Kaiku & 俳句 Haiku

El Zeppelin llega hoy cargado de emociones, un poco japonesas, ligeras.

Aprovechando que alguien subrepticiamente  llegó a mi página buscando “vacas de engorde”, aunque en realidad era un Scarlattiano de los de siempre os sirvo leche y, remo y poesía. A ver cómo se sostiene…

 Te levantas por la mañana un día, abres la leche, la sirves, das un sorbo y el ceño se te nipona  ,´—-3——hum, no es la leche de siempre. Qué es? Pues la globalización. Todas las vacas lecheras de mi tierra, que se vendían bajo la marca Kaiku, fueron dominadas en 2009 por una empresa Suiza, así que la leche pasó por contrato con Mercadona a nutrir su marca blanca. Me entero ahora. El sindicato ordeñador dijo: “Tras muchos años cobrando la leche por debajo del precio de coste para levantar una empresa que se suponía nuestra, en la que incluso al que no colaboraba lo tachaban de anti-vasco, ahora todo pasa a una multinacional suiza”. Mecagüen la leche!!.  Qué mal está esto.  Suiza, ya sabéis donde viven los suicidas, aquí hago un alto; el índice de suicidios en Grecia se ha incrementado con la crisis enm un 40%; perfil tipo hombre, más de 45 casado con hijos y en paro sobrevenido.

Así que homenaje a Kaiku, que entre otras cosas es el club de remo de Sestao. Por ellos, campeones tantas veces con tanto coraje remando por la gloria de la bandera de la Concha y por la leche ahí va una pieza metafórica existencial. Y recuperemos la pinza.

Y aprovechando ese fruncimiento de ceño nipónico y el otoño cierto nos volcamos  en los kaikus japoneses, es decir, esos haikus poéticos de mujer con moño, cara blanca, un poco arubalcabada, con parasoleil al lado del estanque, compungida bajo el ciruelo. Ay! Si no fuera por los cerezos, los cipreses y los ciruelos qué sería de la poesía japonesa… El amo del Haiku genuino fue Matsuo Basho (Ueno, 1644 – Osaka, 28 de noviembre de 1694 siendo el más arquetípico éste de 1686:

furu ike ya / Kawazu tobikomu / mizu no oto)

Un viejo estanque / Una rana se salta: / el sonido del agua

Para construir haikus auténticos parece que hay que tener conocimientos del budismo zen ya que se trataría a de hacer preguntas cuyas respuestas son de difícil interpretación, héte aquí un  ejemplo:

Discípulo: Cuál es el significado de la llegada de Buda desde el Oeste? Maestro: el ciprés en el patio.Otro ejemplo tipo debate electoral:

Rubalcaba: ¿qué opina del matrimonio homosexual, lo prohibirá?                                       Rajoy: el ciprés en el patio.

Veo que lo cogéis rápido.

Un haiku o haikai es una composición poética japonesa que consta de 17 sílabas que pueden ser distribuidas en tres grupos de 5, 7 y 5 sílabas respectivamente. Su origen hay que buscarlo en la “renga” o poesía en cadena, especie de competición o juego poético que practicaban en la antigüedad, añadiendo versos de 14 sílabas a un primer verso dado como tema.

Mario  Benedetti, gran aficionado al haiku decía:

Qué hermoso encerrar en 17 sílabas (y además, con escisiones predeterminadas), una sensación, una duda, una opinión, un sentimiento, un paisaje, y hasta una breve anécdota, empezó siendo un juego. Pero de a poco uno va captando las nuevas posibilidades de la vieja estructura. Así la dificultad formal pasa a ser un aliciente y la brevedad una                                                  provocativa forma de síntesis.

llueve sin ruido

pero bajo el paraguas

funciona el beso

con la alborada

renacen los mejores

remordimientos

van las muchachas

cada paso más lindas

y yo más viejo

con la piedad

a veces se organizan

lindas colectas

quisiera verte

en vigilia o en sueños

o dondequiera

 

sólo un milagro

puede hacer de un velorio

dos carnavales

me gustaría

que el año comenzara

todos los sábados

la mujer pública

me inspira más respecto

que el hombre público

 no te acobardes

son grises del crepúsculo

sombras de asombro

 

Psicólogo poeta y pianista, Thomas Transtromer premio Nobel de literatura, visitador de cárceles y coleccionista afamado de escarabajos, sabedor del sufrimiento humano exprime en sus haikus sus experiencias vitales y no escribe desde la Torre de Marfil sino desde una  libretilla en un reformatorio sacando la luz las tinieblas.

