Azufre, agua y sal

En el Zeppelin, de regreso de Atenas, al llegar a Longitud: 38.81725 / 15.25193 mirando hacia la izquierda en la ruta mediterránea, he visto un espectáculo sobre fondos azules; el Stromboli en erupción, emanando azufre, todo sulfuroso.

Atenas está un poco así, en la aparente calma cotidiana, a nada que indagues surge el azufre; hay rabia contenida en la situación del país; el escandaloso tráfico de la urbe nos aleja de los presocráticos, se detecta tensión, como si los coches en sí hablaran por sus pasajeros, emanando gases y chirriante pasamanería entre la pedrería marmórea que asoma atónita al descalabro.

La acrópolis, en su rotura es un icono de los tiempos que corren, en vez de corredores de Maratón dando la noticia de la victoria, llegan heraldos de la germánica Merkel, como ogros para convertir a toda la Atica en esclavos lacedemonios. Tantos siglos de historia, tanto orgullo, para acabar siendo una postal reducida de precio.

Viva Hellas!!!

Levanto el vuelo del zeppelin al otro lado del Atlántico; Cuba la isla soñada y pesadilla de mí. Hoy pertrechando todo para los reencuentros.

A I.

 

Caminé demasiado y he perdido mis alas,
pero tú que no pisas la tierra, haz que mi alma vuele.
Con un globo vamos a la luna,
una brisa nos llevará,
fuego y aire, haremos nuestra
nuestra pequeña vida.

Es mi corazón un patio en una celda que hace empequeñecer todo,
Pero tú que tienes la llave, dime porqué.
En algún mar en que el sol lo calienta
el sueño me relaja.
Agua y sal, haremos nuestra
nuestra pequeña vida.

Tengo un nudo en la garganta y un lazo que lo estrecha todo,
hagamos música, qué locura me domina
Y si son las notas y las palabras ingenuas,
cántalas para alegrarte…
Con una canción haremos nuestra
nuestra pequeña vida…

Περπάτησα πάρα πολύ

και τα φτερά μου τα ‘χω χάσει.
Μα εσύ που δεν πατάς στη γη
καν’ την ψυχή μου να πετάξει…
Μ’ ένα αερόστατο να πάμε στο φεγγάρι,
ένα αεράκι να μας πάρει…
Φωτιά κι αέρας να κάνουμε δική μας
τη μικρή ζωή μας…

Είναι η καρδιά μου μια αυλή 
σ’ ένα κελί που όλο μικραίνει.
Μα εσύ που έχεις το κλειδί
έλα και πες μου το “γιατί”…
Σε κάποια θάλασσα που ο ήλιος τη ζεσταίνει,
το όνειρό μου ξαποσταίνει…
Νερό κι αρμύρα να κάνουμε δική μας
τη μικρή ζωή μας…

Έχω ένα κόμπο στο λαιμό
και μια θηλιά που όλο στενεύει.
Έλα και κάνε μουσική 
την τρέλα που με διαφεντεύει…
Κι αν είναι οι νότες και οι λέξεις αφελείς,
τραγούδησέ τες να χαρείς…
Μ’ ένα τραγούδι να κάνουμε δική μας
τη μικρή ζωή μας…

Anuncios

Mañana el zeppelin toma destino Atenas. Nunca estuve en Grecia a pesar de los 3 años de griego antiguo del bachillerato, del todo Homero, de Alejandro Magno, Esopo y sus fábulas, los presocráticos con Heráclito de Fournier a la cabeza, Sócrates, Demóstenes, sofistas, Eleusis, Kavafis, Ptolomeo, Safo de Lesbos, Miliki, Aristófanes, sobretodo Aristófanes…y Onassis, muchos Onassis navieros…

mañana me espera una Atenas como derrotada no por Esparta sino por malditaseasuerte los mercados, la prima de Merkel, Lehman Brothers, la corrupción institucionalizada; Solón ya alertó en el siglo 7 antes de Cristo de sus designios

 Y duele…

‘Eunomía’ (Buen Gobierno), de Solón de Atenas (600 a.C)

No va a perecer jamás nuestra ciudad por designio

de Zeus ni a instancias de los dioses felices.

Tan magnífica es Palas Atenea nuestra protectora,

hija del más fuerte, que extiende sus manos sobre ella.

Pero sus propios ciudadanos, con actos de locura,

quieren destruir esta gran ciudad por buscar sus provechos,

y la injusta codicia de los jefes del pueblo, a los que aguardan

numerosos dolores que sufrir por sus grandes abusos.

Porque no saben dominar el hartazgo ni orden poner

a sus actuales triunfos en una fiesta en paz.

Se hacen ricos cediendo a manejos injustos.

Ni de los tesoros sagrados ni de los bienes públicos

se abstienen en sus hurtos, cada uno por un lado al pillaje,

ni siquiera respetan los augustos cimientos de Díke,

quien, silenciosa, conoce lo presente y el pasado,

y al cabo del tiempo en cualquier forma viene a vengarse.

Entonces alcanza a toda la ciudad esa herida inevitable,

y pronto la arrastra a una pésima esclavitud,

que despierta la lucha civil y la guerra dormida,

lo que arruina de muchos la amable virtud.

Porque no tarda en agostarse una espléndida ciudad

formada de enemigos, en bandas que sólo los malos aprecian.

Mientras esos males van rodando en el pueblo, hay muchos

de los pobres que emigran a tierra extranjera,

vendidos y encadenados con crueles argollas y lazos

Así la pública desgracia invade el hogar de cada uno,

y las puertas del atrio no logran entonces frenarla,

sino que salta el muro del patio y encuentra siempre

incluso a quien se esconde huyendo en el cuarto más remoto.

Mi corazón me impulsa a enseñarles a los atenienses esto:

que muchísimas desdichas procura a la ciudad el mal gobierno,

y que el bueno lo deja todo en buen orden y equilibrio,

y a menudo apresa a los injustos con cepos y grillos;

alisa asperezas, detiene el exceso, y borra el abuso,

y agosta los brotes de un progresivo desastre,

endereza sentencias torcidas, suaviza los actos soberbios,

y hace que cesen los ánimos de discordia civil,

y calma la ira de la funesta disputa, y con Buen Gobierno

todos los asuntos humanos son rectos y ecuánimes