Manel, de la sofisticada simplicidad no indignada

Vengo del concierto de final de gira de Manel, lo que diría el típico crítico “un soplo de aire fresco en el panorama musical ibérico”. Me gustan mucho sus letras que trazan unas historias abiertas o  no evidentes que dan lugar a interpretaciones, como si fueran sueños interrumpidos pero con una coherencia interna. Cantar en catalán es ya un apuesta en un mercado más reducido, sin embargo atrae mucho tanto la formación y su aire sencillo con personalidad y su buena base musical.

Es decir todo muy bien con cierta autosatisfacción del público que conocía perfectamente las letras. El ala yihadista de catalanes le pedía al cantante que hablará en catalán, como si fuera una valentía en territorio Apache, pero no hubo concesiones, las canciones en catalán y las presentaciones y explicaciones en castellano, en muy castellano diría. Es que esto de la multiculturalidad se impone y el consumidor que paga manda -en este caso era un mix de catalanes residentes y madrileños y gafapastas asociados- y no le podemos poner boina al campo ni barretina cuando la parada de metro aneja se llama ahora Sol Sun Galaxy para publicitar un teléfono y ¡oh my good! el teatr une La vida es sueño con los helados y es que el concierto se ubicaba en el Teatro HäagenDazs Calderón. ¡quina grácia!

Me ha gustado mucho la canción Benvolguts/Queridos…en el que Manel de manera inteligente cuenta la historia de una chica que en diferentes fases de la vida ha tenido “sus chicos” .Así la canción está dedicada por el cantante al exnovio de su novia. El cantante, cuando ellos dos salían, ya estaba “esperando su turno” de estar con ella. En la casa en la que vive aún hay discos del ex, fotografías, etc. Así es como ha funcionado siempre la chica. Muy buena canción.

Querido, permíteme suponer

que, a pesar de que no hayamos disfrutado de presentación oficial,
más o menos, así como yo, estás enterado
de mi existencia, de las cosas que hago.
Querido, yo lo reconozco, qué le voy a hacer, cobarde de mí,
no es que seas cada tarde mi tema favorito,
vuestras son las promesas que ya nadie cumplirá.
vuestras las noches que los teléfonos no paraban de sonar.
Pero si que te voy viendo en discos que al final no te llevaste
y algunos qué maravilla, y algunos que nunca tendrás lo suficiente lejos,
querido, y en una sonrisa que hace sola andando
y en aquella foto antigua olvidada en un cajón:
habéis parado una furgoneta aprovechando la vista privilegiada de una ciudad.
¡Tu señalas el ábside románico de una catedral y sois jóvenes y fuertes!
¡Y sentís la eternidad delante vuestro!
Y, querido, ni sospecháis que gente como yo
estamos esperando.

Y que simpáticos que se os ve, y qué daño debía hacer,
y me lo imagino – o lo intento – y te aseguro que comprendo
que aún hoy, sin remedio, todo se tambalee un segundo
cuando un amigo, con buena fe, pronuncia vuestro nombre.
Pero quiero pensar que todo va bien y que no añoras aquellos tiempos,
que incluso al recordar no sabes por qué pero estás contento
y vas viendo cosas por el mundo que te están gustando tanto
y agradeces que entre los dos me hicierais crecer escondido.
Escondido en mentirijillas, en dudas incordiantes,
en cada intuición fugaz de una vida mejor,
escondido en “somos muy jóvenes para tener nada demasiado claro”,
escondido en “no sé que es, pero, nena, no puedo respirar”.
Ay, querido, qué extraño si un día te hicieron daño
mi amor, mi suerte, mis manos
¡O mi dedo resiguiéndole la columna vertebral!
¡Querido, que ha llegado y se quiere quedar!
Ay estos dedos, no son sencillos, de gente como yo
que estaba esperando.

