vijelie din margini de pământ,
Dând pulberea-mi ţărânii şi inima-mi la vânt…

Ci tu rămâi în floare ca luna lui april,
Cu ochii mari şi umezi, cu zâmbet de copil,
Din cât eşti de copilă să-ntinereşti mereu,
Şi nu mai şti de mine, că nu m-oi şti nici eu.

Filosofando (III)

http://deportes.elpais.com/deportes/2012/06/21/eurocopa_futbol/1340298501_503678.html    Esto sucede unos meses antes de mi entrada; hoy es realidad y actualidad 😉

Al Zeppelin le tira Munich, y es que se siente como en casa, y en este recorrido filosófico llegamos a Alemania con humor..

Mirad este genial video de los Monthy Python; es el partido de fútbol más divertido que he visto. Juegan las selecciones de Alemania contra Grecia en el Olímpico de Munich…todo filosófos y Beckenbauer desesperado por ahí…¡qué bueno el gol de Socrates…!

Maria Zambrano (Vélez-Málaga, 1949-Madrid,1991) , es la filósofa poeta por excelencia de las letras españolas; en su exilio cubano, siempre acompañada de su hermana, tuvo amistad de ese un círculo intelectual constituido entorno a la revista Orígenes (Lezama Lima, Gastón Baquero, Eliseo Diego, el padre Gaztelu,Cintio Vitier y su mujer , la poetisa Fina García Marruz). Con Lezama Lima; era el encuentro entre el poeta hacia la filosofía y la filosofa poeta.Ella llamaría a este grupo “La Cuba secreta” en un artículo publicado en la revista Origenes en el año 1953.

De Cuba escribiría:

Todavía existen mundos, lugares en el planeta donde las cosas y los seres no han sido dominados del todo por el afán de definición, donde aún palpitan asomándose por entre las rendijas de un mundo todavía sin cristalizar. La Isla de Cuba es uno de esos lugares. Las islas han proporcionado al alma humana la imagen de la vida intacta y feliz, como si fuese un regalo, del paraíso donde las dos condenas, el trabajo y el dolor, quedan un tanto en suspenso, un mundo mágico en que la “realidad” no está delimitada, y aún el sueño puede igualar a la vigilia. Por eso fueron cuna de Dioses y de Mitología. Y patria inextinguible de la metamorfosis.

Respecto a las relaciones entre poesía y metafísica, Zambrano aboga por  la reconciliación entre poesía y filosofía: recupera distintas obras poéticas de la Edad Media, el Renacimiento, el Romanticismo o el Simbolismo, hasta concluir en la época conocida existencialista, con las que Zambrano pretende demostrar que la poesía se apunta como elemento y medio de purificación. Asegura que la metafísica más actual, tan lejana ya de la metafísica griega, se halla impregnada de un sentimiento de angustia, sin duda, la raíz originaria de la metafísica en sí misma. Así, la poesía vendría a purificar, a liberar la angustia, porque la poesía es reintegración, reconciliación, abrazo que cierra en unidad al ser humano; en suma, la poesía busca realizar la inocencia, transformarla en vida y conciencia, en palabra y en eternidad.

Zygmunt Bauman es sociólogo y filósofo polaco. Es uno de los pensadores más representativos de la actual crítica de la cultura. Tras la invasión nazi, su familia se refugió en la zona soviética y Bauman se alistó en el ejército polaco, que liberaría su país junto a las tropas soviéticas. Fue miembro del Partido Comunista hasta la represión antisemita de 1968; la consiguiente purga le obligó a abandonar su puesto como profesor de filosofía y sociología en la Universidad de Varsovia. Desde entonces ha enseñado sociología en Israel, Estados Unidos y Canadá. Es profesor emérito en la Universidad de Leeds. Su pensamiento se ha movido desde la especificidad del análisis del movimiento obrero hasta la critica global de la modernidad. Es autor de una obra abundante, entre la que se encuentran libros fundamentales de la sociología contemporánea como La vida líquida, Vida consumo, El arte de la vida, Miedo líquido, y tantas otras obras.

Si hay tanto paro en España como dicen seguro que os interesa este vídeo, parados del mundo, para saber lo que está pasando. Los demás quizás tengáis menos tiempo pero oír a un sabio en entrevista concedida a Radio Nederland es un lujo; hace poco estuvo en España pues uno de los viejos que dan auctoritas a los movimientos de indignados (con Hessel, Sampedro..)

Filosofando (II)

Partimos de la base que la cosa la pintan negra y que a situaciones excepcionales, soluciones radicales, recordad la vía rápida de la película “El Maestro de Esgrima”, que en estos días urgandarinea por la cabeza..

Así que asistamos a otra lección de tics, filosofía pop con mucho humor, que básicamente defiende una revolución más sutil que el amigo de la guillotina para estos tiempos nuevos ¿cómo cortar los huevos? .esto es literal translation)…Vivimos tiempos apocalípticos hasta las derelictas revoluciones como Cuba o corea del norte no tienen sentido por no hablar de lo que vivimos en el campo postcapitalista.