 Nueve haikus del hospicio de jóvenes Hällby, 1959)

 Se juega al fútbol;

confusión, la pelota

va sobre el muro.

 *

 Ruido se hace

para espantar el tiempo,

para apurarlo.

 *

 Vidas mal escritas:

la belleza persiste

como un tatuaje.

 *

 Ladrón cazado:

con los bolsillos llenos

de setas frescas.

 *

 Ruidos de taller,

torres de pesado andar

al bosque asombran.

 *

Se abre la puerta;

en el hospicio estamos,

en nueva era.

*

 La luz se enciende:

el aviador ve manchas

de luz irreal.

 *

Noche: un camión

pasa, los internados

sueñan temblando.

 *

 Él bebe leche

y se duerme en su celda,

madre de piedra.

Para liberar sus tensiones Thomas Transtromer gusta de tocar el piano, y eso que para un hemipléjico no debe ser fácil, uno de sus poemas que me gusta mucho, habla de su conexión con la música:

“Allegro”:

Toco a Haydn después de un día negro/ y siento la calidez en las manos./ Las teclas esperan. Un martillo liviano las golpea./ El tono es verde, vital y calmo./ El tono dice que la alegría existe/ y que alguien no le paga al César lo que es de César./ Meto las manos en los bolsillos haydianos/ e imito a alguien que mira al mundo con tranquilidad./ Levanto la bandera haydiana/ ‘no nos rendimos pero queremos paz’./ La música es un invernadero en la colina./ Las piedras vuelan las piedras ruedan./ Y las piedras ruedan y pasan por el medio/ pero las ventanas están intactas.”

Como el piano no me gusta, pongo el Allegro de Haydn para trompeta con la interpretación magistral de Maurice André a la trompeta, nótese el viortiuosismo al final de la pieza..

Y que mejor que terminar conciliando el kaiku con el haiku, con esta canción euskérica, kaikuana haiku-karaoke del insuperable Mikel Laboa, ¡a leer euskera que relaja…!

La letra dice esto:

Coge una flor,

y pétalo a pétalo,

desnudala.

Y ella también te desea,

 y ella también te desnuda.

 Y pétalo a pétalo,

 coge una flor…”

   Au revoir!

Anuncios

Déjame mirarte a los ojos

Poetas y políticos, bad business uno para el otro, no?

El Lehendakari Patxi López, hijo de poeta, para su investidura eligió el poema Maiazta de Kirben Uribe, buen poema…

Déjame mirarte a los ojos.

Quiero saber cómo estás.

Rainer W. Fassbinder

Mira, ha entrado mayo,

Ha extendido su párpado azul sobre el puerto.

Ven, hace tiempo que no sé de ti,

Se te ve tembloroso, como esos gatitos que ahogamos siendo niños.

Ven, y hablaremos de las cosas de siempre,

Del valor de ser amable,

De la necesidad de arreglárselas con las dudas,

De cómo llenar los huecos que tenemos dentro.

Ven, siente en tu rostro la mañana,

Cuando estamos tristes, todo nos parece oscuro;

Cuando estamos fuertes, el mundo se desmigaja.

Cada uno de nosotros guarda algo desconocido de las vidas ajenas,

Sea un secreto, un error o un gesto.

Ven y pondremos verdes a los vencedores,

 Saltaremos desde el puente riéndonos de nosotros mismos.

Contemplaremos en silencio las grúas del puerto,

Porque estar juntos en silencio es

La mejor prueba de la amistad.

Vente conmigo, quiero cambiar de país,

Dejar este cuerpo mío a un lado

Y meterme contigo en una concha,

Con nuestra pequeñez, como los bígaros.

Ven, te espero,

Continuaremos la historia interrumpida hace un año,

Como si no tuvieran un círculo más

Los abedules blancos de la rivera.

Lo pones en euskera? Pues claro hombre, mirad, mirad que ocurre si no se utiliza….

 Maiatza

Utzi begietara begiratzen.

Nola zauden jakin nahi dut.

Rainer W. Fassbinder

Begira, sartu da maiatza,

Zabaldu du bere betazal urdina portuan.

Erdu, aspaldian ez dut zure berri izan,

Ikarati zabiltza, ito ditugun katakumeak bezala.