Querido, lo dejo aquí, que sé que eres un hombre ocupado.
Supongo que es momento de despedirme esperando
no haberte incordiado demasiado, no haber parecido un loco,
¡Que la fuerza nos acompañe, adiós, hasta siempre, suerte!
Por si un día nos cruzamos ya me disculpo, que me conozco,
haré de hombre serio, esperaré detrás de pie
mientras tú le haces bromita, “veo que ahora los buscas altos”,
mientras tú te reivindicas como mucho más elegante.
Haremos adiós y marcharemos y ella me dirá que te ha visto viejo
y, paso a paso, ya estarás tan lejos
como el cretino que antes de entrar a Historia le tocaba el culo
arrinconándola contra los árboles de al lado de un instituto.
Ay, pobrecitos míos, como se hubiesen asustado,
si entre los matorrales, salimos tú y yo diciendo
“ey, aquí los señores, estamos esperando.
Chicos, id haciendo sitio,
que estamos esperando”.

Benvolgut, permet-me suposar
que, malgrat que no haguem gaudit de presentació oficial,
més o menys, així com jo, estàs assabentat
de la meva existència, de les coses que faig.
Benvolgut, jo ho reconec, què hi faré, covard de mi,
no és que siguis cada tarda el meu tema preferit,
vostres són les promeses que ningú ja complirà,
vostres les nits que els telèfons no paraven de sonar.
Però sí que et vaig veient en discos que al final no et vas endur
i alguns quina meravella, i alguns que mai tindràs prou lluny,
benvolgut, i en un somriure que fa sola caminant
i en aquella foto antiga oblidada en un calaix:
heu parat una furgoneta aprofitant la vista privilegiada d’una ciutat.
Tu assenyales l’absis romànic d’una catedral i sou joves i forts!
I sentiu l’eternitat al vostre davant!
I, benvolgut, ni sospiteu que gent com jo
estem esperant.

I que simpàtics que se us veu, i quin mal devia fer,
i m’ho imagino -o ho intento- i t’asseguro que comprenc
que encara avui, sense remei, tot trontolli un segon
quan un amic, amb bona fe, pronuncia el vostre nom.
Però vull pensar que tot va bé i que no enyores aquells temps,
que fins i tot en recordar no saps per què però estàs content
i vas veient coses pel món que t’estan agradant tant
i agraeixes que entre els dos em féssiu créixer amagat.
Amagat en mentidetes, en dubtes emprenyadors,
en cada intuïció fugaç d’una vida millor,
amagat en “som molt joves per tenir res massa clar”,
amagat en “no sé què és, però, nena, no puc respirar”.
Ai, benvolgut, que estrany si un dia et van fer mal
el meu amor, la meva sort, les meves mans
o el meu dit resseguint-li la columna vertebral!
Benvolgut, que ha arribat i es vol quedar!
Ai aquests dits, no són senzills, de gent com jo
que estava esperant.

Benvolgut, ho deixo aquí, que sé que ets un home ocupat.
Suposo que és moment d’acomiadar-me esperant
no haver-te emprenyat massa, no haver semblat un boig,
que la força ens acompanyi, adéu, fins sempre, sort!
Per si un dia ens creuem ja em disculpo, que em conec,
faré d’home seriós, esperaré darrere dret
mentre tu li fas brometa, “veig que ara els busques alts”,
mentre tu et reivindiques com molt més elegant.
Farem adéu i marxarem i ella em dirà que t’ha vist vell
i, pas a pas, ja estaràs tan lluny
com el cretí que abans d’entrar a Història li tocava el cul
arrambant-la contra els arbres del costat d’un institut.
Ai, pobrets meus, com s’haguessin espantat,
si entre els matolls, sortim tu i jo dient
“ei, aquí els senyors, estem esperant.
Xicots, aneu fent lloc,
que estem esperant”.

Con todo me ha quedado una sensación “a la vista que está cayendo” que cabrá esperar algún mensaje más comprometido próximamente, porque me temo que” el soplo de aire fresco” deberá dar un salto más y no quedarse en lo efervescente, salvo que quieran preservar el  puro divertimento palaciego, caiga quien caiga y su reino no sea de este mundo.