Mientras, en una habitación de Madrid, con una montaña de papeles  ante sí, llenos de post-its de colores, nuestro nuevo presidente revisa los papeles preparados por un ejército de asesores octópodos y a la vista de lo que le espera resopla aproximadamente como con los carrillos del increíble Dizzie Gillespie en el minuto 2:14 de su pieza

A Rajoy le esperan las sobras de la mesa de Merkel y Sarkozy

Filosofando (1)

Viene de filos= amigo y sofá: m. Asiento blando para dos o más personas,que tiene respaldo y brazos.

En eso ando, así que parto de una de esas joyas que te encuentras de vez en cuando, quizás otros conozcan no yo. Del grupo ASTRUD está canción inspiradora:

En noviembre de 1971, la televisión holandesa transmitió un coloquio entre Noam Chomsky (Filadelfia, Estados Unidos, 7 de diciembre de 1928)  y Michel Foucault ((15 October 1926 Poitiers –  Paris 25 June 1984)  dentro del marco de los encuentros del International Philosophers Project dirigidos por Fons Elders, activista radical y filósofo quien, entre sus mayores logros curriculares, contará con haber moderado el encuentro en cuestión, sugerir a Foucault que vistiera una peluca pelirroja durante la charla (cosa que no sucedió) y, según la turbia leyenda, pasar a la historia por darle al filósofo francés “una importante porción de hachís” como pago por su presentación en el evento.

Chomsky

Foucault

El programa fue titulado “La naturaleza humana: justicia vs. Poder “y ofrece grandes contrastes entre la visión más tradicional de la” naturaleza humana “y lo que se convertiría en una perspectiva posmoderna … Chomsky, `siguiendo el  linaje racionalista que se remonta a Platón,  cree que hay una  “naturaleza” fundacional y que sus aspectos positivos (el amor, la creatividad, reconociendo y abrazando a la justicia) deben ser realizados, mientras que Foucault se muestra escéptico de cualquier noción semejante. .. para él, el problema no es tanto si la “justicia” o “naturaleza humana” ‘existe’,sino  … cómo  han  funcionado históricamente (y en la actualidad) en la sociedad . Respecto a la justicia  dice (esto no está incluido en los clips): “… la idea de la justicia en sí mismo es una idea que en efecto  ha sido inventada  y puesto a trabajar en diferentes tipos de sociedades como un instrumento de  cierto poder político y económico o como un arma en contra de ese poder … “El objetivo de toda lucha política, para Foucault, es la de alterar las “relaciones de poder” en el que todos nos encontramos .

Básicamente , Chomsky mantenía posiciones ilustradas razonablemente sensatas: matar y oprimir está mal, la igualdad y la libertad están bien.

Foucault se desmarcaba con ramalazos  populistas. “El proletariado no hace la guerra contra la clase dominante porque crea que esa guerra es justa sino porque, por primera vez en la historia, quiere hacerse con el poder (.). Cuando el proletariado toma el poder es perfectamente posible que ejerza sobre las clases que ha derrotado un poder violento, dictatorial e incluso sanguinario.

El debate se encuentra dividido en dos secciones. La primera, que atañe propiamente a la problemática de la naturaleza humana, se desarrolla en un tono cordial e incluso placentero: mera coquetería académica…

 La segunda, por el contrario, es un ejemplo de la seductora acidez y lucidez de Foucault y del irreprochable candor y mesura de Chomsky. En este segmento confrontan sus irreconciliables diferencias y protagonizan uno de los encuentros intelectuales más sugestivos de la segunda mitad del siglo xx respecto de una cuestión que aún ahora ha quedado irresoluble: las convulsas relaciones entre el poder y la justicia

En la segunda parte el entrevistador interroga a Foucault sobre su interés por la política y ahí va su declaración de principios::

¿Por qué no debería interesarme? Es decir, qué ceguera, qué sordera, qué densidad de ideología debería cargar para evitar el interés por lo que probablemente sea el tema más crucial de nuestra existencia, esto es, la sociedad en la que vivimos, las relaciones económicas dentro de las que funciona y el sistema de poder que define las maneras, lo permitido y lo prohibido de nuestra conducta. Después de todo, la esencia de nuestra vida consiste en el funcionamiento político de la sociedad en la que nos encontramos.