Erdu eta egingo dugu berba betiko kontuez,

Atsegin izatearen balioaz,

Zalantzekin moldatu beharraz,

Barruan ditugun zuloak nola bete.

Erdu, sentitu goiza aurpegian,

Goibel gaudenean dena irizten zaigu ospel,

Adoretsu gaudenean, atzera, papurtu egiten da

mundua.

 Denok gordetzen dugu betiko besteren alde ezkutu bat,

Dela sekretua, dela akatsa, dela keinua.

Erdu eta larrutuko ditugu irabazleak,

Zubitik jauzi egin geure buruaz barre.

Isilik begiratuko diegu portuko garabiei,

Elkarrekin isilik egotea baita

adiskidetasunaren frogarik behinena.

Erdu nirekin, herriz aldatu nahi dut,

Nire gorputz hau albo batera utzi

Eta maskor batean zurekin sartu,

Gure txikitasunarekin, mangolinoak bezala.

Erdu, zure zain nago,

Duela urtebete etendako istorioa jarraituko dugu,

Ibai ondoko urki zuriek uztai bat gehiago ez balute bezala.

Barack Obama, escribió su poesía  POP con 18 años, y la crítica literaria más dura le ofreció valor a este poema de aire beatnik que escribió pensando en un amigo comunista negro de su abuelo materno:

 Pop

Sitting in his seat, a seat broad and broken

In, sprinkled with ashes,

Pop switches channels, takes another

Shot of Seagrams, neat, and asks

What to do with me, a green young man

Who fails to consider the

Flim and flam of the world, since

Things have been easy for me;

I stare hard at his face, a stare

That deflects off his brow;

I’m sure he’s unaware of his

Dark, watery eyes, that

Glance in different directions,

And his slow, unwelcome twitches,

Fail to pass.

I listen, nod,

Listen, open, till I cling to his pale,

Beige T-shirt, yelling,

Yelling in his ears, that hang

With heavy lobes, but he’s still telling

His joke, so I ask why

He’s so unhappy, to which he replies . . .

But I don’t care anymore, cause

He took too damn long, and from

Under my seat, I pull out the

Mirror I’ve been saving; I’m laughing,

Laughing loud, the blood rushing from his face

To mine, as he grows small,

A spot in my brain, something

That may be squeezed out, like a

Watermelon seed between

Two fingers.

Pop takes another shot, neat,

Points out the same amber

Stain on his shorts that I’ve got on mine and

Makes me smell his smell, coming

From me; he switches channels, recites an old poem

He wrote before his mother died,

Stands, shouts, and asks

For a hug, as I shink, my

Arms barely reaching around

His thick, oily neck, and his broad back; ‘cause

I see my face, framed within

Pop’s black-framed glasses

And know he’s laughing too.

Pop 

Sentado en su asiento, un asiento amplio y 
Hundido, salpicado de cenizas 
Pop cambia de canal, toma otro 
Trago de ginebra Seagramas, seco, y pregunta 
Qué hacer conmigo, un joven hombre, falto de experiencia 
Quien no logra tomar en consideración 
Las intrincadas trampas del mundo, ya que 
Las cosas han sido sencillas para él; 
Lo miro fijo a la cara, una mirada 
Que que se desvía en sus cejas 
Estoy seguro que él no tiene conciencia de sus 
Oscuros ojos, llorosos, que 
miran en diferentes direcciones 
Y sus lentos, incómodos, tics 
No logran pasar desapercibidos 
Escucho, asiento 
Escucha, abre, hasta que me cuelgo de su pálida 
Remera beige, gritando 
Gritando en sus oídos, que cuelgan 
Con pesados lóbulos, pero el sigue contando 
Su chiste, así que le pregunto por qué 
Está tan infeliz, a lo cual responde… 
Pero no me importa ya, porque 
Demoró demasiado, y desde 
Debajo de su asiento, saco 
El espejo que he estado guardando; río 
Me río fuerte, la sangre baja de su cara 
A la mía, a medida que él empequeñece 
Una mancha en mi cerebro, algo 
Que puede haber sido exprimido como 
Una semilla de melón entre 
Dos dedos. 
Pop toma otra trago, seco 
Señala en su pantalón la misma mancha ámbar 
Que tengo en el mío y 
Me hace oler su olor, que viene 
De él; cambia canales, recita un viejo poema 
Que escribió antes de la muerte de su madre 
Se para, grita, pide 
Un abrazo, a medida que me achico, mis 
Brazos apenas alcanzan a rodear 
Su grueso cuello, aceitoso, y su amplia espalda; porque 
Veo su cara, enmarcada por 
Los anteojos de marco negro de Pop 
Y ahora, él también ríe.