¡Pop! y se murió…

Hay veces que las cosas empiezan así,  inicias el camino sin saberlo y en el primer movimiento te encuentras con un muerto en una silla, al día siguiente sin quererlo ¡patapam! Otro fiambre muerto en otra silla. Esto parece un obituario show blog, los muertos en silla, vaya temita o trending topic para quedar guay y claro ahora me retan. A ver si eres capaz de subir más muertos a una silla. Yo no quería, pero claro, ahora no puedo quedar mal, no hay dos sin tres.

Esto de escribir un blog es agotador, creía que tendría muchísimos temas, que mi imaginación es inagotable, pues bien, seguimos adelante a duras penas, debiera cerrar ya si no fuera porque…TENGO OTRA MUERTA EN UNA SILLA , así que me voy especializar en esto y parecerá así que soy superoriginal,” el hombre que construye mundos partiendo de muertos en una silla”. Ya sabéis, si veis gente muriéndose en una silla, contádmelo por favor, un mundo nuevo por descubrir, la deconstrucción a partir de una simple silla de IKEA.

El muerto de hoy ha venido porque he cogido el metro, si no os quedáis sin blog ¡chicos y chicas!. Resulta que había un periódico tirado en una silla, muerto de la risa y al abrirlo me topo con la muerte de Hamilton, vale no es el piloto de fórmula uno, que si fuera, fijo que muere en el monoplaza, ¡larga vida a Mc Laren!, ¡no es eso no, ni ése!, es otro Hamilton, muy interesante, el abuelo del Pop Art. Me llamó la atención que Ferrá Adrià dijera de él en ocasión de la presentación del libro  que Hamilton concibió y prologo para él (Comer para pensar , Pensar sobre el comer, editorial Actar, un lujo). “Profesionalmente  después de este libro ya me puedo morir».  Hey tío, no enredemos, no mentemos el temita. ¿La portada os suena no?.

El libro es una reflexión sobre el universo creativo del mejor chef del mundo, la cocina de vanguardia y su relación con el mundo del arte. Bien -mal- no he estado en el Bulli pero sí que he leído el libro. Y Hamilton con sus mas de 80 años se jactaba de haber probado desde 1969 que empezó a visitar el restaurante cada uno de los platos de El Bulli.  Aquí vendría una larga disertación sobre que pienso de la comida deconstruida y sobre la comida más natural, que en el momento se convirtió en una disputa nacional con el Chef antagonista Santi Santamaria. Pero ¡ay mi madre! (translation: joder,joder). ¡No puedo!, el Señor Santi Santamaría murió hoy hace 6 meses en Singapur en una silla mientras hacía una demostración ante la prensa en el restaurante de su hija. El propietario del mítico Can Fabes, con sólo 53 años se fue y dejó supongo platos exquisitos pero era una enciclopedia andante llena de filosofía vital y amor a la tierra, a la gente. Os dejo aquí uno de sus textos, en este caso sobre el amor: “el amor es un hierro oxidado”. http://file01.lavanguardia.com/2011/02/16/54115964578-url.pdf

Vale está en catalán, y qué, google tiene un traductor maravilloso, ¿hay que esforzarse eh?.Veo que el zeppelín está tristón, pero no hay que animarse, un canto a la vida  y eso, Hamilton , Adrià; Santamaría, son ejemplo en su trabajo de cosas bien hechas, aquí en la Costa Brava donde se junta vientos y milagros. Alekhine murió soñando con sus jugadas, enviando caballos negros por la estepa siberiana, Willy Bill murió de muerte violenta con una mano de dobles parejas  y hoy os debo  una muerte feliz, muerte de feliz cumpleaños feliz….

El zeppelín se posa hoy en la antena del colegio Costa i Llobera de Barcelona, en solidaridad con el profesorado con los recortes y bla bla bla, ok, pero principalmente porque de ahí salieron los componentes de la banda de pop-folklie catalá Manel, la sensación del verano, (gracias por el chivatazo;)…Pop, Catalunya, gastronomía, aniversari, muerte en una silla, alguien da más. Os dejo con este refrescante clip de Manel y con su letra. ¡Qué aproveche!.