Foucault pasa después al ataque crticando  las ideas de democracia establecidas,  y contra la opción política del anarcosindicalismo y contra la izquierda obstinada y miope incapaz de darse cuenta de su autocomplacencia e ingenuidad. En suma, echará por tierra los principales pilares de Chomsky  no sin advertir que “estamos viviendo bajo un régimen de dictadura de clase, de un poder de clase que se impone a través de la violencia, incluso cuando los instrumentos de esta violencia son institucionales y constitucionales; y a ese nivel, hablar de democracia carece de sentido por completo”. Chomsky, idealista y utopista, intentará definir y articular su discurso con base en sus ideas de una naturaleza humana justa y libre, bajo fundamentos como el “humanismo”, el “amor”, la “decencia”, la “bondad” o la “compasión” que, por si fuera poco, estarían determinados, en su opinión, de manera biológica, es decir, serían parte constitutiva de la naturaleza humana . El principal desacierto para los críticos del boxeo dialéctico es que Chomsky en su argumentación  niega la contingencia y la historicidad.  Por tal razón su teoría social está condenada al fracaso, en la medida en que es imposible e impertinente deducir un ideal sociopolítico de un presumible invariante biológico. Chomsky parece olvidar que, si bien la facultad del lenguaje puede ser un innatismo, el acontecimiento de su praxis es histórico; luego, sus invariables se encuentran a merced de la contingencia

Foucault, que a estas alturas ha dejado en claro cuáles son las tareas que debe realizar la política en sociedades como las nuestras (deberá criticar el funcionamiento de las instituciones aparentemente neutrales como la universidad o la familia en aras de develar la violencia política que han ejercido de manera oculta), concibe los conceptos de justicia, bondad o naturaleza humana como dependientes de nuestra civilización, como adendas que sólo pueden surgir al interior de nuestra filosofía y sociedad. Sujetos entonces a nuestro sistema de clases, “no podemos, por lamentable que sea, servirnos de esos conceptos para describir o justificar una lucha que debería –y que por principio debe– echar abajo los fundamentos mismos de nuestra sociedad”. Chomsky, desde luego, está liquidado. Veinte años después Chomsky recordaba así  Foucault, ya fallecido: “Nunca he conocido a nadie que fuera tan completamente amoral. Generalmente cuando se habla con alguien, uno da por sentado que se comparte algún territorio moral. Con él me sentí, sin embargo, como si estuviera hablando con alguien que no habitara el mismo universo moral. Personalmente me resultó simpático. Pero no pude entenderlo, como si fuera de otra especie o algo así”.

Va por Lou…

Lou Andreas-Salomé (nacida Louza Gustanovna  Salomé) (12 Febrero 12, 1861 en St. Petersburg – Enero  5, 1937 in Göttingen) fue una psicoanalista rusa y escritora.

Hija de un general de ejército y su mujer, fue la única chica de seis hermanos. Aunque fuera atacado por los Nazis como ·Fineses judíos”, sus padres fueron de hecho descendientes de franceses hugonotes y alemanes del norte.

Sus diversos intereses intelectuales  le llevaron a relacionarse con un amplio abanico de luminarias occidentales,  incluidos  Nietzsche, Wagner, Freud, Rodin  y Rilke.

Buscando una educación más allá de la típca mujer de la época y lugar, cuando tenía 17 años persuadió al predicador holandés  Hendrik Gillot, 25 años más viejo, que le enseñará teología, filosofía, religiones del mundo. Gillot se enamoró tan perdidamente de ella que planeó su divorcio y casarse con ella. Salomé y su madre  se piraron a Zurich, para que la hija pudiera tener educación universitaria y huir de la inclemencia del clima ruso.  El viaje también era para intentar mejorar la salud de Salomé que esputaba sangre en ese tiempo.

Dado que en su época se tolera mal la afirmación de una mujer sin connotaciones feministas , Lou Andreas-Salomé aparta las dificultades de la realidad política y social a las que la mujer es sumisa. En el ensayo  La humanidad de la mujer, escrita  en 1899,  señala : Es posible que leyes eternas han prescrito a la mujer la suerte de ser como un árbol en la manifestación de la belleza total, que florece, da fruto, da sombra, quiere simplemente existir. Es en calidad de manifestación de la vida, de la totalidad de la vida, en donde  la mujer gasta sus fuerzas y su savia. Con esta visión panteísta, Lou Andreas-Salomé dibuja un retrato de la mujer de religiosidad romántica, que deja escaso lugar a las exigencias de lo real. Para comprender mejor su pensamiento , hay que referirse a sus años de formación intelectual al lado de Nietzsche, su gurú que le confió las bases de su filosofía antes de volverse loco… De este intercambio intelectual Lou guarda una visión superior de la vida donde el hombre, obedeciendo a una ética rigurosa, está habitado por un sentimiento religioso que le conduce a una pureza moral e intelectual cada vez mayor.

Los que estaban próximos a ella tuvieron la más intensa impresión de la autenticidad y de la armonía de su naturaleza y pudieron descubrir con asombro que todas las fragilidades femeninas y tal vez la mayor parte de las fragilidades humanas le eran ajenas o habían sido dominadas por ella en el curso de su vida.

Lou solo amaba el pensamiento de Nietzsche, en absoluto al hombre. Lo rechazó una y otra vez. Finalmente en 1882,  ya aquejado de sífilis, el filósofo perdió toda esperanza. Unas semanas después se encerró en su pequeña habitación; era el mes de febrero de 1883. En pocos días, Nietzsche compuso su gran poema filosófico que nació como fruto del desengaño y la frustración por un amor imposible.”Zarathustra” salvó de la locura a Nietzsche durante unos años..Sus jaquecas insoportables, su pensamiento en el sucidio, el avance de su locura.

