¡Paciencia, muuucha paciencia!

Ayer hablábamos de lo rápido que van las cosas y de la lentitud de la influencia del ciudadano en el desenvolvimiento de su rol ciudadano. Y hablaba de España. Sabéis que llevo buscando a mi detective chino por todos los rincones y lo he encontrado tomándose una limonada frente al puerto de La Habana.

Si un pueblo se caracteriza por la lentitud de su influencia en el devenir de las cosas, Cuba se lleva la Palma de Oro de Cannes, el León de Venecia , La Concha de Oros y el Oso de Berlin todos juntos. Y es que los abusos cometidos en nombre de la dignidad de un pueblo  han resultado tan nocivos como los abusos habituales de las superpotencias, y con más saña si cabe en el caso cubano. Uniendo las dos cosas, la paciencia del cubano debiera presentarse al Patrimonio Intagible de la Humanidad de la Unesco (mirad una lista de “cosas inmateriales” que llevan ese camino: la cetrería, La isopolifonía popular albanesa, el alhelil del Gurara en Argelia, el tango, el duduk y su música armenia; El leelo, canto polifónico tradicional del pueblo seto (este me interesa) y una lista apasionante de la me quedo con “La refección septenal de la techumbre del Kamablon, casa sagrada de Kangab” de Mali, que vete a saber de que estamos hablando. En  el caso español ni siquiera han nominado el botellón, la siesta, la tortilla de patata de mi madre, la trama Gürtel  o  el quedar en la puerta de los cañones de el Corte Inglés de Zaragoza por ejemplo, todas ellas mucho más importantes que las oficiales por España, a saber: el misterio de Elche, la Patum de Berga, los Tribunales de regantes del Mediterráneo español: el Consejo de Hombres Buenos de la Huerta de Murcia y el Tribunal de las Aguas de la Huerta de Valencia; el Silbo gomero, lenguaje silbado de la isla de La Gomera (Islas Canarias); el canto de la Sibila de Mallorca, el flamenco, Los “castells”…

Propongo la paciencia cubana a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la Unesco:

El chiste que recorre la Isla es que Fidel envía un emisario a los Estados Unidos para ver como esta aquello. El enviado, Yosvani, que no había salido de la Isla llega a Miami y se encuentra con una ciudad dinámica, atascos en las calles, neón, modernidades…

De regreso, Fidel le pregunta, qué chico, como esta eso?

Y Yosvani le contesta: ¡¡Fatal mi comandante, menudo retraso llevan, tienen de todo, están como nosotros en el año 1959!!…. Evidentemente poca diferencia hay en La Habana de 1959 y ahora; el parque móvil vigente es de aquella época:

Mirad este reportaje en lo que todo es aprovechable, el micrófono que salía en Los Picapiedra y las entrevistas con la llegada a Güira de Melena de un invento supermoderno la bicitaxi:

La inenarrable paciencia cubana ya viene de antiguo, mi detective chino es el “nieto” del famoso Chan Li PO,  que fue  un detective creado por el polifacético escritor y compositor  santiaguero Félix B.Caignet (San Luis, Cuba,1892- La Habana 1976), que se basó en otro detective chino Charlie Chan, creado por el escritorn norteamericano Earl Derr Biggers (1884-1933), primeramente en un serial del semanario  The Saturday Evening Post y posteriormente llevado a la literatura en la novela The House Without a Key a fines de 1925 y otra saga de aventuras, que le siguieron después.  Caignet nació de una madre cubana mulata y de un padre francés, que tenía unas tierras donde cultivaba café y caña de azúcar. Vivían en el campo con costumbres versallescas. Fue autodidacta y todo un personaje relacionado en diferentes épocas con la intelectualidad de la Isla, conoció a Juan Ramón Jiménez a María Zambrano, Carpentier o Caruso y compuso canciones famosas sin saber solfeo para el Trio Matamoros y su música se ha oído en los mejores escenarios del mundo como canciones como Frutas del Caney, el bolero Te odio, la estampa Carabalí, canciones como Sin Lágrimas y En silencio. El “intelectual “  Boris Izaguirre narró, no sin desacierto,  su historia en su  libro” Y de repente fue ayer”.