Las luces se han apagado, han sacado la tarta
aplauden los padres, los tios y los amigos
todoa a la vez, unidos en un mismo grito:
que pida un deseo
que pida un deseo
que pida un deseo
que pida un deseo

Y tu, nerviosa,
Como siempre que te toca ser el centro de atención
has fijado los ojos en un punto impreciso del comedor

Un segondo, dos segundos, tres segundo, cuatro… y cinco

Tus ojos que se perdían buscando un deseo
las velas quemaban y algunos de tus amigos te enfocaban con cámaras de foto
una voz comenta: que guapa está
y yo en el fondo me acabo el culito de la copa
decidio a encontrar un rinconcito adecuado
para hacerme pequeño pequeño
del tamaño de una mosca
del tamaño de un mosquito

Por uno vez empequeñecido bajo los tamborcitos
y la mesa alargada per los dos caballetes
abriendome paso con prudencia por un entramado
de zapatos de invierno y confeti chafado

Y has brindado maldeciendo la largaria de mis nuevos paseos
y escondiéndome entre un tapón de corcho y la pared
justo antes de no comerme los cojones de gatito
y escalar las cenefas de tu vestido
y falcar el pie izquierdo en un descosido
y llegar a tu espalda
y sentarme en un botón

y coger un pelo suelto
con un solo tirón
engancharte un cabello
e impulsarme con un último salto final
y saber tu deseo travesando la pared del lagrimal

Ahora un pie, ahora un brazo, ahora el tronco, ahora la cebeza
y ya desde dentro del deseo ver si hay buen ambiente
repartir unas tarjetas
ser amable con la gente

Y con maneras de joven discreto y educado
presentar mis respetos a la autoridad
escuchando con atención batallas curiosas a los más viejos
haciéndome fotos graciosas con otros ilustres viajeros
y con un hombre con corbata que no se quien es
y una nube de sueños que tienes al alcance
y otros que lo siento pero ya nunca vivirás

detectar un caminito que me aleje del grupo
o una sombrita tranquila donde desapercibido
estirarme un ratito y por fin relajarme celebrando
el placer indescriptible que es estar contigo hoy que te haces mayor
mientras fuera del ojo las velas se van apagando

Versión original:

Els llums s’han apagat, han tret el pastís,aplaudien els pares,els tiets i els amics,tots alhora agrupats en únic crit:”Que demani un desig, que demani un desig”I tu, nerviosa, com sempre que et toca ser el centre d’atenció has fixat els ulls en un punt imprecís del menjador un segon, dos segons, tres segons, quatre i cinc. Els teus ulls cavalcaven buscant un desig les espelmes cremaven i alguns dels amics t’enfocaven amb càmeres de retratar una veu comentava: “ai, que guapa està” i jo en el fons m’acabava el culet de la copa decidit a trobar un raconet adequat per fer-me petit, petit -Del tamany d’una mosca, del tamany d’un mosquit, per un cop empetitit sota els tamborets i la taula allargada pels dos cavallets fer-me pas amb prudència per un entramat de sabates d’hivern, de confeti aixafat i esprintar maleint l’allargada dels meus nous passets i amargar-me entre un tap de suro i la paret just a temps que no mengi el collons de gatet. I escalar les sanefes del teu vestit i falcar el peu esquerre en un descosit i arribar-te a l’espatlla i seure en un botó i agafar un pelet d’aire i amb un saltiró, enganxar-te un cabell, impulsar-me en un últim salt final i accedir al teu desig travessant la paret del llagrimal,ara un peu, ara un braç, ara el tors, ara el cap.I ja dins del desig veure si hi ha bon ambient repartir unes targetes, ser amable amb la gent, i amb maneres d’ajuda, discret i educat, presentar els meus respectes a l’autoritat, escoltar amb atenció batalletes curioses als més vells, fer-me fotos gracioses amb altres il·lustres viatgers. i amb un home amb corbata que no sé qui és. i en un núvol de somnis que tens a l’abast. i entre d’altres que ho sento, però ja mai viuràs, detectar un caminet que m’allunyi del grup, o una ombreta tranquil·la on desapercebut, estirar-me una estona i per fi, relaxar-me celebrant, el plaer indescriptible que és estar amb tu avui que et fas gran mentre fora de l’ull les espelmes es van apagant.