En el verano de 1880, Paul Ree, Federico Nietzsche y Lou Salomé se encontraron en Lucerna, Suiza. Animados como estaban y en un ambiente de franca y cordial camaradería, fueron a visitar al fotógrafo Jules Bonet. Este tenía en su plató un pequeño carro para decorar escenas campestres. Contrariamente a la opinión del fotógrafo, Lou se subió sobre el carro y pidió que Nietzsche y Ree hicieran ademán de tirar de él. Ella, entre tanto, blandía amenazadora un látigo.

La foto ha tardado años en conocerse y resulta, cuando menos curioso que el filósofo misógino que escribiera las mayores diatribas contra el espíritu femenino, consintiera en fotografiarse en aquella situación que tanto contrastaba con sus opiniones posteriores: “¿ vas con mujeres? No olvides el látigo?”…

Con Rée cohabitó 5 años en Berlín pero cuando le pidió matrimonio también le dejó. Acabaria suicidándose.

Frederic Nietzsche ha pasado a la historia como el “gran misógino”. Pero no siempre fue así: Nietzsche amó a una sola mujer. Su poema filosófico, “Así habló Zarathustra” puede considerarse como el producto de éste amor frustrado.

Lou conoce al lingüista Friedrich Carl Andreas con el cual se une en “matrimonio no consumado”. En 1888, cuando era catedrático del Instituto de Lenguas Orientales de Berlín, conoció a Lou Salomé. Logró que le dijera el ansiado “si” intentando suicidarse ante los ojos de su amada; es ella quien nos describe la escena: “con ademán pausado, cogió la navaja y se la clavó en el pecho”. Aquella sangre derramada los unió para siempre. Permanecieron casados cerca de 43 años, durante ese tiempo, el doctor Andreas jamás la poseyó físicamente, pero nunca la perdió del todo. Si bien es cierto que mantuvo relaciones con otros hombres, íntimas en algunos casos, no es menos cierto que siempre, antes o después, volvió con “herr doktor”.  También citan a Rodin entre sus hallazgos:

Lou permaneció virgen hasta los treinta años y jamás mantuvo relaciones sexuales con su marido, el doctor Andreas. Tras su ruptura, Nietzsche dijo de ella que sufría “atrofia sexual”. Sus biógrafos cuentan que por esas fechas -entre los 20 y los 30 años- “le faltaba calor y vida a su rostro”. Su complicada vida erótica y sentimental explica el interés desmesurado que sintió por la obra de Freud.

En el año 1897 conoce al joven poeta Rainer Maria Rilke con el cual se une en una relación sentimental de la cual dan testimonios un intenso intercambio epistolar. Realizarán dos viajes a Rusia en los años 1899-1900, los que resultaran sumamente estimulantes para ellos.

Fue la primera “grouppie”, la primera mujer que tuvo acceso a tertulias hasta entonces vedadas al género femenino. Conoció bien la bohemia de París, Berlín y Viena. Tuvo como pretendientes a las más grandes inteligencias de su tiempo. Pero, sobre todo, fue una mujer de sexualidad anómala. No se sintió jamás madre ni amante, probablemente tampoco mujer sino hasta muy avanzada su madurez…

Por entonces Lou ya había adquirido fama mundial. No en vano había sido la primera psicoanalista distinguida y la única mujer que Freud aceptó en él “círculo interno” de la Sociedad Psicoanalítica de Viena. Lo cual no era poco. Con Freud.

Los 25 años siguientes Lou se dedicará completamente al psicoanálisis, como psicoanalista y como investigadora.

A los 74 años, Lou Andreas-Salomé  dejó de trabajar como psicoanalista. Tenía problemas de corazón  y su débil condición le llevó a hospitalizarse muchas veces. Su marido le visitaba cada día, teniendo su mérito por su avanzada edad y también estaba enfermo. Después de 40 años  de matrimonio marcados por la enfermedad por ambas partes y largos periodos de incomunicación, fueron acercándose con el lapso del tiempo. El mismo  Sigmund Freud  lo reconoció, escribiendo: “esto prueba la permanencia de la verdad [de su relación].” Friedrich Carl Andreas murió de cáncer en 1930. Lou Andreas-Salomé murió de uremia en 1935, en  Göttingen.

Pocos días antes de su muerte la  Gestapo confiscó su biblioteca alegando que había sido colega de  Sigmund Freud y había practicado la “ciencia judía” y por tener muchos libros judíos en sus anaqueles-

 Rilke inspirado en Lou …escribió su Narciso de la serie de Les Roses…

 Dirait-on

 Abandon entouré d’abandon,

tendresse touchant aux tendresses…

C’est ton intérieur qui sans cesse

se caresse, dirait-on;

se caresse en soi-même,

par son propre reflet éclairé.

Ainsi tu inventes le thème

                                                                  du Narcisse exaucé.