El Chan Li PO Cubano conoció su edad de oro en los años 30, primero en la radio de Santiago CMKD de Cuba y luego ya emitiendo desde la Habana a nivel nacional por la CMCK. Chan Li Po se describe como “una figura alta, gallarda, y simpática, de ojos pequeños y escrutadores que revelan una mezcla de bondad y decisión, de tenacidad: una tenacidad tranquila, que parece estar por encima de todas las flaquezas”

El actor Aníbal del Mar puso primero su voz y su presencia era tan acorde con el personaje que protagonizo la primera película  de largometraje sonora Cubana encarnando a Chan Li PO, en “La serpiente roja”, un thriller que fue exportado a muchos países.

La radio tenía un magnetismo increíble, “las calles cubanas quedaban desoladas a partir de las ocho de la noche y se reanimaban después, en corrillos que comentaban el tema predominante, la serie del detective chino, quien con privilegiada y parsimoniosa sabiduría, desentraña misterios del hampa. Tal era su popularidad que inclusive algunos cines ponían a esa hora la emisora en voz alta y encendían las luces, como intermedio entre películas, para que los espectadores no dejaran de asistir a las salas de cine y tampoco dejaran de oír los episodios de Chan Li Po.

Chan Li PO, tenía una verba curiosa, hablando cubano pero achinao utilizando las eles por las erres; además utilizaba en tono humorístico proverbios chinos adaptados a la realidad de cuba que pronto se incorporaban en la jerga cotidiana.

Los chinos ya eran conocidos en Cuba e incorporar su figura a la radionovela ya ocupada por arquetipos: la mulata, el español rancio, el guajiro…fue un verdadero acierto. El lejano Oriente, con personajes de extrañas vestimentas, costumbres y escenarios distintos despiertan la atención y son caldo de cultivo para dejar volar la imaginación del cubano.

Chan Li Po, que en los momentos culminantes, cuando ya estaba a punto de descubrir o adivinar quién era el asesino o un importante ladrón decía una frase a sus interlocutores que aún hoy se repite con frecuencia: Hay que tener paciencia, muuuucha paciencia.

Esta expresión pronunciada parsimoniosa y achinadamente sigue grabada en la jerga popular cubana en tono de humor ante la que les está cayendo.

Hoy  como son las fiestas del Pilar os tenéis que leer el Saluda que mi hermano lanza al Alcalde de Zaragoza por las Fiestas del Pilar en el Heraldo de Aragón de hoy :

“Acabo de escuchar en Antena Aragón a nuestro alcalde don Juan Alberto Belloch comentar las quejas de Interpeñas sobre el macrobotellón en el entorno del recinto y sobre la falta de medios sanitarios y policiales para controlar esa zona. Al parecer, muchos de los jóvenes que se reúnen estas noches en esa zona son menores de edad. El señor alcalde, espero que sea al calor de las fiestas o de algún exceso propio de estos días, ha dicho que la solución sería dejar entrar a los menores al recinto de Interpeñas. ¡Oiga usted, espero que rectifique sus declaraciones!. Durante todo el año, la ley prohíbe la entrada de menores a establecimientos de hostelería que despachan bebidas alcohólicas, la policía multa a muchos establecimientos por esa razón y ahora usted se despacha con estas declaraciones. Como padre y como hostelero, sus declaraciones me parecen vergonzosas y espero que no tengan algún oscuro interés. Como padre y alcalde, tendría que rectificar sus palabras. O.Setuain”.

Por si acaso chicos,  si bebéis no hagáis esto si os paran en un control antialcoholemia:

¡Paciencia, muuucha paciencia!