Maya Angelou es un ejemplo de poeta para levantarte cuando caes, y no es de extrañar que sea poeta de cabecera de Barack Obama.

Still I rise

 You may write me down in history

With your bitter, twisted lies,

You may trod me in the very dirt

But still, like dust, I’ll rise.

 Does my sassiness upset you?

Why are you beset with gloom?

‘Cause I walk like I’ve got oil wells

Pumping in my living room.

 Just like moons and like suns,

With the certainty of tides,

Just like hopes springing high,

Still I’ll rise.

 Did you want to see me broken?

Bowed head and lowered eyes?

Shoulders falling down like teardrops.

Weakened by my soulful cries.

 Does my haughtiness offend you?

Don’t you take it awful hard

‘Cause I laugh like I’ve got gold mines

Diggin’ in my own back yard.

 You may shoot me with your words,

You may cut me with your eyes,

You may kill me with your hatefulness,

But still, like air, I’ll rise.

 Does my sexiness upset you?

Does it come as a surprise

That I dance like I’ve got diamonds

At the meeting of my thighs?

 Out of the huts of history’s shame

I rise

Up from a past that’s rooted in pain

I rise

I’m a black ocean, leaping and wide,

Welling and swelling I bear in the tide.

Leaving behind nights of terror and fear

I rise

Into a daybreak that’s wondrously clear

I rise

Bringing the gifts that my ancestors gave,

I am the dream and the hope of the slave.

I rise

I rise

I rise    

El Presidente de la Unión Europea, Herman Van Rumpuy, era casi más conocido por sus haikus que por su carisma político. Ahora en ejercicio no pierde oportunidad de introducir Haikus en su vida diaria.      

Cabello. El viento agita el cabello. Pasan los años, sigue el viento. Pena que no haya ya cabello.

 – Tiempo. La vida es navegar en el mar del tiempo, pero sólo el mar queda.

 – Verano. Un verano de ensueño es almorzar lentamente bajo un sol repleto.

 – Zonlicht:

De Dordognse zon

Bonkt, blakert, koestert en maakt

De dagen trager   

                          

                                                                                                                                                                                                                 

El café escocés

Existen ciudades que sin conocerlas se te hacen simpáticas o las adoptas; ya que no seré nunca hijo adoptivo de una ciudad, es mejor adoptar una ciudad. Mi ciudad , que es tan exótica como una isla Micronesia es Lvov, una ciudad móvil puesto que ha sido Polaca, Alemana, Rusa y ahora Ucraniana. Esta ciudad a la que un día supongo iré , ya la he recorrido, y me parece el mejor escenario para cualquier novela; rica arquitectura, esplendoroso y trágico pasado, adoquines de los gordos, no suelos de ciudades modernas de subcontrata, sus tejados, su lluvia, sus tranvías…

http://es.euronews.net/2011/08/22/lviv-la-pequena-paris/

El Zeppelin, en la tendencia que tiene a volver a la época gloriosa, lo dejaremos aparcado en el pináculo de la catedral barroca de San Yurii y os voy a enseñar la historia de un café muy particular.Se supone que en la época el ocio era limitado pero cuando a los chicos de Lvov les da por reunirse pueden formar algo así…el equipo de waterpolo local.

Los estudiantes no creáis que eran menos desenfadados, esta es la historia de un grupo de chavales que fueron creciendo  y que les gustaba beber, fumar  y las matemáticas; de ahí salieron problemas matemáticos resueltos -no todos-  a lo largo del siglo y la matemática en general no sería la misma sin las aportaciones de algunos de sus asiduos que dan nombre hoy a teorías propias como Banach o Ulam (padre de la bomba de hidrógeno)

Este grupo (Banach, Ulam, Shodera, Mazur, Steynhauza)  constituían un grupo de genios polacos que  primero se reunían en la cafetería Roma de la ciudad. Pero el propietario estaba disgustado porque le ponían las mesas de madera  llenas de garabatos con sus lápices y siempre tenía que estar fiándoles…así que visto el panorama se pasaron al bar de al lado, el Café Escocés.