Carta A Rilke

Göttingen, 27 de junio de 1914
sábado por la mañana

Querido Rainer, fue solo hace unos días, una vez enviada mi carta, cuando empecé a vivir con el poema mismo, pues en los primeros momentos su sentido objetivo me subyugó demasiado como para poder hacerlo. Y ahora lo leo, o mejor: no paro de recitármelo a mí misma. Hay en él como un reino recientemente conquistado, todavía no se distinguen bien sus fronteras, se extiende más allá del espacio que se puede recorrer en él; se lo adivina más amplio; se presienten muchos viajes y peregrinaciones por hacer a través de caminos en los que las brumas jamás se disipan. Y solo un poco de fulgor diurno, justo el necesario para avanzar un paso, sería —de un poema al otro— como un modo real nunca practicado de seguir asentándose en un terreno donde (al contrario que en el simple «arte») el esclarecimiento y la acción siguen siendo una y la misma cosa; esto sólo puede ser poema en la medida en que se lo vuelva a conquistar en provecho de la experiencia vivida. En alguna parte, en la profundidad, todo arte vuelve a empezar como en sus más remotos orígenes, tal la fórmula mágica, el conjuro —evocación de la vida bajo su forma humana desde el fondo de sus abismos hasta entonces impenetrables—. En efecto, en aquello en que la oración y la suprema explosión de potencia no eran todavía más que una y la misma cosa.

No me canso de reflexionar sobre esto.

Luego volví a leer, súbitamente, el poema de Narciso cuyo texto me escribiste el verano pasado. Y vi entonces en él como la prehistoria de la Muñeca. Ya que, por el efecto que produce este poema, parece que hubiera en él como una singular profundización de la tristeza de Narciso (esa tristeza emanada de la leyenda y del amor rechazado sobre sí mismo) en favor de lo inorgánico, por decirlo así, de lo no-viviente en que se contempla. («Ahora eso yace en el agua indiferente y dispersada… allí donde no hay más que la igualdad de humor de las piedras arrojadas»). Esta parte de él mismo que huye al exterior, no detenida por el «flexible medio», sólo adquiere su pleno efecto en virtud de lo-que-está-muerto, en lo que esta parte fugitiva se detiene, para convertirse así en lo-que-le-hace-frente. Al mismo tiempo, sin embargo, aparece alusivamente en lo-que-huye-al-exterior el por qué es así, el por qué esta experiencia llena de tristeza es talmente ineluctable: el hecho de que él mismo se disuelva también en el sentido creador («en el aire y en el sentimiento de los bosques»), el hecho de que no se enfrente a ninguna hostilidad—, el hecho de que por su parte dé vida a lo que se declaró muerto, a lo exterior, a lo-que-le-hace-frente, llegando a extinguirse su vida más allá de todo esto. Y en tercer lugar aparece, además, cómo esos dos procesos se acrecientan imperceptiblemente en un punto determinado, transformándose así en una tristeza erótica: «Lo que se forma ahí y me es seguramente semejante, y asciende temblando entre signos ahogados en lágrimas, pudiera ser que naciera así en el interior de una mujer, esto permanecía inaccesible». El hecho de enfrentarse a lo inorgánico, el hecho de convenirse en muñeca, expresado al mismo tiempo como el hecho de enfrentarse a nuestro propio cuerpo, que (aunque sea lo orgánico viviente) no deja de ser para nosotros lo exterior y lo externo en el sentido más íntimo, la primera cosa diferenciada con relación a nosotros mismos en tanto que nosotros somos los interiorizados que habitamos en el interior del cuerpo, como la cara del erizo; y sin embargo, lo que concierne precisamente a nuestro cuerpo, nuestros pies, nuestros ojos, nuestras orejas, nuestras manos, es ciertamente lo que se dice ser «nosotros-mismos»; este inquietante, desorientador fenómeno, de ordinario no se disipa completamente más que en el comportamiento amoroso de otro, y es sólo él quien legitima de manera soportable nuestro cuerpo en tanto que «nosotros-mismos». En lugar de eso, las partes integrantes se asocian y disocian de nuevo en el «creador»: por ello lo que viene de él es una realidad nueva en vez de una simple repetición.

Es eso lo que a ti te hace daño; a través de tu mal presiento la felicidad.

Perdóname.

 Lou

La filosofía del amor

En cuestiones del amor sabido es que el zeppelin se mueve bastante, arriba y abajo, un sinvivir, pero qué es el amor, amig@s mí@s, pues aquí tenemos unas cuantas explicaciones que os van a servir de mucho: os traigo al mejor Zizek, la magnífica entrevista a su maestro Derrida, y el templo magno de la filosofía amorosa griega; del Fedro de Platón, la intervención magna de Aristofanes.

Y el misterio del amor, Zizek cortando el rollo…

L’amour ou la mort, se hace el sordo ..jaraja..Derrida, un genio:

Aristófanes toma la palabra en el banquete de Platón:

—«Figúraseme, que hasta ahora los hombres han ignorado enteramente el poder del Amor; porque si lo conociesen, le levantarían templos y altares magníficos, y le ofrecerían suntuosos sacrificios, y nada de esto se hace, aunque sería muy conveniente; porque entre todos los dioses él es el que derrama más beneficios sobre los hombres, como que es su protector y su médico, y los cura, de los males que impiden al género humano llegar a la cumbre de la felicidad. Voy a intentar daros a conocer el poder del Amor, y queda a vuestro cargo enseñar a los demás lo que aprendáis de mí. Pero es preciso comenzar por  decir cuál es la naturaleza del hombre, y las modificaciones que ha sufrido.

»En otro tiempo la naturaleza humana era muy diferente de lo que es hoy. Primero había tres clases de hombres: los dos sexos que hoy existen, y uno tercero compuesto de estos dos, el cual ha desaparecido conservándose sólo el nombre. Este animal formaba una especie particular, y se llamaba andrógino, porque reunía el sexo masculino y el femenino; pero ya no existe y su nombre está en descrédito. En segundo lugar, todos los hombres tenían formas redondas, la espalda y los costados colocados en círculo, cuatro brazos, cuatro piernas, dos fisonomías, unidas a un cuello circular y perfectamente semejantes, una sola cabeza, que reunía estos dos semblantes opuestos entre sí, dos orejas, dos órganos de la generación, y todo lo demás en esta misma proporción. Marchaban rectos como nosotros, y sin tener necesidad de volverse para tomar el camino que querían. Cuando deseaban caminar ligeros, se apoyaban sucesivamente sobre sus ocho miembros, y avanzaban con rapidez mediante un movimiento circular, como los que hacen la rueda con los pies al aire. La diferencia, que se encuentra entre estas tres especies de hombres, nace de la que hay entre sus principios. El sol produce el sexo masculino, la tierra el femenino, y la luna el compuesto de ambos, que participa de la tierra y del sol. De estos principios recibieron su forma y su manera de moverse, que es esférica. Los cuerpos eran robustos y vigorosos y de corazón animoso, y por esto concibieron la atrevida idea de escalar el cielo, y combatir con los dioses, como dice Homero de Efialtes y de Oto. Júpiter examinó con los dioses el partido que debía tomarse. El negocio no carecía de dificultad; los dioses no querían anonadar a los hombres,  como en otro tiempo a los gigantes, fulminando contra ellos sus rayos, porque entonces desaparecerían el culto y los sacrificios que los hombres les ofrecían; pero, por otra parte, no podían sufrir semejante insolencia. En fin, después de largas reflexiones, Júpiter se expresó en estos términos: Creo haber encontrado un medio de conservar los hombres y hacerlos más circunspectos, y consiste en disminuir sus fuerzas. Los separaré en dos; así se harán débiles y tendremos otra ventaja, que será la de aumentar el número de los que nos sirvan; marcharán rectos sosteniéndose en dos piernas sólo, y si después de este castigo conservan su impía audacia y no quieren permanecer en reposo, los dividiré de nuevo, y se verán precisados a marchar sobre un solo pié, como los que bailan sobre odres en la fiesta de Caco.