Entre la copa de coñac y tazas de café, el grupo se dedicaba con frecuencia a resolver complejos problemas matemáticos de su tiempo. Una de las sesiones de Matemáticas del  Café Escocés duró 17 horas con un descanso sólo para comer. Los asiduos describían el café: “La comida era mediocre, pero el alcohol y el tabaco siempre estaba ahí para nuestros excesos.  Las mesas eran de mármol, lo que  permitía escribir con lápiz sobre ellas, y se podían borrar luego los garabatos matemáticos. Tras ratos de silencio se podía oír una discusión o una risa no se sabe si de satisfacción, por un hallazgo o de la misma borrachera, o de repente se hacía el silencio y se quedaban pensativos dando sorbos al café o fumando sin parar, alienados. Otros clientes, al margen de este grupo, probablemente se veían  sorprendidos por esta impresionante imagen  de matemáticos bohemios que se repetía durante horas. Además de matemáticas, había ajedrez. Pero  la perseverancia  y la concentración fue el requisito más importante para el trabajo matemático verdaderamente creativo de este grupo.”

Las primeras soluciones se hicieron  encima de una mesa, entre otras teoría tan importantes como la de Banach que fue borrada por un camarero sin contemplaciones; años se tardó en reconstruir la solución. Para  poner algo de orden y ante las nuevas quejas del propietario sobre el pintarrajeo de las mesas, la esposa de Banach, compró por 17 zloty un cuaderno grande que llevó al café para dejar constancia de los trabajos y se convirtió en el famoso “libro de Escocia” para el mundo  de las matemáticas.

Así que la dinámica era esta, se planteaba un problema y todos se ponían manos a la obra, al café y al cognac. Se fijaba un premio para el que lograba la solución…Una vez lograda la solución, se generaba otro problema y se olvidaban  del anterior.  La comunicación oral era esencial, mientras que los artículos eran secundarios.

Cuando el cuaderno se quedó en el café, pasó a ser custodiado por un camarero celoso del ritual de los matemáticos y  la cosa se fue organizando;  se fijaban recompensas con el planteamiento del problema, por ejemplo, una copa de cerveza, vino, o la cena en un restaurante de moda. Un problema   difícil,  valía una cena, como el número 153 , de 6 de Noviembre de 1936,  que fue planteado  por Stanislaw Mazur,  y solamente  resuelto en 1972 por el matemático sueco Per Enflo, que obtuvo la recompensa prometida ya nostálgicamente  en Varsovia, una cena. El premio fue cocinado para él por la esposa del matemático polaco Zhyliasko . Otras veces los premios eran divertidos y absurdos, por ejemplo un ganso vivo.

En total de 193 problemas matemáticos se registraron en el Libro de Escocia desde 1935 a 1941.(una cuarta parte sin resolver todavía).

La vida de muchos de esos miembros de la escuela de Lvov fue plagada por las guerras, las persecuciones religiosas o políticas, los campos de concentración.  Su influencia en todos los campos de la matemática perdurará para siempre, algunas veces salpicada hasta con humor, como es la historia del Café Escocés y el libro de problemas. El café está actualmente ubicado en el número 27 del Taras Shevchenko Prospekt y ahora siguen haciéndose operaciones: su lugar tristemente lo ocupa ¡una oficina bancaria!

Y sino siempre estáis a tiempo a jugar un partido con los chicos del waterpolo o marcaros un karaoke en euskera con el gran Benito Lertxundi, como los problemas matemáticos, no se entiende pero si intentas seguirle, relaja.

Amada Vizcaya,ayer por la mañana te vi vestida de blanco, verde en la cabeza, fuego en el corazón, esbelta, maciza, hermosa cuando pasabas junto al lado de mi deseo, y tu dulce olor, trabajo, amor, el mar se adueñaba de mí. Ayer por la mañana escuché el eco de tu habla, la caricia de tu canto, sobresalto en el corazón y flotando en lo profundo de tu eco me fui saltando, volando. Ayer noche  junto al huerto de los antepasados te dedicaste a bailar y  a improvisar versos, alegre y picante, seno prolífico, fuente inagotable. Amada Vizcaya, vestida de blanco verde en la cabeza, fuego en el corazón, consuelo y dolor del sufrido poeta. Amor y canto tu suave habla, tu viva impronta, el candente de tu hierro son hoy mi refugio.