»Después de esta declaración, el dios hizo la separación que acababa de resolver, y la hizo lo mismo que cuando se cortan huevos para salarlos, o como cuando con un cabello se los divide en dos partes iguales. En seguida mandó a Apolo que curase las heridas y colocase el semblante y la mitad del cuello del lado donde se había hecho la separación, a fin de que la vista de este castigo los hiciese más modestos. Apolo puso el semblante del lado indicado, y reuniendo los cortes de la piel sobre lo que hoy se llama vientre, los cosió a manera de una bolsa que se cierra, no dejando más que una abertura en el centro, que se llama ombligo. En cuanto a los otros pliegues, que eran numerosos, los pulió, y arregló el pecho con un instrumento semejante a aquel de que se sirven los zapateros para suavizar la piel de los zapatos sobre la horma, y sólo dejó algunos pliegues sobre el vientre y el ombligo, como en recuerdo del antiguo castigo. Hecha esta división, cada mitad hacia esfuerzos para encontrar la otra mitad de que había sido separada; y cuando se encontraban ambas, se abrazaban y se unían, llevadas del deseo de entrar en su antigua unidad, con un ardor tal, que abrazadas perecían de hambre e inacción, no queriendo hacer nada la una sin la otra. Cuando la una de las dos mitades perecía, la que sobrevivía buscaba otra, a la que se unía de nuevo, ya fuese la mitad de una mujer entera, lo que ahora llamamos una mujer, ya fuese una mitad de hombre; y de esta manera la raza iba extinguiéndose. Júpiter, movido a compasión, imagina otro expediente: pone delante los órganos de la generación, por que antes estaban detrás, y se concebía y se derramaba el semen, no el uno en el otro, sino en tierra como las cigarras. Júpiter puso los órganos en la parte anterior y de esta manera la concepción se hace mediante la unión del varón y la hembra. entonces, si se verificaba la unión del hombre y la mujer, el fruto de la misma eran los hijos; y si el varón se unía al varón, la saciedad los separaba bien pronto y los restituía a sus trabajos y demás cuidados de la vida. De aquí procede el amor que tenemos naturalmente los unos a los otros; el nos recuerda nuestra naturaleza primitiva y hace esfuerzos para reunir las dos mitades y para restablecernos en nuestra antigua perfección. Cada uno de nosotros no es más que una mitad de hombre, que ha sido separada de su todo, como se divide una hoja en dos. Estas mitades buscan siempre sus mitades. Los hombres que provienen de la separación de estos seres compuestos, que se llaman andróginos, aman las mujeres; y la mayor parte de los adúlteros pertenecen a esta especie, así como también las mujeres que aman a los hombres y violan las leyes del himeneo. Pero a las mujeres, que provienen de la separación de las mujeres primitivas, no llaman la atención los hombres y se inclinan más a las mujeres; a esta especie pertenecen las tribactes. Del mismo modo los hombres, que provienen de la separación de los hombres primitivos, buscan el sexo masculino. Mientras son jóvenes aman a los hombres; se complacen en dormir con ellos  y estar en sus brazos; son los primeros entre los adolescentes y los adultos, como que son de una naturaleza mucho más varonil. Sin razón se les echa en cara que viven sin pudor, porque no es la falta de este lo que les hace obrar así, sino que dotados de alma fuerte, valor varonil y carácter viril, buscan sus semejantes; y lo prueba que con el tiempo son más aptos que los demás para servir al Estado. Hechos hombres a su vez aman los jóvenes, y si se casan y tienen familia, no es porque la naturaleza los incline a ello, sino porque la ley los obliga. Lo que prefieren es pasar la vida los unos con los otros en el celibato. El único objeto de los hombres de este carácter, amen o sean amados, es reunirse a quienes se les asemeja. Cuando el que ama a los jóvenes o a cualquier otro llega a encontrar su mitad, la simpatía, la amistad, el amor los une de una manera tan maravillosa, que no quieren en ningún concepto separarse ni por un momento. Estos mismos hombres, que pasan toda la vida juntos, no pueden decir lo que quieren el uno del otro, porque si encuentran tanto gusto en vivir de esta suerte, no es de creer que sea la causa de esto el placer de los sentidos. Evidentemente su alma desea otra cosa, que ella no puede expresar, pero que adivina y da a entender. Y si cuando están el uno en brazos del otro, Vulcano se apareciese con los instrumentos de su arte, y les dijese: ‘¡Oh hombres!, ¿qué es lo que os exigís recíprocamente?’, y si viéndoles perplejos, continuase interpelándoles de esta manera: ‘lo que queréis, ¿no es estar de tal manera unidos, que ni de día ni de noche estéis el uno sin el otro? Si es esto lo que deseáis, voy a fundiros y mezclaros de tal manera, que no seréis ya dos personas, sino una sola; y que mientras viváis, viváis una vida común como una sola persona, y que cuando hayáis muerto, en la muerte misma os reunáis de manera que no seáis dos personas sino una sola. Ved ahora si es esto lo que deseáis, y si esto  os puede hacer completamente felices.’ Es bien seguro, que si Vulcano les dirigiera este discurso, ninguno de ellos negaría, ni respondería, que deseaba otra cosa, persuadido de que el dios acababa de expresar lo que en todos los momentos estaba en el fondo de su alma; esto es, el deseo de estar unido y confundido con el objeto amado, hasta no formar más que un solo ser con él. La causa de esto es que nuestra naturaleza primitiva era una, y que éramos un todo completo, y se da el nombre de amor al deseo y prosecución de este antiguo estado. Primitivamente, como he dicho, nosotros éramos uno; pero después en castigo de nuestra iniquidad nos separó Júpiter, como los arcadios lo fueron por los lacedemonios. Debemos procurar no cometer ninguna falta contra los dioses, por temor de exponernos a una segunda división, y no ser como las figuras presentadas de perfil en los bajorrelieves, que no tienen más que medio semblante, o como los dados cortados en dos. Es preciso que todos nos exhortemos mutuamente a honrar a los dioses, para evitar un nuevo castigo, y volver a nuestra unidad primitiva bajo los auspicios y la dirección del Amor. Que nadie se ponga en guerra con el Amor, porque ponerse en guerra con él es atraerse el odio de los dioses. Tratemos, pues, de merecer la benevolencia y el favor de este dios, y nos proporcionará la otra mitad de nosotros mismos, felicidad que alcanzan muy pocos. Que Eriximaco no critique estas últimas palabras, como si hicieran alusión a Pausanias y a Agaton, porque quizá estos son de este pequeño número, y pertenecen ambos a la naturaleza masculina. Sea lo que quiera, estoy seguro de que todos seremos dichosos, hombres y mujeres, si, gracias al Amor, encontramos cada uno nuestra mitad, y si volvemos a la unidad de nuestra naturaleza primitiva. Ahora bien, si este antiguo estado era el mejor, necesariamente tiene que ser también mejor el que más se le aproxime en este mundo, que es el de poseer a la persona que se ama según se desea. Si debemos alabar al dios que nos procura esta felicidad, alabemos al Amor, que no sólo nos sirve mucho en esta vida, procurándonos lo que nos conviene, sino también porque nos da poderosos motivos para esperar, que si cumplimos fielmente con los deberes para con los dioses, nos restituirá él a nuestra primera naturaleza después de esta vida, curará nuestras debilidades y nos dará la felicidad en toda su pureza. He aquí, Eriximaco, mi discurso sobre el Amor. Difiere del tuyo, pero te conjuro a que no te burles, para que podamos oír los de los otros dos, porque aún no han hablado Agaton y Sócrates.»

Zizek:” We are called losers, but the true losers are down there on Wall Street”

Llegar a la filosofía de la mano sudorípara de Slavoj  Zizek es probablemente llegar a la ornitología pinzando la cresta de un pavo real, pero hoy día en el negocio de la filosofía no existe otra estrella pop tan atractiva, liderando una corriente anti sistémica utilizando de manera sobresaliente las mass media de las que abomina.

No encontraréis en él el glamour, es demasiado normal, si se le añade cierto desaliñamiento, y una serie de tics nerviosos  que transmite igual que sus ideas (tocarse la barriga seguidamente  pellizcarse el pecho, como una persignación atea que pasa de su estómago a su corazón Siempre nos puede sorprender con nuevos movimientos rascarse la nariz, atusarse el pelo nerviosamente). Cuando escuchas a Zizek  te acaba  picando desde el cuerpo hasta la mente, sobre todo la mente. Discípulo del aporte teórico lacaniano («el inconsciente está estructurado ‘como’ un lenguaje») aunque no puedas estar siempre de acuerdo en el contenido –cuando lo entiendes, claro- es muy loable su esfuerzo por divulgar la filosofía.

Zizek además es un buen cinéfilo y seguidor de series televisivas con lo cual puede hacer tesis doctorales de cualquier capítulo de las series más conocidas (su favorita es “Héroes”), pero sabe ganar su audiencia incluso con la comparación de las sociedades con objetos tan básicos como un váter, que podría pasar  a la vez tanto como chiste de Gila como por una alta reflexión filosófica.

 Su concepción del amor como un acto violento que equilibra el caos cósmico es original y acertada:

y la aplicación práctica no está nada mal, contrajo matrimonio con  Analia Hounie  una modelo argentina bastante más joven, hija de psicoanalistas, como no podía ser menos; y parece que le entendía perfectamente hasta hace poco en que Slavoj se divorció  en los mentideros neoyorkinos se le asocia en romance nada menos que con Lady Gaga….Lo cierto es que va a dar clases de alemán en una Universidad neoyorkina, pero esto ya no lo sigo tanto…

Mañana 15 de Octubre los perroflautas del planeta nos disponemos a decir a los que no quieren oir que miren un poco hacia abajo, que todo esto parece que no funciona y hay alternativas posibles. En el papel de gurú no podía faltar nuestra estrella eslovena.

Zizek viene de dar su último recital frente a Wall Street; su discurso es un buen ejercicio para los estudiantes de inglés, su acento esloveno es bastante accesible  combinado con ese chasquido linguosalival-palatal tan rajoyniano y si no como podéis ver sus fieles repiten ante el oficiante sus palabras.Indispensable.

Este temazo que empieza con “We are call losers…” (Nos llaman perdedores) es un alegato contra el sistema capitalista; rico en imágenes, con pasajes como estos:

“Todos hemos visto la clásica escena de los dibujos animados en la que un coche se acerca a un precipicio y sigue rodando ignorando que está sobre el vacío, y sólo cae cuando el conductor mira hacia abajo y se da cuenta de ello. Esto es lo que estamos haciendo aquí. Recordad: el problema no es la corrupción o la codicia. El problema es el sistema que os empuja a rendiros. Estad atentos no sólo a los enemigos, sino a los falsos amigos que ya están actuando para diluir este proceso. De la misma manera en que os dan café sin cafeína, cerveza sin alcohol o helado sin nata, tratarán de convertir esto en una protesta moral inofensiva.

La razón por la que estamos aquí es que estamos hartos del mundo que recicla latas de Coca-Cola, del mundo del capuccino Starbucks, del mundo que destina un 1% de la riqueza a los niños que pasan hambre. Ya no es suficiente para que estemos a gusto, después de que se hayan subcontratado la guerra y la tortura e incluso después de que las agencias matrimoniales subcontraten a diario hasta nuestra vida amorosa. Estamos diciendo a los chicos de Wall Street “¡eh, mirad abajo!””

Zizek tiene enemigos recurrentes, entre ellos todos aquellos consumidores de productos light, y tiene un discurso antivegetariano “son estúpidos, van a acabar como monos” y tiene sus contravenciones contra la naturaleza…Obviamente es un provocador que siempre deja su huella, para él  “en el discurso políticamente correcto se esconde una extrema violencia”